domingo, 29 de enero de 2012

CROQUETAS DE ARROZ CON LECHE DE LA ABUELA PEPI (SIN GLUTEN)

Cuando hace 15 años, se diagnostico en nuestra familia la celiaquía, la abuela paterna, pensó que a ese nieto al que tanto quería tendría que prepararle algún postre que le gustara, tanto a él como a su hermana para no hacer distinciones, y que sobre todo al pequeño no le hiciera pensar en la problemática que a partir de ese momento podría encontrar en el día a día para poder alimentarse en condiciones y sin gluten.

Sí, a esa abuela se le ocurrió una receta sencilla, una receta de toda la vida que sabía que  los pequeños les gustaría, y  modificó no solo su aspecto, sino su textura, para que así tanto ese niño recién diagnosticado como celiaco, con siete años, así como a su hermana, pudiera comerse ese arroz con leche con las manos, al emplear la forma de croqueta.


Hace unos días, esa abuela, la abuela Pepi, esa “niña de la guerra” como ella misma se denominaba, que pasó su niñez en ese triste momento de nuestra historia, dejó de batallar contra su enfermedad tras dos años de lucha diaria, con su cuerpo y su mente. Y que en estos días, cuando escuchaba hablar de la crisis decía: "si conseguimos salir de una guerra, conseguiremos salir de una crisis provocada por ladrones".



Por eso, y aunque sus recuerdos, sus frases, sus consejos, su educación, su altruismo, y nuestro caminar junto a ella, siempre permanecerán entre nosotros; hemos querido traer a este blog familiar esta receta preparada con el amor de una abuela a sus nietos, a modo de pequeño homenaje.

Cuando la abuela Pepi preparó esta receta, no era muy fácil encontrar galletas sin gluten, pero ahora ya no hay tantos problemas, ya que existen distintos fabricantes con distintas texturas y sabores.



INGREDIENTES:

 Arroz de grano redondo, 200 g.
 Leche de vaca entera, 1,5 litros.
 Mantequilla, 50 g.
 Piel de naranja, 1 ud.
 Azúcar, 120 g.
 Canela en rama, 1 ud.
 Canela molida, al gusto.
 Galletas tipo María sin gluten, 200 g



ELABORACION:

Para esta receta, es mejor preparar el arroz con leche el día anterior, y dejarlo reposando y enfriando en la nevera durante la noche, o por lo menos unas horas.

Partiremos el arroz de grano redondo machacándolo un poco en el mortero, para liberar más almidón, y que espese mejor. Y reservamos.

Ponemos al fuego un cazo grande con la leche, la mantequilla, la rama de canela y la piel de naranja. Y llevamos a ebullición, apagamos el fuego, tapamos el cazo y dejamos reposar durante unos 15 minutos, para que tome todo el sabor de la canela y la naranja.

Transcurrido este tiempo, destapamos, añadiendo el arroz machacado con anterioridad, y volvemos a llevar a ebullición, manteniendo el hervor a fuego lento durante aproximadamente 45 minutos, removiendo constantemente.

Para terminar, agregamos el azúcar poco a poco, mezclamos, y continuamos calentando a fuego lento sin dejar de remover durante otros 10 minutos.

Retiramos del fuego, y extendemos en una fuente para dejar primero enfriar a temperatura ambiente y posteriormente en el frigorífico, para que así tome una textura más consistente.



Una vez transcurrido el tiempo de enfriado en nevera, troceamos las galletas y trituramos hasta convertirlas en galleta rallada.

Colocamos la galleta rallada sobre un plato profundo, y mezclamos con la canela en polvo al  gusto. 
Sacamos el arroz con leche de la nevera, y con ayuda de una cuchara sopera vamos cogiendo trozos, que pasamos y amasamos sobre la galleta rallada, dándole el aspecto de croqueta.

Colocamos sobre una bandeja y servimos, para que cada uno coja con sus manos estas croquetas y disfrute de su sabor, y en nuestro caso además de su recuerdo, porque muchas recetas, además de transmitirnos sabores, texturas, también nos transmiten recuerdos y sensaciones, como en este caso.


Normalmente, a las horas en que podemos escribir nuestros posts, nuestros ojos están ya algo resecos de tantas horas ante el ordenador del trabajo, y necesitamos echarnos algunas gotas para humedecer el cristalino, pero hoy no ha sido necesario, ya que en todo momento, nuestros ojos han estado húmedos.

Como siempre, esta receta pasará a formar parte de nuestra CARTA DE POSTRES SIN GLUTEN, pero aún con más cariño que muchas otras.

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...