domingo, 10 de enero de 2010

RONDÓ VENECIANO. VENECIA DE NOCHE.

Llegamos el día 31 de agosto de 2009 a las 17:00 al aeropuerto Marco Polo, y desde allí después de retirar las maletas, nos desplazamos en autocar, hasta el barco que estaba atracado en el puerto veneciano, situado nada más cruzar el puente, y  justo a la entrada de la ciudad de Venecia, por lo que aún no habíamos podido admirar la ciudad.

Siempre habíamos leído, que Venecia “es una ciudad que asombra”. Una ciudad que nació del agua, sobre más de cien islotes, cuando los Venetti se refugiaron de las tropas comandas por Atila. También, hemos leído, que “la llegada a esta ciudad hay que cuidarla con esmero”, y hay que intentar hacerlo por mar, como en su día hizo Marco Polo al regresar de su  viaje al imperio Mongol; como lo hacía Casanova, uno de los venecianos más famosos, cuando regresaba de sus fiestas por Europa y, como durante siglos intentaron hacerlo los turcos. O como lo hacían todas las personas que llegaban a Venecia, hasta que se construyó  el puente que lo une con tierra firme.


Pero nuestro primer contacto con Venecia, y siguiendo los consejos anteriormente expuestos, fue en barco , al anochecer. Ya que desde el lugar del puerto en que se encontraba atracado el buque Empress, tomamos un barco y navegamos por el Canal Giudecca, al Bacino de San Marcos, allí donde desemboca el Gran Canal, para atracar en el inicio del Canal de San Marcos.





Desde allí, caminamos por la Riva degli Schiavoni, hacia la Piazzeta de San Marcos, para admirar el color de la noche iluminada por las farolas con cristal de color violeta. En nuestro caminar caminar nocturno, admiramos cada uno de los canales que discurría a nuestra derecha, sus puentes...



Caminando y disfrutando del paseo, llegamos al conocido Puente de los Suspiros, que se encontraba arropado entre grandes pancartas, que ocultaban los andamiajes de las obras de restauración.



En la noche admiramos la majestuosa fachada del Palacio Ducal, El Campanille, la fastuosa basílica de San Marcos, para continuar nuestro caminar atravesando la plaza de San Marcos maravillosamente iluminada, tranquila y majestuosa.



Al final, tomamos la calle Fondamenta Orseolo para llegar al Bacino Orseolo, donde nos esperan las góndolas para navegar.


Una vez en la góndola, dejarnos llevar por los pequeños canales hasta llegar al Gran Canal. Por tanto, nuestro primer contacto con Venecia fue lo más parecido a la llegada de Casanova, en el silencio y admirando la majestuosidad de la noche en esta Venecia, tranquila, silenciosa, fabulosamente iluminada con ese color rosáceo de sus farolas, y escuchando maravillosa música en la Plaza de San Marcos.


Realizamos nuestro paseo en góndola acompañados por dos matrimonios de Villa del Prado (Madrid), y de un gondolero simpático, que nos iba contando cosas de Venecia, y de vez en cuando subía su tono de voz y daba la impresión de que se enfadaba con sus colegas de otras góndolas o embarcaciones. Con este paseo, nos demostramos a nosotros mismo, que es cierto que “Venecia se concibió para ser vista desde la perspectiva de una embarcación” y de noche aún más mágica.

Los seis salimos con una sensación de relajación del paseo, de admiración por esta ciudad y a la vez de felicidad en nuestro primer encuentro con esta ciudad de los canales. Y sobre todo para los que vivimos en una gran ciudad ruidosa como es Madrid, el poder haber “escuchado el silencio”. Si fuimos capaces de “escuchar el silencio”, de no oír ruido de coches, motos y gritos.

Después volvimos a tomar la embarcación que nos llevó  nuevamente, a través del Canal Giudecca, hasta nuestro hotel flotante por unos días. Pensando en que al día siguiente volveríamos a caminar por las calles de Venecia, para disfrutar a la luz del día, lo que ya nos había asombrado en la penumbra de la noche.

Cuando llegamos al impresionante buque Empress, que sería nuestro "campamento base" durante estos días de crucero, aún  nos esperaba: cenar una triste ensalada, deshacer las maletas y colocar todo en el pequeño, pero a la vez acogedor camarote.

 #escribimoslovivido



PUBLICADO ANTERIORMENTE DEL CRUCERO RONDÓ VENECIANO 2009:


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...