sábado, 26 de enero de 2008

REFLEXIONES SOBRE EL ETIQUETADO DE PRODUCTOS SIN GLUTEN - APTOS PARA CELÍACOS.

Estoy leyendo vuestros comentarios en el blog y mientras tanto mi mano izquierda aprieta suavemente una botella, siente la humedad, el frío. Mis labios notan como un frescor circular les roza. La garganta recibe una espuma burbujeante de una buena cerveza sin gluten… ¡cuantos años sin poderla probar! Pero poco a poco, para los adultos el mundo de la cerveza sin gluten ha ido llegando y ya tenemos en el mercado distintas marcas, con las que poder degustar esta bebida, aunque solo sea en casa, ya que en los bares y restaurantes aún es muy complicado encontrarla, por no decir imposible.


Al mirar la botella de cerveza, en este caso de ESTRELLA DAMM – APTA PARA CELIACOS, me doy cuenta que se existen muchos símbolos, textos y cantidades referidos a la ausencia de gluten, lo que me lleva a reflexionar, y a la vez me hace que deje el vaso sobre la mesa y os cuente mis pensamientos sobre este tema del etiquetado sin gluten.



Parece que ya que el Real Decreto que en su día fue anunciado como “inminente”, ya no ha sido tan inminente, y según algunas fuentes fiables, se achaca la no aprobación, por no llegar a un acuerdo sobre la exigencia de las asociaciones de celíacos de considerar que no existe gluten cuando su presencia sea de menos de 10 ppm (10 mg/Kg), en lugar de menos de 20 ppm (20 mg/Kg). Pero seguramente, existirán otras razones ocultas, o políticamente incorrectas, ya que entre otras cosas, nuestras asociaciones no nos han contado absolutamente nada de las reuniones mantenidas con el Ministerio de Sanidad y Consumo. Aunque, si nos hubieran preguntado a muchos celíacos, preferiríamos que se hubiera aprobado el Real Decreto y que en la etiqueta se indicara la frase acordada y la cantidad de gluten existente, y así poder decidir por nosotros mismos, en espera de que este Real Decreto se pudiera mejorar y hasta convertir en Ley en la próxima Legislatura… Y sí, cojo nuevamente el botellín de cerveza y vuelvo a reflexionar:

Si esta CERVEZA ESPECIAL, CONTIENE MALTA DE CEBADA (según figura en el lateral de la etiqueta del cuello de la botella), o sea, que está realizada con un producto totalmente prohibido en la dieta celíaca, pero aún así sus fabricantes son capaces de garantizar que la presencia de gluten es menor de 6 ppm (6 mg/Kg), entonces me pregunto:


¿Dónde está el problema para que alimentos realizados con productos que por su naturaleza no contienen gluten, no puedan garantizar que contienen menos de 10 ppm o entre 0 y 20 ppm?

Si en esta botella de cerveza de Estrella Damm, el fabricante ha sido capaz de utilizar varias simbologías (pictogramas) y frases, que indican claramente que no contiene gluten, como son:

- SIMBOLO INTERNACIONAL.

- APTA PARA CELÍACOS.

- CANTIDAD DE GLUTEN MENOS DE 6 PPM


Y además, en la etiqueta posterior nos informa y nos garantiza, del proceso de hidrolización que han seguido para que la presencia del gluten proveniente de la malta de cebada sea de menos de 6 ppm (6 mg/Kg).

Después de leer esto, no acabamos de comprender, como algunas voces de científicos dicen, que a un celiaco no tiene porque hacerle daño una presencia de 100 ppm, ya que de ser así la empresa cervecera para mejorar costes de fabricación, se hubiera conformado con garantizarnos las 99 ppm

La verdad es que nosotros somos muy incrédulos, ya que todos los celíacos sabemos que existen distintas sensibilidades al gluten, pero también nos hacemos una pregunta:, ¿Serán estos científicos los mismos profesionales de la medicina digestiva que después de realizar varias endoscopias, no son capaces de diagnosticar una celiaquía, y simplemente dicen “pliegues en el duodeno”, “colon irritable”, “hernia de hiato” o “problemas psíquicos”?, ¿o tal vez sean los que también niegan el calentamiento global y la existencia de cambio climático?, o viniendo del Ministerio de Sanidad, ¿no serán los expertos que hasta hace poco tachaban a los celíacos como un problema social, y no como enfermos crónicos?.

