martes, 7 de diciembre de 2021

Ruta sendenderista desde el Convento de San Antonio, buscando los restos de los Arevácos, los Celtas que habitaron el Cerro de la Cabeza. Sierra Norte de Madrid

La primera vez que uno de nosotros (Víctor), subió por la cara este del Cerro de la Cabeza (1026 m), fue el día 21 de abril de 1973, junto con sus amigos: Justo, Antonio, Nino "Rorro" y su novia Almudena, por la cara este de este cerro, donde existen una serie de placas o llambrias de granito bastante descompuesto, que nos complico un poco la subida, junto con la humedad del ambiente, de esa Semana Santa, que pasamos en el chalet en construcción de la familia de Nino, en la población de La Cabrera. Y en la pradera, superior, nos encontramos a unos bellos caballos. Hemos estado en distintas ocasiones por esta zona, a la que nos gusta escaparnos para disfrutar de los recuerdos y las vistas. Y hace poco lo hemos vuelto a hacer pero partiendo del Convento de San Antonio y San Julián, que está situado en un lugar realmente especial en el entorno de la Sierra de La Cabrera en la Sierra Norte de Madrid. 

EL CERRO DE LA CABEZA A TRAVES DE LA PUERTA

Mucho ha cambiado no solo la población de La Cabrera en estos 48 años, y mucho más, desde que el hermano de uno de nuestro abuelos construyó un chalet de roca en este municipio. También, hemos cambiado nosotros que hemos ido acumulando experiencias y años. Pero, lo importante, es seguir contándolo, caminar y compartirlo.

Llegamos a la población serrana de La Cabrera, y en la rotonda de la antigua carretera de Burgos (N-1), tomamos el desvío donde aún se puede ver el edificio que ocupara la empresa Agua mineral Fonsana, y seguir con mucha precaución con el vehículo atravesando algunas calles del pueblo, y una carretera estrecha donde podemos ver el "Via Crucis". Pudiendo aparcar en una zona acondicionada al terminar las casas de la población, o una vez pasada la puerta del terreno del convento, podéis aparcar si es posible en un pequeño aparcamiento, desde donde al otro lado de la vaguada, vemos el Cerro de la Cabeza.

CERRO DE LA CABEZA DESDE APARCAMIENTO CONVENTO SAN ANTONIO

Tras unos 2 km de carretera estrecha, llegamos a este pequeño aparcamiento, y desde allí, comienza nuestro sendero, nuestro caminar. Primero, por esta carretera que da acceso al convento, llegando a la decimotercera estación del "Vía Crucis" o "Camino de la Cruz", que en esta ocasión, está situada sobre una gran roca granítica, donde también se pueden apreciar las las marcas blanca y roja, que indican el sendero de Gran Recorrido (GR), en este caso el GR-10, que une el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico, partiendo de Valencia y terminando en Lisboa. 

DECIMOTERCERA ESTACION DEL VIA CRUCIS CONVENTO SAN ANTONIO

Y comenzamos nuestro caminar por esta pista que termina en el convento, que si hemos concertado una visita, podremos admirar, pero, en esta ocasión, no lo vamos a visitar, pero, si os vamos a contar algo de su historia a modo de resumen, para situarnos en este lugar tan especial.

ACCESO AL CONVENTO DE SAN ANTONIO LA CABRERA

CONVENTO DE SAN ANTONIO Y SAN JULIAN

En todos los escritos que hemos consultado de este convento de estilo románico, existen  distintas versiones de la feha de su construcción, y este su resumen:

- Posiblemente construido en el siglo XI, promovido pro el rey Alfonso VI, en campaña para conquistar Toledo, 

- Puede que, pudo ser durante el siglo XII, indicando que se puede tratar de una "construcción románico-visigótica", dada la existencia de restos arqueológicos de origen visigodo en la zona, y esta ha sido el resumen de su historia: 

- Hasta el siglo XIV estuvieron los benedictinos, venerando a San Julian

- 1404 lo habitaron los franciscanos, que veneraron en el mismo lugar a San Antonio de Padua, que durante los siglos XV y XVI, lo mantuvieron y reformaron.

- 1807, los franciscanos lo abandonaron durante la Invasión Napoleónica

- 1812, una antes de terminar la Guerra de la Independencia (1808 -1814), volvieron los franciscanos a esteblecerse.

