miércoles, 4 de marzo de 2009

TEJAS DE ALMENDRA, SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA

Los celíacos que hemos sido diagnosticados de adultos, o con unos años, mantenemos aún con el paso de los años, unos recuerdos a esos sabores, a esas texturas, a esos dulces, que nos llevan a la época en que lo comíamos sin saber que eran veneno para nuestro organismo, pero que a la vez añoramos algunas veces. Esto nos ha ocurrido con las tejas de almendras, ya que era unos de nuestros dulces preferidos, y por unos motivos u otros, una vez diagnosticados, nunca volvimos probarlas, hasta que hace unos días se nos ocurrió intentar hacerlas y este es el resultado. Pero lo más importante para nosotros fueron las palabras de nuestro nuestro hijo que fue diagnosticado con siete años, de eso hace ya doce:



“No se me había olvidado este sabor tan rico, esta textura... ¡gracias por hacerlas!”.




Con estas palabras de agradecimiento, vale la pena estar en la cocina el tiempo que sea necesario, realizar pruebas y más pruebas, hasta conseguir que una receta este de nuestro agrado, y luego poder compartirla a través de este blog.

Además, es una receta sin gluten para todos, ya que ¿quien no tiene maizena en casa?. Así si algún día quereis ver como somos de agradecidos los celíacos, hacerselas y vereis el resultado.

INGREDIENTES:

- Claras de huevo *, 4 uds.
- Azúcar glas, 150 g
- Ralladura de limón, 1 ud.
- Almendra cruda picada, 150 g
- Harina fina de maíz (Maizena), 20 g.

(*)Para evitar estar separando las yemas de las claras, hemos utilizado claras pasteurizadas y refrigeradas.



PREPARACIÓN:

Esta receta la podemos hacer empleando un bol, pero como nosotros siempre tenemos ralladura de limón congelada, y lo primero que hacemos es triturarla con ayuda de la thermomix, utilizamos este robot para hacerlas.

A continuación, añadimos las claras y el azúcar, mezclándolo todo bien durante 1 minuto en velocidad 4, hasta que estén bien ligados.

Sobre la mezcla anterior, añadimos la Maizena y la mezclamos a velocidad 2 durante 15 sg.

Ponemos el horno a una temperatura de 180 g.

Después, ponemos las aspas que giren a revés, y añadimos las almendras picadas, para así evitar que se trituren más. Y mezclamos todo a velocidad 3 durante unos 5 minutos.

Ponemos directamente sobre una placa de horno untada de mantequilla, o cubierta con papel de horno, pequeñas porciones, que aplastaremos para darles forma redonda, y la introducimos en el horno durante aproximadamente unos 8 a 10 minutos, y comprobamos que estén doradas, para sacarlas del horno.

Si las hemos puesto directamente sobre la placa, tendremos que separarlas con ayuda de una espátula, y disponerlas sobre un rodillo de amasar, para darles la forma de teja, dejándolas enfriar un poco.



MINI TEJAS:

Como a nosotros al introducirlas directamente sobre la placa de horno untada de mantequilla, las tejas no salían con una forma irregular, y en la cocina también se come con la vista. Otra tanda, la hicimos utilizando los moldes de aluminio antiadherente en el que preparamos las magdalenas.

Así, untamos los fondos con un poco de mantequilla o margarina, y echamos en cada uno una fina capa de la crema obtenida, para introducirlos en el horno durante un tiempo de 8 a 10 minutos.

Una vez doradas, las despegamos con ayuda de una fina espátula de madera para evitar arañar el recipiente.


DIFERENCIAS:

Existe una diferencia de textura entre las tejas y las “mini tejas”, ya que las primeras se doran mejor y son más crujientes, teniendo una textura más similar a las de pastelería. Mientras que las segundas, tienen una textura parecida, aunque un poco más blanda y espesa, pero igualmente exquisitas.

Lo que si os podemos decir, que fueron degustadas sin quedar ni una, por los cuatro integrantes de esta familia

Como siempre, esta receta la podréis encontrar en la CARTA SIN GLUTEN, de nuestro restaurante virtual ¡OÍDO, COCINA!

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...