martes, 12 de mayo de 2015

Ruta circular por comarca catalana de La Garrotxa, caminando entre volcanes #Girona

Tomando como punto de partida y llegada nuestro “campamento base” en la ciudad de Girona, habíamos planificado con nuestra Guía Repsol 2015, realizar una ruta circular por la comarca de Garrotxa. Visitando su  Parque Natural Volcánico, caminando hasta el cráter de uno de estos volcanes, y pasear entre calles y rincones de sus pueblos medievales. Y tras llevarla a cabo, os recomendamos conocer sin prisa esta comarca, que nosotros recorrimos en un día satisfactoriamente, pero que necesita mucho más tiempo para disfrutarla en su totalidad.


La ruta circular que habíamos planificado era: Girona – Bañolas – Mieres - Santa Pau - Visita al Parque Volcánico – Volcán Santa Margarita –  Volcán de Croscat – Hayedo de Jordá - Olot – La Canya –Sant Joan les Fonts -  Castollfollit de la Roca – Besalú – Bañolas – Girona. Pero, una cosa es lo que se planifica, y otra cosa distinta es lo que se puede realizar en el tiempo de que se dispone. Así que os contamos lo que hicimos y disfrutamos. 



BAÑOLAS – L’ ESTANY DE BANYOLES:

Así que tras desayunar, tomamos nuestro vehículo y nos dirigimos a la población de Bañolas/Bayoles, que está a unos 20 km. Y nos dirigimos a la casa de información situada en una edificación sobre el lago Bañolas (L´Estany de Banyoles).


Nos dieron una estupenda información, así como la documentación que solicitamos, y nos indicaron actividades que podíamos realizar en la zona. Aunque, lamentablemente en esta ocasión solo pretendíamos caminar un poco junto a sus orillas, y luego continuar nuestra ruta.


Así que al salir del centro de información, y salida de la embarcación que recorre el lago, tomamos el camino de la derecha, en dirección a la iglesia románica de Santa María de Porqueres. Y la verdad, es que de haber podido, con el magnífico día que hacía y la belleza del paisaje. Admirando este lago, que es el más grande de Cataluña, hubiéramos realizado el camino que recorre todo el perímetro, visitado el casco antiguo de la población, y por la tarde tomado la embarcación para ver atardecer desde el lago. Pero, no caminamos mucho, ya que llegamos a la iglesia de Santa María de Porqueres,  y retrocedimos sobre nuestras huellas hasta el coche, y continuar ruta en dirección a la población de Santa Pau, que sería nuestra próxima parada.



SANTA PAU:

Al salir de Bañolas, comprobamos la belleza que rodea a esta población, y lo bien que se tiene que estar descansando y caminando por ella. Y rápidamente, la carretera comenzó a serpentear y ascender, dejando carteles y desviaciones a las masías de la zona, entre zona boscosa y bellas praderías verdes. Y pronto, vimos la silueta de la población medieval de Santa Pau.


Tras aparcar el coche, caminamos por las calles en dirección al ayuntamiento, donde se encuentra la oficina de información. Y desde allí, continuamos hacia el casco medieval descendiendo por la calle del puente (carrer del pont), donde podremos apreciar en los dinteles de varias puertas la fecha de construcción de estos edificios situados fuera del casco medieval. Si hubiéramos atravesado esta calle en coche hasta el aparcamiento existente una vez atravesado el puente, nos hubiéramos perdido algunos detalles, como estos dinteles.


Desde aquí, lo que hicimos fue pasera con tranquilidad, y disparar una y presionar continuamente el disparador de nuestras cámaras sobre edificios, rincones y detalles de esta bonita población, donde como suele ocurrir en otras, los coches aparcados en su interior afean el valor de su arquitectura y ambiente. Y el paseo nos permite realizar también por el perímetro norte, una salida por escaleras, hasta atravesar el puente y volver a la parte moderna de la población.



TREN TURISTICO El CARRILET DEL CAMPING LAVA:

Desde Santa Pau, continuamos la ruta en coche en dirección a Olot, pero teniendo previsto parar en la zona del Parque Natural Volcánico. Y eso fue lo que hicimos, ya que nos dirigimos al Camping Lava, donde tomamos un especie de tren conocido como “El Carrilet” - en honor al antiguo tren que iba de Olot a Girona -. Pero, este es un tractor muy bien disfrazado de locomotora que tira de dos vagones.


Tanto el personal del camping, como el conductor del “tren” son muy agradables, y nos apetecía tener una visión general y explicada de la zona, y este nos pareció un buen sistema. La verdad es que nos gustó el recorrido y las explicaciones, en un día bonito y soleado. Y ver de cerca al volcán Croscat.


Aunque, una vez realizada esta agradable visita dentro del vagón, tenemos claro que la próxima vez queremos hacer el recorrido caminando para apreciar el lugar desde otra perspectiva.


VOLCAN CROSCAT:

A nos acercamos desde el “Carrillet”, que hace una parada para explicar las características del mismo. Contando que es un volcán de tipo estromboliano, que tuvo erupciones hace más de 11.000 años. Pero se trata del volcán más joven de la Península Ibérica. Y que su lava se extendió hacia Olot y Castollfollit de la Roca, donde iríamos más tarde para ver la colada basáltica.


