martes, 5 de noviembre de 2013

Caminando por el Parque Natural de la Serranía de Cuenca. 15º Campamento de Otoño en Villalba de la Sierra, junto al río Júcar.

Siempre es un placer poder reunirse con los amigos y amigas. Disfrutar en su compañía en la naturaleza; cocinando juntos; haciendo senderismo;  turismo gastronómico; visitas culturales… o lo que sea, ya que en el fondo, lo importante es compartir estos momentos, año tras año.  Y por eso, nunca queremos faltar a este encuentro desde el año 1998, en que decidimos organizarnos para realizar siempre una salida en esta estación tan bonita y cromática como es el otoño. Solo hemos faltado al “Campamento” del año 2003, y no se realizó el del 2009. Por eso, este es el “15º Campamento de Otoño”, y hemos estado haciendo senderismo por la Serranía de Cuenca.

Vista de la senda El Escalerón - La Raya en Uña (Cuenca) y la piscifactoría al fondo.
Hasta la fecha, ningún año hemos repetido municipio, ni alojamiento, y este año, una de las propuestas era caminar por La Sierra de Cazorla y las Villas (Jaén), pero, al final, y por distintos motivos, decidimos volver a la población de Villalba de la Sierra (Cuenca), entre otras cosas con la esperanza de poder disfrutar de mejor  tiempo que el pasado año que como os contamos estuvimos “Caminando por Villalba de la Sierra y la Serranía de Cuenca. Campamento Base de Otoño 2012” y volver pisar sus senderos, ya que el pasado año la fuerte lluvia nos impidió, aunque hicimos bastante. Pero este año, el tiempo, no solo nos ha respetado, sino que ha sido una primavera en noviembre.


Villalba de la Sierra (Cuenca)
Además, Villalba de la Sierra, se puede considerar la “Puerta de la Serranía de Cuenca”, ya que es la última población de las tierras onduladas de Castilla-La Mancha, y las montañas de la Serranía, regada por las aguas del río Jucar, que forma una bella ribera, que tras 15 km llega a la ciudad de Cuenca, entrando en su Hoz, hasta juntar sus aguas con las del río Huécar, que forma otra maravillosa hoz, que albergan y definen el casco histórico de la ciudad de Cuenca.

Hoz del río Júcar cerca de Villalba de la Sierra
El primer día, decidimos caminar por los montes cercanos, de la Central hidroeléctica de Villalba de la Sierra, que en sus orígenes se llamaba: “El salto de Villalba de la Sierra de la Eléctica de Castilla S. A.”. y que se encuentra aguas abajo, de un imponente desfiladero del Júcar. En las inmediaciones de la central se desarrolló un pequeño poblado con varios edificios de viviendas, casa de dirección, escuela, talleres, capilla, panadería, depósito de recogida de agua de lluvia… 

Poblado del Salto de Villalba de la Sierra
Todo junto a la orilla derecha del río Jucar, y que de siempre se ha conocido con el nombre de “El Salto”, fue inaugurada en 1926, y realizada por la Sociedad Eléctrica de Castilla, que llevó a cabo el acondicionamiento hidroeléctrico del río Júcar y el arroyo de Uña, a través de un canal alimentador, transporta el agua hasta el depósito regulador con aliviadero sobre el cañón del Júcar, y la cámara de carga, de donde parten dos grandes tuberías en paralelo hasta la central, que hacen llegar a gran presión el agua hasta las  turbinas de la Central. Con posterioridad se conectó con el salto de Bolarque, y paso a ser propiedad de la Unión Eléctica Madrileña, con posterioridad a Unión Fenosa, y en la actualidad de Gas Natural Fenosa.

Deposito regulador del Salto de Villalba de Sierra
El agua embalsada en este depósito, llegan a través de una canal construido a principios del siglo XX, que tuvo que ser una verdadera obra de ingeniería, al realizarse sobre la pared caliza del desfiladero, cañón u hoz del río Júcar,  desde la laguna de Uña, en una tramo de unos 13 km (exactamente y como se puede leer en un mojón: 12561,71 metros), con trece túneles, sifones y acueductos. Y realizamos un pequeño recorrido sobre la pared izquierda del canal, que nos permite disfrutar de unas maravillosas vistas del desfiladero del río Júcar, y volver a pensar en lo duro que tuvo que ser el trabajo realizado por los obreros en 1920 para tallar este escalón y sus túneles, así como para levantar las paredes del canal, acueductos, puentes y sifones. 