- 1835, los franciscanos fueron exclaustrados por la Desamortización de Mendizabal.

- Fue adquirido por descendientes descendientes del gran pintor Francisco de Goya

- Siglo XX, fue adquirido por el médico Carlos Jiménez Díaz, que lo rehabilitó para convertirlo en su residencia en la sierra. 

- 1967 tras la muerte del doctor Jiménez Díaz, quedo abandonado, y expoliado durante años. En 1973, cuando pasamos junto a el, era lamentable su estado.

- 1987 y 1993, fue adquirido por la Comunidad de Madrid.

- 2004 pasa a pertenecer a la Misioneros Identes (Instituto Id de Cristo Redentor, Misioneras y Misioneros Identes). Idente viene del mandato evangélico: “Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a todas las gentes” (Mc 16,15). Significa ser caminante con Cristo e identificarse con Él, sobre todo, en su confesión del Padre celeste. Y esta es la puerta de acceso a este convento-monasterio.

PUERTA ACCESO A CONVENTO DE SAN ANTONIO LA CABRERA

Como veis este convento-monasterio considerado: "una de las construcciones más valiosas del patrimonio medieval madrileño". Y a lo que nosotros añadimos, siendo un verdadero nido de águilas con excelentes vistas sobre la Dehesa de Roblellano, y toda la planicie hasta la ciudad de Madrid.

Una vez repasado en forma de resumen la historia de este convento, tomamos nuestra parte de caminantes y vamos en busca de los restos de los Arevácos, ese pueblo celta que habito esta zona.

SENDA AL CERRO DE LA CABEZA Y POBLADO AREVACO

Si no hemos decidido acercarnos a la puerta del convento, o visitarlo, antes de la curva hacia la entrada, habremos visto esta señal del GR-10, que nos indica que tenemos que tomar el camino que sale a nuestra izquierda (zona inferior derecha de la fotogerafía).

DESVIO DEL GR-10 JUNTO CONVENTO SAN ANTONIO

Así que unos pasos más adelante, tomamos un camino de tierra que sale a nuestra izquierda, y seguimos las marcas del GR-10, con la vista puesta en este cerro tan increíblemente situado, y que parece que los rayos del Sol nos indican su situación.

CERRO DE LA CABEZA EN LA CABRERA - VALDEMANCO

Al poco de comenzar este camino de tierra, a nuestra izquierda sale otro pequeño camino que desciende, y que podemos tomar, ya que nos lleva al mismo lugar. Pero, nosotros continuamos por el más ancho, dejando estas vistas de las paredes rocosas de la sierra de La Cabrera, con el Cancho Gordo (1563 m) a nuestras espaldas.

SIERRA DE LA CABRERA Y EL CANCHO GORDO

Y descendiendo este ancho sendero del GR-10 en dirección a la población serrana de Valdemanco, a nuestra izquierda sale un estrecho camino, donde podemos ver un hito de piedras superpuestas (situado sobre nuestra bota en la fotografía) que nos indica el camino a seguir, abandonando el GR-10, y que parece hay personas que es dedican a tirarlo, ya que tuvimos que volver a colocar las piedras unas sobre otras. Y con las vistas del Cerro de la Cabeza al fondo.

HITO DE PIEDRAS INDICANDO EL CAMINO AL CERRO DE LA CABEZA

A partir de este punto, el ancho camino del GR-10, se convierte en una senda, que tenemos que seguir localizando los hitos como este de la fotografía, y detrás la belleza de la Sierra de la Cabrera.

HITO DE PIEDRAS EN UN SENDERO DE LA CABRERA

Hace muchos años, los caminos no se pintaban indicando con franjas de colores si se trataba de un sendero de largo o corto recorrido, o con multitud de pintura como círculos de distintos colores, o hasta triángulos, sino que se marcaban con hitos o mojones, que es el nombre que recibe el apilamiento de piedras unas sobre otra, con el fin de indicar el camino a seguir, y en muchas ocasiones se ven mejor en la distancia y en los días de poca visibilidad. Y hablando de piedras colocadas, solo un gigante hubiera podido colocar esta piedra esférica sobre esa base cuadrada de granito.