Nunca hemos entendido, la insistencia de las personas adultas a llamar con nombre rimbombantes a las cosas, a complicar la simbología o pictogramas, para hacerla poco entendible, aunque desde nuestro punto de vista, eso solo tiene que ver con el envejecimiento de nuestra neuronas, y ponemos un ejemplo: Nuestra hija, nunca ha entendido de pequeña, el por que, a unos coches en los que sus padres les suben, a dar vueltas, los adultos les llamamos “tiovivo” (¿existe algún juego que se llame “tiomuerto!?, en lugar de “coches del adiós”, ya que lo que lo que los niños hacen en esta atracción, es meterse en esos coches y decir adiós… ¡así de sencillo!. Por eso en el tema del etiquetado, nunca hemos entendido la dificultad de indicar en ingles y en castellano, por ser los dos idiomas más hablados, con las frases: “GLUTEN FREE” o “APTO PARA CELÍACOS”, acompañado de la PARTES POR MILLON DE GLUTEN (PPM).


Tampoco hemos entendido el motivo por el cual, se tienen que diseñar pictogramas o logotipos que indiquen la no presencia de gluten, que con un análisis sencillo parecen indicar todo lo contrario, como en nuestra opinión pasa con el logotipo actual de FACE, que posee una espiga dentro de un octógono y fuera la palabra Controlado por FACE, algo que para mucha gente puede significar por ejemplo: La Federación Alimenticia Controla la Existencia de Trigo ¿o no?



Y ya que hablamos de etiquetados, aprovechamos para dar las gracias a la cadena MERCADONA, ya que gracias a su decisión de mostrar de una manera clara y visible un sencillo logotipo o pictograma, de “SIN GLUTEN”, ha facilitado la compra a muchos celíacos de este país, así como a familiares y amigos. Además ha contribuido en gran parte a la divulgación de la celiaquía. MERCADONA, no ha utilizando un pictograma especifico que solo conozcamos los afectados por la enfermedad celiaca, ya que este siempre será un símbolo (pictograma) limitado solo a “estudiosos”, sino todo lo contrario un pictograma claro y en una zona del producto donde se vea bien.

Los simbolos o pictogramas, tienen que venir respaldados siempre por unos análisis oficiales que detecten la cantidad de gluten presente y poseer un texto "basado" en las frases de la Real Academia de la Lengua, tiene que ser por tanto:

- LIMPIO: Sin grandes complicaciones en dibujos, que nos pueden hacer equivocarnos o dudar al ver una espiga de trigo, cuando lo que quiere decir es todo lo contrario.

- CLARO: Que se vea bien, que no nos haga pensar mucho, que sirva tanto para las personas celíacas como para el público en general, ya que los símbolos complicados se quedan para la simbología ocultista.

- DA ESPLENDOR: Sí, que de esplendor al producto que lo lleva, ya que así los celíacos, familiares, amigos y consumidores en general, nos damos cuenta de que esa empresa en concreto se preocupa por los enfermos celíacos.
Todo lo expresado sirve para cualquier símbolo que se utilice en productos de alimentación, ya que por desgracia en esta sociedad cada día existen más intolerancias alimenticias (gluten, lactosa…) y alergias (pescado, huevo, frutos secos, anisákis, crustáceos, etc.). También, motivado por la ausencia de símbolo claros y al actual etiquetado de los productos, tenemos que ir a comprar con:

- PACIENCIA: Para buscar los productos con los que nos podemos alimentar (sin gluten, sin lactosa, sin huevo, etc.) o por el contrario ir a la sección de “tallas especiales” (léase dietética) y pagar precios prohibitivos por un alimento sin gluten.

- LUPA: Ya que nuestra vista cada día es peor y las letras de las etiquetas cada día más pequeñas.

