viernes, 9 de junio de 2017

Caminando por el Mar de Ontígola. O el lugar de las dos mentiras: ni es un mar, ni está en Ontígola. Es un embalse histórico de Aranjuez #Madrid

Desde pequeños, al regresar por la antigua carretera de Andalucia, siempre nos llamaba la atención el cartel: “Mar de Ontígola”. Y es que volviendo de orillas del Mar Mediterráneo no entendíamos la existencia de un mar cerca de la ciudad de Madrid. Y esa curiosidad, nos hizo preguntar, y conocer que no era un mar, sino un embalse, una laguna artificial construida en el siglo XV por orden de Felipe II, al arquitecto Juan de Herrera. Que este embalse, ser realizo empleando en los diques y el enlosado piedra de la cercana población de Colmenar de Oreja. Curiosamente, también nos enteramos hace muchos años, que además tampoco estaba en territorio de la población toledana de Ontígola – aunque muy próximo - sino en la madrileña, histórica y palaciega de Aranjuez.

MARIPOSA QUINTA DE LOS MOLINOS DE MADRID

En esta ocasión, nuestra intención, era fotografía ejemplares de mariposas, como la que tuvimos la ocasión de fotografiar el día anterior en las inmediaciones de la Quinta de los Molinos de Madrid


 
Y aunque uno de nosotros había visitado el Mar de Ontígola hacía muchos años, no habíamos vuelto a caminar por sus orillas, hasta que nuestra cuñada a la que le gustan mucho los lepidopteros (Mariposas y polillas), nos propuso acercarnos a este histórico embalse realizado en 1552 aprovechando las aguas de manantiales y fuentecillas existentes en estos prados húmedos, para embalsar su agua y llevar hasta las fuentes de los jardines del Palacio de Aranjuez, y que funcionaran aportando presión y altura debido a la diferencia entra este mar artificial y las fuentes.

FUENTES PALACIO DE ARANJUEZ

Se encuentra en la denominada en 1994: Reserva Natural del Regajal – Mar de Ontígola. Siendo sus aguas saladas por el tipo de suelo a base de yesos y margas de la zona, que le aportan la salinidad.

MAR DE ONTIGOLA DE ARANJUEZ

El dique está totalmente cubierto de vegetación, y según nos comentaron aunque la profundidad es de unos 5 metros, es tal la cantidad de lodo existente que posiblemente no contenga más de dos ó tres metros de profundidad.

CAMINAR SIN GLUTEN POR EL MAR DE ONTIGOLA

Dejamos el coche lo más próximo a la Glorieta de Carlos Richer Lopez, y desde allí mismo, junto a un concesionario de choches, parte el camino junto a una cartel oxidado y olvidado. Y es que está claro que la Administración se a olvidado del mantenimiento y cuidado de esta Reserva Natural, a la vista del abandono notable de la misma. Es lamentable, que una lugar tan especial para aves y mariposas, y con una historia tan especial, no esté mejor señalizado y cuidado.

Paso a paso, entramos en una zona verde, junto a la denominada Mar Chica, que es la presa más próxima a la glorieta, y que hacía de depósito para funcionamiento de las fuentes.

CAMINO MAR DE ONTIGOLA

Pasada esta zona verde, disfrutando del trinar de los pájaros, llegamos a un verdadero secarral, donde lo que predominan son los carrizos, eneas y juncos. Existiendo escasos árboles, salvo algunos ejemplares de pino carrasco y tarays. Por lo que dado el tipo de suelo y la falta de sombra, es recomendable llevar gorra y agua. Y con mucha paciencia, caminando bajo el sol, en silencio admirando el paisaje, la fauna, e intentando fotografiar algún ejemplar de mariposa pasamos la mañana.

MARIPOSA MAR DE ONTIGOLA DE ARANJUEZ

El recorrido es un camino en forma de “Y”, sencillo, pero no recomendable para realizar con niños, ya que en la zona próxima a la trinchera de las vías del tren, no tiene ninguna protección, y en algún lugar el camino pasa rozando el límite. Aquí sería necesario que se instalaran unas vallas de seguridad para evitar posibles caídas a las vías del tren.

VIAS DEL TREN JUNTO AL CAMINO MAR DE ONTIGOLA

Uno de los puntos de interés es el observatorio de aves, que proporciona una vista genera del Mar de Ontígola. Pero que está descuidado, lleno de pintadas, y el plano de referencia de especies totalmente desaparecido. Justo en la base de este observatorio, nos encontramos con un matrimonio y su hija, que venían de Parla, y que estaban igualmente sorprendidos por el abandono de este entorno histórico, cultural y natural, y comentaron algo que muchas veces hemos escuchado: “si esto estuviera en Francia, no estaría tan abandonado”. 


OBSERVATORIO DE AVES MAR DE ONTIGOLA

Tras realizar este camino de unos 2,3 km desde la glorieta, y hacer unas cuantas fotos a las mariposas que se dejaron fotografíar, o esta libélula o helicóptero que nos fue muy difícil de convencer... no fuimos al centro de Aranjuez.


Tomamos nuestro coche y nos fuimos a comer a un restaurante que nos había recomendado Marisa/Famalap: Restaurante Seis Reales (calle Postas – 5). Donde habíamos reservado con anterioridad par poder refrescarnos y disfrutar de su gastronomía sin gluten (con pan y cerveza) en su terraza. Lamentablemente no hicimos fotografías de sus platos, pero os aseguramos que todos estaban exquisitos: esparragos verdes a la plancha, pulpo, mollejas, habitas, musaka… panacota. Y para cerrar tan estupenda comida, unos buenos cafés con la compañía de Juan y Marisa (Famalap). Y Tras esta sobremesa, nos fuimos todos juntos a caminar por los Jardines del Príncipe de Aranjuez, que estaban exuberantes con los verdes primaverales, y lo estupendamente cuidados.

PABELLON CHINO JARDINES DEL PRINCIPE DE ARANJUEZ

Siempre nos gusta visitar el Pabellón Chinesco – Jardines chinos, y en esta ocasión, además había un precioso pavo real, pavoneándose con sus cola extendida que aportaba aún más belleza a este espacio de naturaleza diseñada.

PAVO REAL JARDINES DEL PRINCIPE DE ARANJUEZ

Tras este día completo en Aranjuez, nos despedimos tomando unos refrescos, y con el propósito de no tardar mucho en volver a caminar por los jardines y el Mar de Ontígola, y visitar las bodegas de la finca El Regajal de Aranjuez.

#escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...