Canal del Jucar entre la Laguna de Uña y el depósito regulador de Villalba de la Sierra
Las vistas desde el canal son tan bonitas, como peligrosas, ya que no es una zona para caminar, por el peligro de caída hacia el precipicio, o hacia el fondo del canal, donde sería muy difícil el ser rescatados. Y abajo, en el fondo, las verdes aguas del río Júcar.

El río Júcar saltarin entre las paredes de su hoz.
Tras la comida, a base de productos de la zona “sin gluten”, fuimos a caminar por la margen izquierda del río Júcar, para contemplar las aguas remansadas del río Júcar, junto a la Central de Villalba de la Sierra, desde la orilla opuesta.

Edificio de la Central hidroeléctrica de Villalba de la sierra junto al río Júcar
Pero también, decidimos caminar, aún sabiendo que el sol desaparecería rápidamente, por los túneles que perforan la gran pared donde se encuentra el conocido como: “Ventano del Diablo”, para realizar una senda que el pasado año no pudimos realizar, y que recibe el nombre de; “los túneles” y también: “los baños”.

Túneles en la hoz del Júcar.

Pero solo pudimos atravesar dos de los cuatro túneles, ya que la noche nos sorprendíó en el fondo de la Hoz del Júcar, y tuvimos que ascender hasta el “Ventano del Diablo”, y descender con la iluminación de los frontales – ya de noche -hacia Villalba de la Sierra.

El ventano del Diablo desde la hoz del Júcar
Pero, la noche, también trae el poder compartir charlas, comentarios, proyectos, y recuerdos con estos amigos con los que llevamos caminando muchos años, y hemos compartido estupendas experiencias. Y luego, preparar la cena, y disfrutar de esos alimentos tan estupendamente cocinados.

Para el día siguiente, nos esperaba el plato fuerte de este puente, y para eso nos desplazamos a la cercana población de Uña, para admirar la Laguna de Uña, y todo su entorno desde la zona superior de los cortados calizos que la rodean, a través del sendero de pequeño recorrido: PR 37: El Escalerón – La Raya, que nos permite disfrutar de esta naturaleza, caminando durante unos 9 km (Ya hemos publicado la ruta completa)
Vista desde las alturas de la laguna de Uña.
El tiempo iba pasando, y en la cena, comentamos que hacer el día siguiente, dado que veíamos que el tiempo podía cambiar, aunque la noche estaba totalmente despejada, y llena de multitud de estrellas brillantes, así que pensamos en acercarnos a la población de Las Majadas.

Amaneció con nubes bajas en Villalba de la Sierra, pero nos levantamos pronto y decimos aprovechar el puente al completo, acercarnos a la zona conocida como “Los Callejones”. Fue todo un acierto, ya que en cuanto que tomamos altura, las nubes quedaron a nuestros pies.  “Los Callejones” forman un paraje natural rocoso, donde a las formaciones rocosas son espectaculares, y formadas a lo largo de miles de años. Y en este entorno,  aún no había nadie, lo que nos permitió, recorrerlos casi en solitario, entrando por todos esos túneles, tormos, rocas con formas sugerentes, y apreciando cada rincón, cada pared, cada formación y la vegetación de la zona, entre altos pinos.

Formación rocosa en "Los Callejones"

Mientras tanto, el río Júcar continúa su recorrido otoñal, hacia la ciudad de Cuenca, y por distintas tierras, hasta encontrar el Mar Mediterráneo en la costa valenciana.

NOTA:

Los datos de la central los hemos tomado de la “Memoria del 75 aniversario Confederación Hidrográfica del Júcar/4, Cuenca_memoria.pdf. Donde podemos leer:

“Las hoces son espectaculares y angostos valles abiertos por los ríos al atravesar y cortar las parameras, muelas y mesas de la Serranía (…). En la Serranía de Cuenca hay multitud de ejemplos de estas hoces, siendo las más conocidas las de los ríos Júcar y Huécar en torno a la capital. Pero el ejemplo más espectacular es el segmento del río Júcar comprendido entre Uña y Villalba de la Sierra” (Francisco Alonso, 1998)


El Parque Natural de la Serranía de Cuenca tiene mucho para visitar y disfrutar, así que con toda seguridad volveremos a caminar por sus senderos y sus poblaciones, y con campamento base en Villalba de la Sierra.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...