domingo, 17 de diciembre de 2017

Pan de molde alveolado, esponjoso, con trigo sarraceno, y preparados panificables. Muy sencillo de elaborar. #singluten #sinlactosa.

Ayer fuimos a hacer nuestra receta de pan sin gluten y sin lactosa que hacemos todas las semana en casa: Pan de molde esponjoso, crujiente y alveolado y que publicamos en el blog en agosto de 2015. Pero al mirar en el armario done tenemos las harinas panificables sin gluten, vimos que nos faltaba una. Así que como en otras ocasiones, realizamos una variante de la receta original, y este ha sido el óptimo resultado obtenido.

PAN DE MOLDE ALVEOLADO CON TRIGO SARRACENO


A nosotros el hacer pan de molde nos da mucho juego, ya que es un pan muy sencillo de hacer, y en poco más de una hora tenemos un pan a nuestro gusto: corteza fina, algo crujiente, miga alveolada y esponjosa, y buen sabor. Y es tan fácil de elaborar, y en tan poco tiempo, que es muy recomendable para iniciarse en el mundo del pan sin gluten. Y fura varios días.



Nosotros para realizar la mezcla, empleamos el robot de cocina que tenemos en casa: Thermomix, pero lo podéis adaptar a cualquier robot, amasadora o hacerlo de forma tradicional, ya que lo único que hacemos en el robot es la mezcla de ingredientes y amasado. Y luego lo pasamos al horno.

PAN DE MOLDE ALVEOLADO SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA


INGREDIENTES:

Preparado panificable “Hacendado”, 250 g
Preparado panificable Beiker, 100 g.
Preparado panificable Brot Mix, 80 g.
Preparado panificable Procely, 40 g.
Harina de trigo sarraceno ó Alforfón, 30 g.
Psyllium, 1 cucharadita de moca.

Agua mineral con gas, 500 ml.
Aceite de Oliva Virgen Extra variedad Picual, 2 cucharadas soperas.
Azúcar, 2 cucharaditas.
Vinagre de manzana, 1 cucharada.
Miel, 1 cucharada.
Huevo tamaño medio, 1 Ud.

Levadura fresca, 24 g.

Sal

Como habéis visto, hemos empleado agua minera con gas, ya que siempre hemos comprobamos que nos da muy buenos resultados.

Como se ha comprobado por su aportación a la salud, y por ser unos defensores del Aceite de Oliva Virgen Extra, es la única grasa que empleamos en la variedad Picual. 

Es importante el emplear vinagre de manzana, ya que nos ayuda a su conservación, y es que nos gusta tener siempre pan en el frigo, para poder emplearlo en el desayuno. Hemos probado otros vinagres, y el mejor resultado es con el de manzana.

Con la miel le aportamos color al pan.

El Psyllium, aporta la flexibilidad que le faltaría al no tener gluten, y a la vez absorbe el exceso de humedad que podamos tener.

La el huevo nos aporta: vitaminas como A, E, D, Ácido Fólico, B12, B6, 2, B1 y vitamina D. Y también minerales como: hierro, fósforo, potasio y magnesio. 

El Trigo Sarraceno o Alforfón, es un pseudocereal que nos aporta proteínas y sabor. Es naturalmente sin gluten, pero es preciso adquirirlo etiquetado ya que puede tener Contaminación Cruzada.

Así que una vez vistos los ingredientes, vamos pasar a la hacer el pan.

RODAJAS DE PAN DE MOLDE SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA


ELABORACION:

Comenzamos realizando la mezcla de harinas o preparados panificables en un bol grande, comenzando con las cantidades de mayor a menor los preparados panificables o harinas sin gluten: Hacendado de Mercadona, Harina Beiker, Brot Mix de Schär, Procely, Alforfón o Trigo Sarraceno, y el Psyllium. Movemos todas las harinas a con una cuchara o “lengua de gato” y reservamos.

Una vez realizada la mezcla de harinas, ponemos en el vaso de la Thermomix el agua mineral, continuando la incorporación de: Aceite de Oliva Virgen Extra, azúcar, vinagre de manzana, miel, y el huevo.

Programamos, 2 minutos, temperatura 37 ºC a velocidad 3 ½ - 4.

Transcurrido este tiempo, incorporamos la levadura desmenuzada con los dedos. Y programamos, 30 segundos, temperatura 37 ºC y velocidad 3.

Ya hemos realizado la mezcla de todos los componentes excepto las harinas. Así que ha llegado la hora de incorporar la mezcla de harinas que tenemos reservada en el bol. Para eso, abrimos el vaso, y volcamos toda la mezcla de harinas. Una terminada la operación, sobre la superficie ponemos la sal al gusto.

Como ya os hemos contado en otras ocasiones, a nosotros, ya sea verano, y sobre todo en invierno, nos gusta dejar levar el pan en el interior del horno, así que ponemos el horno en función: “arriba y abajo” a una temperatura de 50 ºC (nuestro horno no tiene menos), e introducimos un recipiente con agua caliente en la base del horno. Una vez llegado a esta temperatura lo apagamos.

Ya tenemos las harinas y la sal junto con el resto de los ingredientes, así que solo nos queda mezclarlos para conseguir la masa. Y para eso programamos 5 minutos, “vaso cerrado”, “velocidad espiga”.

Trascurrido este tiempo, ponemos la masa obtenida sobre un molde para introducirlo en el horno. Sacamos toda la masa, y la extendemos con ayuda de una “lengua de gato” que vamos mojando en agua bien caliente, para extender la superficie homogéneamente y aportar un poco más de humedad a la masa.

Comprobamos que el horno está a una temperatura aproximada de 30 - 35 ºC (No puede estar a más, ya que mataríamos la levadura) e introducimos la masa a que leve durante 30 minutos.

Una vez que a través del cristal del horno, vemos que la masa ha levado. Sacamos el recipiente con agua, y encendemos nuevamente el horno en función “arriba y abajo”, una temperatura de 200 ºC y un tiempo de horneado de 30 minutos.

El resultado, en algo más de una hora, es un pan con la zona superior crujiente, esponjoso, con buen sabor y lleno de alveolos. Un pan de molde perfecto para el desayuno, con un buen chorro de AOVE, o con nuestra mermelada favorita. Para unos emparedados ó sándwich. También para elaborar tapas o tostas. Así como para acompañar el almuerzo o la cena.

Como ya os comentamos, con esta mezcla de ingredientes, y variando alguno de ellos hemos obtenido buenos resultados, y ya se nos han ocurrido nuevas modificaciones o formulaciones, que tendremos que probar.

Y este pan pasará a formar parte de nuestra Carta Panes Sin Gluten.

#escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...