jueves, 21 de agosto de 2014

Caminando y disfrutando del agua de Las Fuentes del Algar #Alicante.

La provincia de Alicante, no solo es mar y playa. No solo grandes urbanizaciones, edificios de apartamentos. También es montaña, sendero, río, naturaleza, agricultura, vino, historia… Y nosotros que llevamos muchos años viajando a esta tierra, valoramos todo lo que ofrece, aunque como casi siempre ha sido en verano, no lo hemos disfrutado. Pero, como siempre nos ha gustado caminar y visitar distintos lugares y hace muchos años ya visitamos: Las Fuentes del Algar, y lo hemos vuelto a hacer recientemente. 


Es una excursión que realizan muchas personas, ya que la población de Callosa d’en Sarriá se encuentra en la denominada Marina Baixa, a unos 15 km de poblaciones tan turísticas como Benidorm y Altea, donde el río Algár desemboca en el Mar Mediterráneo.




Para llegar a este enclave natural, es preciso llegar a la población de Callosa d’en Sarriá, donde encontraremos carteles indicativos hacia las Fuentes del Algar, aunque alguno no se ve muy bien. De todas formas tenemos que tomar la dirección a las poblaciones de Bolulla y Tárbena, y a 1,5 km pasada Callosa d’en Sarriá, llegamos a una zona repleta de aparcamientos, restaurantes, chiringuitos… Estos aparcamientos son todos privados, excepto uno que ese encuentra una vez pasada la entrada principal de las Fuentes que es municipal y gratuito.



Según parece, los árabes llamaban a este enclave natural: “Las fuentes de las cueva”, que es lo que significa Font d' el Algar, cuyas aguas provienen subterráneamente de la Sierra de Bernia, y nacen cerca de aquí, discurriendo entre rocas calizas, pinos, adelfas, higueras, parras, y distinta vegetación autóctona, un agua limpia y cristalina, con una temperatura  de 18ºC en invierno y verano. Convirtiendo este enclave en un oasis alicantino.


Una vez aparcado el vehículo pasamos por taquilla, donde hay que abonar 4 euros/persona, ya que este enclave natural es privado, pero es gestionado por el Ayuntamiento de Callosa d’en Sarriá, con servicios turísticos, botiquín, vigilantes, limpieza escrupulosa de la zona en Semana Santa y Verano. El resto del año está abierto, pero no dispone de todos los servicios.



Durante el recorrido de 1,5 km, disfrutaremos de distintas cascadas y los “tolls” o lagunas naturales y presas. Siendo la más impresionante la cascada de la cueva y el Toi de la Caldera bajo esta cascada y entre las rocas. 


Esta zona está habilitada para el baño, y hasta con una zona para hacer saltos (no de cabeza) a la laguna. Encontrando distintas profundidades, y llegando a una zona de muy poca profundidad como es el “Toi de la Parra”, donde termina la zona urbanizada y acondicionada para el baño.


Siempre lo hemos visitado fuera del verano, pero en esta ocasión fuimos con unos estupendos amigos para disfrutar de paseo, de hacernos unas fotografías y del baño en estas aguas cristalinas y frescas en un día caluroso.

Luego, y dado que nos habíamos llevado unos buenos bocadillos de pan sin gluten con tortilla española, fuimos a la zona habilitada para picnic, para saciar el hambre.


Durante el verano es muy visitada por turistas, que quieren disfrutar de este entorno de montaña y bañarse en sus aguas refrescantes, y llega a ser un poco agobiante. Pero el resto del año es un buen lugar para caminar con tranquilidad. Y comprobar cómo se empleaba esta agua además de para el regadío de las plantaciones de los distintos árboles frutales (nísperos, naranjos y limoneros), así como para generar energía eléctrica desviando el agua por un canal hasta pasar por el molino (actualmente botiquín), que hacía mover el generador, dejando que el agua continuara a regar las tierras fértiles.


En esta zona, lo más cultivado en la actualidad el Níspero, que tiene Denominación de Origen, que lo podemos encontrar en distintas presentaciones gastronómicas, y algunas se pueden adquirir en la zona de picnic.  Aunque lo que más triunfa es la zona, por afluencia de público, es la zona de saltos.


Aunque con muchas personas en este enclave turístico natural-urbanizado de las Fuentes del Algar, hemos disfrutando de caminar por el canal, por las orillas, de bañarnos en estas frescas y limpias aguas, en un día caluroso del verano. Y es que cualquier lugar incitaba a bañarse y refrescarse.


Y una vez que el Sol ya no calentaba tanto, tomamos el coche y continuamos nuestro recorrido por la carretera serpenteante y ascendiente del Valle de Guadalest, hasta la población de El Castell de Guadalest. Uno de los municipios más turísticos de la provincia de Alicante y de España.



#escribimoslovido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...