domingo, 24 de enero de 2016

Receta de Roscón de Reyes ó Bollito de los Magos, sin gluten, rápido, sencillo, delicioso… solo en una hora. Roscón Express en Thermomix.

Llegó el día de Reyes y, en casa mucho antes de ser diagnosticados celíacos, siempre ha sido una tradición el elaborar el Roscón ese día, para degustarlo en la noche del día 5 y volver a tomarlo en la mañana del Día de Reyes. Pero este año el día se complicó, aún persisten esas complicaciones, por lo que estamos algo desconectados del blog. Pero ese día,  a última hora de la tarde aún no habíamos podido ponernos a hacerlo, así que repasamos las distintas recetas que ya hemos hecho y publicado, y se nos ocurrió una nueva formulación, para poder hacerlo y degustarlo en poco más de una hora. Y el resultado ha sido muy satisfactorio.

Roscon de Reyes Express


Posiblemene, ahora no sea el mejor momento para publicar esta receta, ya que ahora estamos todos a verduras, y bajando las comilonas de Navidad, pero os dijimos que lo íbamos a publicar, y así lo hacemos. Esperamos que os guste esta receta y la hagáis.



Así, que como nos gustó por: sabor,  textura, rapidez, aspecto… hemos querido  compartirlo con vosotros.  Aunque, sabemos que ya no es el momento, que ahora todos/as estamos a verduritas, pero esas dificultades que comenzaron la mañana del día 5, nos han mantenido alejados del blog, y no queríamos dejar de publicarlo, por si os interesa hacerla cuando deseéis, guardarlo para los próximos Reyes.



INGREDIENTES:

MASA:

Margarina o mantequilla, 90 g.
Azúcar invertido, 40 gr
Leche, 150 ml
Azúcar, 50 g
Ralladura de un limón
Ralladura de una naranja
Zumo de naranja, 100 ml
Agua de azahar, 100 ml
Huevos, 2 uds.
Ron blanco, 100 ml
Levadura fresca, 24 g.
Harina Mix Dulci de Shär, 350 g
Preparado panificable Proceli, 200 g
Psylium, 5 g
Sal

DECORACION:

Huevo, 1 ud.
Azúcar, 2 cucharadas
Fruta escarchada o confitada
Almendra cruda laminada



ELABORACIÓN:

Pesamos y mezclamos las harinas y el pysillium.

Vamos poniendo en el vaso de la Thermomix la mantequilla, azúcar invertido, leche, azúcar, ralladuras de limón y naranja, zumo de naranja, agua de azahar, huevos y ron. 

Programamos: 2 min, a una temperatura de 37 ºC y velocidad 4.

Mientras tanto, pesamos y mezclamos las harinas y el psyllium, y reservamos.

Pasados los 2 minutos, incorporamos en el vaso la levadura fresca desmenuzada. 

Programamos: 30 sg, a temperatura 37 ºC y velocidad 4.

Posteriormente, paramos el robot, y depositamos la mezcla de harinas y pysillium, así como una pizca de sal.

Programamos: 5 min, “vaso cerrado” y velocidad “espiga”

Transcurrido este tiempo, tendremos una masa un poco pegajosa, con la que formaremos el roscón.

Nosotros, con el fin de que nos saliera redondo, hemos utilizado una cacerola de barro, que comprobaréis en próximas recetas, como la hemos empleado en estas navidades, ya que nos es muy práctica, y los gusta como transmite el calor a los alimentos en el horno.

Pues, tanto empleando esta cacerola de barro, como cualquier otro recipiente para horno, cubrimos el fondo y paredes con papel de horno, para facilitar por una parte que nos se pegue, y a la vez podamos sacar el roscón sin problemas.

Ponemos el horno a la temperatura mínima que podamos, siempre sin sobrepasar los 40 ºC, que nos mataría la levadura. E introducimos un recipiente con agua caliente para crear una atmosfera húmeda dentro del horno.

Una vez introducido el papel de horno, nos mojamos bien las manos con agua caliente, y vamos de depositando la masa dándola forma, e igualando su espesor y altura dentro de la cacerola, dejando un agujero central.

En este agujero central, en nuestro caso hemos colocado un anillo grande de emplatar, con el fin de que no se cierre al hornearse.


Ya formado el roscón, abrimos el horno, y dejamos que baje un poco la temperatura a unos 37 ºC. Introducimos la cacerola con la masa formada, y dejamos que leve durante unos 30 minutos.

Preparamos la decoración. Para lo que cortamos la fruta escarchada o confitada a nuestro gusto; humedecemos el azúcar en agua tibia; batimos el huevo; dejamos las almendras crudas laminadas preparadas. 

Trascurrido este tiempo, y siempre teniendo en cuenta que en la cocina no haga frío o existan corrientes, sacamos el roscón ya levado.

Ponemos el horno a calentar a 190 ºC, en función: “arriba – abajo”

Pintamos con el huevo batido para darle color (reservamos un poco), colocamos la fruta, el azúcar humedecido en pequeños montoncitos y las almendras crudas laminadas.



Mientras tanto, el horno habrá cogido ya temperatura, así que introducimos nuevamente la cacerola de barro con el roscón en la rejilla de la zona baja del horno. Y horneamos durante, 30 minutos.

Trascurrido este tiempo, ponemos la función “ventilador y gratinado”, a una temperatura de 160 ºC. 
Sacamos la cacerola del horno. Con cuidado de no quemarnos y cogiendo del papel del horno sacamos el roscón, y lo depositamos sobre una rejilla de horno, quitando también el anillo central con ayuda de unas pinzas de cocina.

Retiramos el papel que haya podido quedar pegado en las paredes exteriores, y pintamos con el poco de huevo batido que hemos reservado, tanto estas paredes como las centrales que cubría el anillo de emplatar.

Ponemos  la rejilla con el roscón en la parte central del horno, con el fin de que durante unos 5 a 10 minutos se doren las paredes que acabamos de pintar con el huevo, así como un poco más el resto, a nuestro gusto.

Retiramos y dejamos que adquiera la temperatura que deseemos para degustarlo. 




CAMINOTAS:

Este roscón, aguató perfectamente la noche, llegando a la mañana del Día de Reyes blandito, y muy apetecible. Nos ha gustado como envejece con el paso del tiempo.


#escribimoslovivido. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...