domingo, 18 de enero de 2009

LA QUINTA DE LOS MOLINOS NEVADA (MADRID)

A estas alturas del mes de enero, ya todo el mundo sabe que el pasado día 9 cayó una buena nevada en Madrid. Fue noticia en todas las portadas de los telediarios y de la prensa en general, para vergüenza de los ciudadanos de esta ciudad que vimos como por una nevada así, se paralizaba la ciudad entera, la Comunidad entera, y nos demostró la incompetencia absoluta de todas las administraciones (Local, Autonómica y Gubernamental) que no dieron la talla en sus actuaciones ante la nieve.



Pero también, supuso un cambio de la imagen de la ciudad, un recuerdo de aquellos años de nuestra infancia en los que de verdad nevaba en esta ciudad. Así que aún sin tiempo, el padre de esta familia decidió ir CAMINANDO POR LA QUINTA DE LOS MOLINOS, para comprobar como se encontraba este precioso parque, que es blanco con las flores de almendro en la primavera y también precioso con un buen manto de nieve, que lo convierten en un espectáculo en blanco y negro.


Fue todo un placer poder dispones de un tiempo en esa mañana y poder ir CAMINANDO POR EL “PEQUEÑO VERGEL URBANITA” DE LA QUINTA DE LOS MOLINOS cubierto con una maravillosa capa de nieve en polvo. Nieve que no dejaba de caer durante todo el paseo entre sus árboles.

Además, mientras que en el exterior todo era un caos, con los coches imposibles de moverse sobre esa masa negra de nieve en el asfalto, y en algunos casos ya helada. En el interior del parque se respiraba una tranquilidad impresionante, con muy pocas personas fuera del eje principal, que hacía pensar que era otro lugar fuera de la gran urbe.

Este paseo, este caminar pisando la nieve, además le sirvió de relax, para olvidarse por unos momentos de los problemas que le acuciaban en esos días, al ver también este paisaje a través del objetivo de su cámara.
 

Por eso, porque nos sirvió de relax, y dado que hace un mes que estabamos totalmente desconectados de la blogosfera, hemos querido volver, compartiendo con nuestros amigos y amigas estas imágenes algo insólitas en Madrid, ya que además de no nevar mucho, es dificil encontrar almendros en la ciudad, como en este parque.


El punto más bonito, de este recorrido convertido en blanco y negro por la nieve, fue al llegar al estanque, ya que además fue uno de los momentos en que los copos eran más grandes, y la imagen del agua helada y la nieve sobre ella, algo espectacular.

Pero, las flores de invierno, con su color rosaceo, no se rendían ante esta nevada, y daban un tono de color al blanco intenso de ese día.

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...