PIEDRA ESFERICA EN LA SIERRA DE LA CABRERA

Desde el camino, al mirar hacia nuestra izquierda, se aprecia el Convento de San Antonio y San Julián, en una situación privilegiada, rodeado de un gran pinar, y tras de el, la belleza de esas rocas de la Sierra de La Cabrera, terminando por el Pico de la Miel (1392 m), donde justo el día anterior de esta marcha en pareja, uno de nosotros había estado en su cima junto a un grupo de amigos (alguno de ellos desde párvulos), pero, eso ya lo compartiremos en otra entrada.

CONVENTO DE SAN ANTONIO DESDE EL CERRO DE LA CABEZA

En poco, en una pequeña vaguada, comenzamos a encontrar los restos de lo que fue un muro de defensa, trazado urbano, fortificaciones de los Arevácos, ese poblado celta, que decidieron instalarse en este Cerro de la Cabeza, que posee dos cumbres de 1245 y 1262 m. 

RESTOS DEL POBLADO AREVACO DE LA CABRERA

Merece la pena, ver esas piedras diseminadas por la pequeña pradera, e imaginar como tuvo que ser la vida de sus pobladores en esos tiempos. Continuamos nuestro caminar hacia una de las cimas, encontrando piedras de este poblado durante el ascenso.

RUINAS DE LOS AREVACOS JUNTO AL CAMINO

Antes de llegar a la cima, comenzamos a ver algunos buitres que iniciaban el vuelo, y nos sobrevolaban, ya que estaban descansando en una de las cimas del Cerro de la Cabeza. Y cuando llegamos, disfrutamos de la vista de 360 grados, que apreciamos desde este punto tan especial.

FOTOGRAFIANDO DESDE EL CERRO DE LA CABEZA

En la fotografía anterior, uno de nosotros estaba haciendo una fotografía panorámica con el móvil, y este es el resultado de esa fotografía con la gran vista de territorio que se aprecia desde este punto estratégico que claramente eligió este pueblo celta para establecer su poblado y vigilar el territorio.

VISTA PANORÁMICA DESDE EL CERRO DE LA CABEZA

Pasamos un buen rato sentados en esta cima granítica, tomando unas baritas energéticas sin gluten, y observando a los buitres que hacían bellos vuelos sobre nosotros, y también a la misma altura. 

EL PICO MONDALINDO DESDE CIMA DEL CERRO DE LA CABEZA

Pero, también, la cima del Mondalindo (1767 m), en las espaldas de Ana en la fotografia anterior que fue el primer pico que uno de nosotros (Víctor), ascendió en su vida, junto con su padre cuando aún era un niño, desde la cercana población de Bustarviejo, donde pasaba sus vacaciones, y que recordó en las entradas en este blog en abril de este año: 


Y regresamos sobre nuestras huellas buscando los hitos que marcan el camino, hasta llegar al ancho sendero del GR-10, girando hacia la derecha en dirección al Convento de San Antonio.

SENDERO GR-10 HACIA CONVENTO SAN ANTONIO LA CABRERA


GRAFICO DE LA RUTA

No sabemos si definirla como ruta senderista; o como un paseo tranquilo a la historia, al pasado y a los recuerdos. Ya que es muy fácil, y corta, ya que, solo caminamos 4 km, ese día de noviembre 2021 en que la realizamos como un paseo tranquilo durante 2 horas. Llegando a una altitud máxima de 1241 m y una mínima de 1160 m

RUTA SENDERISTA CONVENTO SAN ANTONIO AL CERRO DE LA CABEZA


CAMINOTAS

Lo importante del camino, no es llegar al final, sino disfrutar de cada paso en buena compañía. Y que las únicas huellas de nuestro paso, sean las de nuestras botas en la tierra del camino, no en ningún desperdicio que dejemos, que todo lo que llevemos con nosotros, debe volver con nosotros.

Este recorrido de senderismo, esta crónica viajera, así como de otros lugares, siempre las encontraréis (según vamos actualizando), en: Carta Turística: Viajes, escapadas, senderismo, actividades, experiencias, naturaleza, lugares, rincones, ciudades, pueblos… Publicadas en blog.

#Escribimoslovivido

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hemos decidido moderar los comentarios. Gracias por dejarnos el tuyo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...