- LIBRO DE CODIGOS: Si ahora que estamos en la época en que la informática es más sencilla, ya no es necesario conocerse complejos códigos para poder utilizar un ordenador. Para comprar alimentos sin que corra peligro nuestra salud, tenemos que conocernos los nombre básicos de los productos que contienen gluten, como es el trigo, cebada, centeno, espelta, kamut y triticale (Puff..., me recuerda a cuando me tenía que aprender de carrerilla el río Miño). Además tenemos que conocer los tipos de almidones modificados como el E-1404, E-1412, E-1422 y muchos más. O sus nombres como Almidón oxidado, Fosfato dialmidón, Adipato acetilato de almidón, etc, etc. (Parece que estuviéramos dando la tabla periódica de elementos y la química orgánica). O conocer que si en la etiqueta (esa pequeña difícil de leer) pone: Almidón, Amiláceos, Aromas, Fécula, Fibra, Gofio, Harina, Hidrolizado de proteína, Hidro proteína vegetal, cereales, condimentos, espesantes, extracto de levadura, malta, jarabe de malta, proteína, proteína vegetal, sémola… no podemos comer ese producto.
- CONTAMINACIÓN:
Sí, porque si además de haber ido a comprar con PACIENCIA (y con bastante dinero), LUPA, LIBRO DE CODIGOS, e independientemente de que tengamos la suerte de vivir en una zona natural libre de contaminación (todo lo contrario a nuestro caso). Después de habernos leído todo, habernos sabido de memoria todos los códigos, todos los nombre químicos, de estar contentos con haber encontrado un producto que podamos comer… al final de la etiqueta puede que leamos frases del tipo “elaborado en una fábrica donde se trabaja con trigo”, “puede contener trazas de gluten”, y a esto se le llama contaminación cruzada, aunque mi abuela lo hubiera llamado “ falta de cuidado y gran desinterés”

- LOS PILARES DE LA VIDA: Perdón, por mi confusión, este libro no es un éxito literario, no se distribuye libremente en formato pdf o para descargases en la PDA, para conocimiento de restaurantes, cafeterías, hospitales, familiares, amigos, abuelas… pero, tampoco es un volumen tan grueso, además tiene una ventaja… ¡Es único!, si ningún celiaco asociado a FACE, tiene uno igual, ya que nada más recibirlo o adquirirlo, comenzamos a tener que hacer anotaciones, anulaciones, ampliaciones, y por supuesto con el libro no se nos entrega un rotulador de color único y un manual de instrucciones, para que todos los celiacos cuando exhibimos el libro ante el concurrido público del mercado… tengamos el mismo. Pero en la variedad está el gusto ¿o no?, la lástima es que siga siendo así y solo para “ iniciados”, y no pueda ser para el “público en general”.

Bueno, voy a dejar de reflexionar, de aburriros con estos pensamientos, y voy a por otra cerveza sin gluten, que esta se me ha quedado caliente con tanto escribir y pensar. Aunque la verdad es que los que no estaría de más que en las reuniones entre del Ministerio de Sanidad y las asociaciones, y ya que
hasta las monjas de clausura aconsejan el consumo moderado de cerveza, pues eso que se tomaran unas bien fresquitas, miraran su etiquetado, reflexionaran y acordasen de una vez el etiquetado de los productos para que todas las personas con problemas de intolerancia o alergias alimenticias pudieran “descifrar” fácilmente el etiquetado y aprobaran el Real Decreto que todos esperamos.

Puede que al leer este “post”, penséis que esto es publicidad gratuita, y si tenéis razón es gratuita y es publicidad, pero por agradecimiento a CERVEZAS DAMM por haber pensado en los celíacos, por haber sacado una cerveza para nosotros y bien etiquetada. Y también para MERCADONA por pensar continuamente en el colectivo celíaco y etiquetar correctamente.

Os dejo, vamos a salir a cenar a un restaurante e intentaremos que no nos envenenen… Pero eso ya es otra reflexión y otro problema importante para los celíacos ¿o no? 

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...