Lamentablemente, en este volcán existió una  cantera de extracción de materiales que destrozó este volcán, provocando movilizaciones sociales en 1975, y la protección de la zona volcánica en 1982. Y en 1991 se convirtió en Parque Natural, con su correspondiente protección por parte de la Generalitat de Catalunya.


Pero la extracción de estos materiales, han hecho que en la visita al volcán se puedan ver los distintos tonos de los estratos de tierras del volcán.


Existen en la zona distintas rutas de senderismo para visitar la zona volcánica. Y nosotros, decidimos caminar hasta el interior del cráter del volcán Santa Margarita.

VOLCAN SANTA MARGARITA:

Existe un aparcamiento en que hay que abonar una cantidad por día. Desde este aparcamiento tomamos el primeramente una pista forestal, y al poco, un camino indicado en carteles, que asciende hasta la cima del volcán. Así que con un buen calzado, comenzamos nuestro caminar entre la abundante vegetación de la zona, sobre el suelo volcánico ocre y negro.


El camino está muy bien indicado y asciende rodeando esta montaña por la vertiente noroeste, ofreciendo una estupenda vista sobre el valle y acercándonos a grandes árboles que vigilan el camino.


Pero también, en este camino, pasamos junto a una masía con un dintel del año 1793.


El camino continúa ascendiendo, hasta que llegamos al borde del cráter, muy cerca de la masía Can Santa, que se encuentra en el perímetro del cráter. Y poco antes de llegar a esta casa, el camino desciende hacia la izquierda, descendiendo por una camino escalonado.


Y tras este pequeño descenso, nos encontramos en el interior del cráter del volcán. En esta pradera con un perímetro de 2 km, donde se encuentra la iglesia románica de Santa Margarita, donde se venera la imagen de Sta. Margarita de la Cot del siglo VI.


Y aunque en principio, nuestra idea inicial era comer en algún restaurante apto para celíacos en Olot, comprobamos que no nos daría tiempo a comer en esta población, así que cargamos en nuestras mochilas unos estupendos trozos de empanada de atún y pimientos sin gluten elaborada por nosotros, agua y algún fruto seco, y los degustamos en un lugar tan impresionante como el interior del cráter. Pero, eso sí, no dejando ningún resto de basura, ya que siempre cuidamos en entorno y nos llevamos nuestros desperdicios.


Descendimos admirando el paisaje y cada detalle, como el de esos árboles centenarios, mientras nos acercábamos al aparcamiento, donde tomamos el coche en dirección a Oltot.



CASTELLFOLLIT DE LA ROCA:

Está claro que nuestro cálculo de tiempo nos fallo, y no llegamos a comer en esta población. Así que una vez allí, decidimos no parar, ya que queríamos ver muchas cosas y poco tiempo, dejando esta ciudad para otro momento. Y continuamos hasta Castellfollit de la Roca.


Y aquí, si que caminamos por sus calles. Nos acercamos a su mirador sobre los ríos Fluvià y Toronell. Y hablamos con un simpático muchacho, que nos indicó la mejor manera de ver el risco de basalto sobre el que se asienta la población.


Lo cierto, es que esta pared de basalto de 50 metros de altura y casi 1000 de longitud.


Que se formó por la superposición de dos coladas de lava provenientes de Batet de la Serra (Olot) hace 217.000 años y Beguda (Sant Joan  les Fonts) hace solo 192.000 años.



Y ya viendo como el sol empezaba a perder fuerza, nos desplazamos hacia la población medieval de Besalú.

BESALÚ:

Habíamos leído mucho sobre esta población, sobre su barrio judío, y su puente de piedra sobe ese río que ya conocimos en Castellfollit de la Roca: el Fluvià. Y queríamos llegar a el para ver atardecer sobre el puente, con esa luz tan especial, y lo conseguirmos.


Al llega a esta villa medieval, aparcamos nuestro coche, y comenzamos a caminar entre sus magníficas edificaciones, llegando a su plaza de Sant Pere de Besalú.


Y desde allí, perdernos entre las calles del barrio judío, acercándonos a la plaza Mayor, pero también a esas calles estrechas que nos acercan a las orillas del río Fluvia, y al baño judío de purificación o Miqvé, al que no pudimos entrar por encontrarse cerrado. Pero desde donde se aprecia una vista muy bonita del famoso puente medieval.


Y tras este caminar por estas calles medievales muy cuidadas, fuimos acercándonos al puente, con el fin de atravesarlo y tener otra vista de Besalú desde la otra orilla del río. Y también, esperar plácidamente el atardecer y fotografiar el puente.


Y ya con la luz de noche, llegar nuevamene a la plaza de Sant Pere de Besalú. Una plaza amplia y abierta donde tiene que ser muy interesante acudir a su mercado y fiestas medievales.


Esta ruta circular estaba terminando, y ya solo nos quedaba retroceder nuestros pasos hasta el coche y poner dirección a nuestro “campamento base”: Girona, la "Força Vella".


Anotar esa ruta, estos pueblos y ciudades, ya que seguro que disfrutaréis conociendo sus edificaciones, su historia, y caminando por sus calles.

#escribimoslovivido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...