miércoles, 5 de noviembre de 2008

CAMINAR ENTRE SABINAS, HACIA EL “OJO DEL MAR”.


Después de pasar este tiempo “desconectados" y "caminando” hacia las urgencias de los hospitales, hacia las consultas de los médicos, parece que poco a poco vamos olvidándonos de sustos y nerviosismos, y reencontrándonos con nuestra vida cotidiana, con nuestros amigos, con vosotros y os decimos: ¡Gracias por vuestros comentarios en este tiempo que hemos permanecido desconectados!.
Por eso necesitábamos reencontrarnos con la naturaleza y nuevamente CAMINAR PARA RECARGAR LAS PILAS DE ENERGIA, algo que no este año no hacíamos desde abril, no queríamos perder la ocasión de realizar un reencuentros anual que realizamos y que denominamos: CAMPAMENTOS BASE DE OTOÑO, que el pasado año nos llevo CAMINANDO POR EL VALLE DE VALLES, y el anterior a CAMINAR POR TIERRAS SORIANAS.





En esta ocasión esta excursión o escapada, parecía que por distintos motivos tendría que suspenderse, no solamente por nosotros, sino también por el resto de los componentes de este grupo de caminantes, pero todos teníamos ganas de realizar senderismo, de viajar y sobre todo de reunirnos, así que al final, decidimos volver a tierras sorianas, instalando en esta ocasión nuestro “campamento base” en el pequeño PUEBLO-ESCUELA DE ABIONCILLO DE CALATAÑAZOR.


Habíamos hablado con el albergue donde teníamos previsto realizar los desayunos y las cenas, ya que la comida pensábamos realizarla en plena naturaleza, nos preparamos un plum-cake de frutos del bosque, para el desayuno ya que no tienen nada para celíacos, y para la comida una empanada, pan, así como una serie de fiambres “sin gluten” que adquirimos en nuestro supermercado favorito… MERCADONA.






El día que salimos de Madrid no dejaba de llover, pero aún así decidimos no suspender nuestra escapada, y cuando llegamos al YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DE TIERMES, parece que la climatología nos dio una tregua y nos permitió recorrer todo el yacimiento, incluido un paseo por el túnel que a sus antiguos habitantes (celtíberos y romanos), les sirvió para transportar las aguas desde el viaducto que llegaba de la pequeña y no por eso menos bella población de PEDRO, un pueblo al que nosotros tenemos un cariño especial.














Llegamos con la noche cerrada y lluviosa, a nuestro albergue rural de ABIONCILLO DE CALATAÑAZOR. Un albergue con mucha historia, ya que desde hace 24 años viene educando a generaciones sobre ecología y naturaleza, y además fue de los primeros pueblos en rehabilitar sus casas.


A la mañana siguiente, decidimos realizar un poco de senderismo, y caminamos desde el albergue por una pista a orillas del río abión hasta la población de MURIEL DE LA FUENTE, y desde allí nuestros pasos se dirigieron por otra pista, que en los últimos dos kilómetros se convierte en un bello camino entre chopos, pinos y bonitos ejemplares de sabinas, hasta el nacimiento del río, que es conocido como LA FUENTONA y también como “EL OJO DEL MAR”, ya que esta laguna tiene un color azul muy llamativo y además es un majestuoso sifón donde los espeleobuceadores aún no han conseguido encontrar el final. Después de disfrutar del lugar, realizamos el recorrido inverso, para ir a degustar una exquisita comida en el albergue, donde una simpática cocinera nos esperaba con una estupenda comida sin gluten, algo que se agradecimos tras nuestro caminar de unos 8 kilómetros.


A la tarde volvimos otros ocho kilómetros, entre sabinas, y visitar la CASA DEL SABINAR - CASA DEL PARQUE, un centro de la naturaleza que se encuentra instalado en un antiguo palacio de los Sres de Vinuesa, y cuya rehabilitación, así como su contenido nos cautivo, sin olvidarnos de las personas encargadas del centro que nos explicaron perfectamente todo lo que preguntamos.


También encontramos tiempo para caminar por el SABINAR DE CALATAÑAZOR, entre magníficos ejemplares, y a la vuelta por las calles y la catedral de BURGO DE OSMA, así como por las calles de AYLLON, donde comimos en un restaurante sin encontrar muchos problemas a la dieta sin gltuen. Salimos nuevamente con lluvia abundante, para encontrarnos con una magnífica nevada en el PUERTO DE SOMOSIERRA.

La verdad es que hemos pasado tres días con una climatología muy adversa, pero como todo en esta vida, aunque parezca que todo se pone en nuestra contra, siempre tenemos que encontrar esos buenos momentos, esas pequeñas cosas que hacen de la vida una cosa maravillosa y máxime si se está rodeado de buenas amistades como: José Luis, Maribel, Miguel, Pilar, Rafa y Rosa.



 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...