jueves, 28 de junio de 2018

Caminando por el Pontón de la Oliva. El primer embalse que se construyó hace 160 años para suministrar agua potable a la ciudad de Madrid.

Este año, tras una sequía histórica, la primavera ha sido muy lluviosa, y eso ha hecho que los campos se mostraran multicolores, bellísimos y floridos. Y como ya os contamos en la entrada: Caminar Sin Gluten en Patones de Arriba. Un pueblo que resurgió de su abandono, y con leyenda del Rey de Patones, en la Cuenca del Jarama (Madrid), visitamos esta población, y después nos fuimos al Pontón de la Oliva. Y hoy, aunque ya estamos en verano, no queríamos dejar de contar en nuestro blog, la importancia de este lugar para el desarrollo de una ciudad como Madrid, y las aguas del río Lozoya, que están consideradas como una de las de mayor calidad para el consumo humano.

ENGRANAJES EN EL PONTON DE LA OLIVA MADRID

El pasado domingo 24 de junio, el Canal de Isabel II ha celebrado el 160 aniversario de la llegada de las aguas del río Lozoya a Madrid, con visitas guiadas gratuitas a esta presa de El Pontón de la Oliva. Ya que hasta el 24 de junio de 1858 los madrileños no contaban con agua corriente. 



Y es que este río Lozoya que trae sus aguas desde su fuente en las proximidades del pico Peñalara (Sierra de Guadarrama), recogiendo las aguas de la Laguna de Peñalara, recibiendo al principio el nombre de arroyo de la Angostura, y no recibe el nombre de río Lozoya, hasta que recibe las aguas  de los arroyos de Cerradillas y Guarramillas.

AGUAS TRANSPARENTES DEL RIO LOZOYA MADRID

Y ya en el término de Patones, muy cerca de donde el río Lozoya vierte sus aguas transparentes sobre el río Jarama, se encuentra la vieja presa del Pontón de la Oliva.


Durante el reinado de Carlos III, ya se pensó en la construcción de embalses, pero no fue hasta 1849 cuando se diseñó esta presa. En 1851 comenzaron las obras, haciendo trabajar a 1500 presidiarios, la mayoría procedente de las guerras carlistas,  más otros 200 trabajadoras asalariados. 

TRABAJADORES EN EL PONTON DE LA OLIVA CANAL ISABEL II
Trabajadores en la presa de El Pontón de la Oliva (Archivo Canal Isabel II)
Lamentablemente, para que los madrileños recibieran suministros de agua, en este precioso emplazamiento a los pies del cerro de la Oliva, existió un campamento con lamentables condiciones de trabajo, y hasta una epidemia de cólera.  Pero aún con todo esto, en 1856 se terminó la presa. Dos años después, se terminaron las canalizaciones hasta Madrid, llegando el agua del Lozoya hasta una fuente instalada en la carrera de San Bernardo (calle San Bernardo), donde la Reina Isabel II presenció la llegada del agua.

FUENTE DE SAN BERNARDO DESDE EL PONTON DE LA OLIVA
Fuente de San Bernardo. Llegada a Madrid de agua desde El Pontón de La Oliva  (Archivo Canal Isabel II)
Pero, aunque los ingenieros habían buscado una base solidad, la presa del Pontón de la Oliva con sus 72,44 metros de anchura, 6,72 metros de grosor de pared de sillería y mampostería y 32 metros de altura desde los cimientos (27 metros de pared), dejo de usarse por las filtraciones pocos años.

Dejamos el coche fuera de la posible zona de inundación, y subimos por las escaleras. Una vez coronada la presa, no nos encontramos con una gran cantidad de agua embalsada, sino con la partes posterior de la pared, y un esplendoroso y verde valle regado por las aguas del río Lozoya.


Desde la parte alta de la presa, caminamos junto a las paredes, por un camino tallado en la pared, y protegido con barandilla de hierro, desde donde se aprecia toda esta obra de ingeniería de hace 160 años.


Si os habéis fijado bien en la fotografía anterior, en la pared existen bastantes anillas de hierro que podemos pensar eran para asegurarse o como "linea de vida" en los momentos de construcción de esta obra. 

ANILLA DE HIERRO EN LA PARED EL PONTON DE LA OLIVA

Al final de este tramo, llegamos a una zona abierta, con una mallas metálicas para protección de caída de piedras, y descendimos por un precioso camino hasta llegar a la orilla del río Lozoya, para admirar la belleza de esta naturaleza primaveral.

RIO LOZOYA EN EL PONTON DE LA OLIVA

Y en esos días, tras las lluvias de primavera, la floración era exuberante, con mucha variedad de colorido.

VEGETACION EN EL PONTON DE LA OLIVA

Podemos bajar a disfrutar desde debajo de este bello paisaje, pero siempre, tenemos que tener en cuenta, que estamos aguas debajo de las grandes embalses del Canal de Isabel II, como son: El Atazar, El Villar, Puentes Viejas, Riosequillo, Pinilla y la pequeña presa de La Angostura (Rascafría)

PRESA DE LA ANGOSTURA RASCAFRIA MADRID

En todo momento, encontramos carteles anunciándonos que estamos en una zona inundable, y es que desde cualquiera de esos embalses, se puede dar salida a sus aguas e inundar esta zona. Por eso siempre tenemos que caminar con mucha precaución.

INTERIOR DE LA PRESA DE EL PONTON DE LA OLIVA

Como precaución tienen que tener todos los aficionados a la escalada que realizan sus vías en las paredes laterales de esta presa abandonada. Ya que desde hace muchos años, esta es una escuela de escalada para muchos aficionados a este bonito deporte.

ESCALADA EN EL PONTON DE LA OLIVA

Nosotrs, hace muchos años que ya no escalamos, pero si que nos gusta caminar por la montaña, por la naturaleza, y volveremos a hacerlo en este rincón lleno de historia del agua de la Comunidad de Madrid.

EL PONTON DE LA OLIVA LA PRESA HISTORICA DE MADRID


#Escribimoslovivido


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...