lunes, 5 de marzo de 2007

CAMINANDO POR LA QUINTA DE LOS MOLINOS (MADRID)

FLORES DE ALMENDRO EN LA QUINTA DE LOS MOLINOSComo ya sabéis, a nosotros nos gusta mucho caminar y por eso hoy, parte de los componentes de “caminar sin gluten”, hemos paseado entre flores de almendro, ya que al contrario que en el Valle del Jerte, donde la floración de sus cerezos está prevista a partir del próximo día 16 de marzo, no muy lejos de nuestra casa, se encuentra el Parque de la Quinta de los Molinos, donde los “urbanitas”, no necesitan salir al campo, para encontrarlo dentro de la ciudad. Hoy era una delicia caminar entre sus árboles floridos, saboreando el aroma y admirando el color y la perfección de sus flores, aunque para nosotros que desde hace años, estamos acostumbrados a visitar este parque, en distintas épocas, en días como hoy resulta un poco “molesto” el número de visitantes… pero todos, si cuidamos nuestro entorno tenemos el mismo derecho a disfrutar de la naturaleza.




MIMOSA EN LA QUINTA DE LOS MOLINOS
La Quinta de los Molinos, es de las pocas fincas agrícolas que quedan en todo Madrid, de las muchas que existían no hace muchos años en la entonces llamada Carretera de Aragón (Hoy calle Alcalá) y que nosotros hemos tenido la suerte de conocer cuando aún existía la conocida como “Era de la Fernanda” y que no era más que un gran campo, donde de pequeños íbamos a jugar y que ahora por la especulación es una parte más de la ciudad repleta de edificios de viviendas y oficinas.


ALMENDRO FLORIDO EN LA QUINTA DE LOS MOLINOSHasta hace años, los habitantes de esta zona, solo podíamos mirar a través de sus vallas (aún ocurre lo mismo con otra finca próxima), ya que desde sus inicios perteneció al conde de Torre-Arias, que mandó construir a principios del siglo XX un Palacete de color terrizo con tres plantas y cinco alturas. En el año 1920, fue adquirida por el arquitecto alicantino (nacido en Alcoy) D. César Cort Batí, profesor de Urbanismo en la Escuela de Arquitectura y concejal del Ayuntamiento, que construyó en él un jardín de tipo mediterráneo, donde predomina la vegetación levantina. A la muerte de D. César Cort, en el año 1978, sus herederos dejaron al mismo personal que cuidaba la finca, hasta que en 1982 firmaron un convenio con el Ayuntamiento de Madrid, en el cual la cedieron a cambio de que 7 de las 28,6 hectáreas con que contaba fueran destinadas a uso residencial, en la hoy conocida con calle Juan Ignacio Luca de Tena, y una de las condiciones impuestas en el convenio, es que el Exmo. Ayuntamiento se hiciera cargo del personal que atendía la finca. Posteriormente la Quinta de los Molinos, sufrió de abandono y talas indiscriminadas, que los herederos denunciaron y levantaron actas notariales (Todos estos datos tenemos que agradecerselos a D. César Cort Lantero, nieto del último propietario de tan maravillosa finca). Gracias al convenio entre los herederos y el Ayuntamiento, hoy en día es posible pasear por este magnifico espacio verde en medio de la voracidad de la gran ciudad de Madrid. Además, según hemos podido leer hoy mismo en Madrid Diario, se convertirá en un referente para la enseñanza musical.

BELLAS FLORES DE ALMENDRO EN MADRID
En el paseo de hoy por la Quinta de los Molinos, hemos disfrutado además de la vista de los almendros, de los olivos, cipreses, pinos, eucaliptos, enredadera, mimosas, parterres repletos de pensamientos y de los lilos que aún no han florecido, así que… ¡Volveremos!.


IMPRESIONANTE FLOR DE ALMENDRO

OTROS PASEOS POR LOS JARDINES DE MADRID:


CAMINANDO POR EL JARDIN PROHIBIDO, EL CAPRICHO (2007)

CAMINANDO POR LOS JARDINES DEL BUEN RETIRO (2008)


CAMINANDO POR EL “PEQUEÑO VERGEL URBANITA” DE LA QUINTA DE LOS MOLINOS (2008)

CAMINANDO POR LA QUINTA DE LOS MOLINOS NEVADA (2009).


DIVULGANDO LA CELIAQUÍA A TRAVÉS DE LA QUINTA DE LOS MOLINOS (2010)

#escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...