domingo, 24 de mayo de 2009

MILHOJAS DE LAS HUERTAS DE MADRID (SIN GLUTEN)

Nuestra amiga AJONJOLI desde su estupendo blog LA FLOR DEL CALABACIN, nos propone como anfitriona del HEMC#33: “PIENSA GLOBALMENTE, COME LOCALMENTE”; así que recién llegados NAVARRA GOURMET, y de degustar exquisitos productos locales de las tierras de Navarra; y casi sin tiempo, ya que aprovechamos para quedarnos un día más en la bella ciudad de Pamplona/Iruña.


Hemos diseñado y, preparado este postre de "cocina productiva", que entendemos, es muy aconsejable para el tiempo metereológico en el que entramos, para participar en este importante evento gastronómico mensual, y en agradecimiento a las estupendas personas personas con las que hemos compartido estos días en Navarra.




Pero, sobre todo lo ocurrido en Navarra, ya os lo iremos contando en los siguientes post, ya que ¡por fin!, hemos podido conocer en persona a MARIA LUISA (ZEROGLUTEN), que es una persona simpatiquisima, cariñosa, vivaz, elocuente y con un gran corazón. Tambíen, hemos tenido la oportunidad de conocer a otros estupendos bloggers, y de de hablar con FERRÁN ADRIÁ y MIGUEL INDURAÍN… y de divulgar la celiaquía lo mejor que hemos podido, en nuestra ponencia en VIDEOBLOGS Y BLOG DE MICRONICHO SOBRE GASTRONOMÍA ¿NUEVAS OPORTUNIDADES? Pero como muestra y que tiene que ver con el tema de este evento, las palabras del cocinero francés MICHEL BRAS, que recibió el PREMIO NAVARRA GOURMET, que posiblemente sea de los cocineros que más productos locales utilice en su cocina, ya que posee un jardín con más de doscientas especies vegetales:

“Si un plato no tiene vida, entonces no sirve para nada”.

Es un postre sencillo, colorista, fresco, con mezcla de sabores y texturas; y atendiendo a la propuesta de Ajonjoli, realizado íntegramente con productos de distintos municipios de la Comunidad Autónoma de Madrid, algo difícil, ya que últimamente en nuestra tierra, lo que más sale de la tierra, suelen ser ladrillos, hormigón y especuladores.

Sinceramente, no nos ha sido fácil encontrar algunos de los productos, pero ayer tuvimos que desplazarnos a la zona sur de la Comunidad, y localizamos lo que queríamos, para poder hacer este postre, y lo acompañamos con otros productos que ya teníamos en casa.



INGREDIENTES:

- Melón extra, de Villaconejos
-  Sandía
extra, de Villaconejos
-  Fresón, de Aranjuez
Dulce de membrillo, realizado en casa, con frutos de Rivas Vaciamadrid.
- Hierbabuena, de San Fernando de Henares.
- Cabello de ángel, realizado con calabazas de Arganda del Rey.
- Kéfir, producido en casa, con leche de Villanueva del Pardillo.

Como habréis podido comprobar, no hemos puesto cantidades, ya que para preparar un solo milhojas, las cantidades son mínimas, pero siempre compraremos como mínimo medio melón o sandía; si nos referimos al fresón que mínimo que comprar medio kilogramo; el dulce de membrillo, ya indicamos como hacerlo a partir de los estupendos frutos que a nuestro amigo Jorge le da el árbol de su jardín; la hierbabuena, si tenéis la suerte de tenerlo en vuestros jardines, o contar con amigos como Paloma y José, que os la regalen, pues no vamos a hablar de cantidades; el cabello de ángel se lo debemos a nuestro amigo Pedro, que lo hace con todo cariño, a partir de estupendas calabazas, y nos lo regala; y para terminar, el kéfir, lo realizamos en casa, consiguiendo un litro diario.

PREPARACION:


Para realizarlo, lo primero que hacemos, es cortar un grueso anillo del centro de la sandía, y después con el molde cilíndrico que utilizaremos para emplatar, extraer el corazón de la sandía.

Colocaremos en un extremo del plato rectangular que utilizaremos, el molde cilíndrico, para ir emplatando.

Comenzaremos introduciendo un poco de dulce de membrillo, a continuación una fina rodaja de corazón de sandía; luego unos finos trozos de melón – quitando las pepitas – para formar otra capa; luego una fina capa de dulce de membrillo, y volveremos a repetir la secuencia. Terminaremos con un disco de sandía.

Retiramos el molde cilíndrico, y sobre la última capa, depositamos cabello de ángel, dejando que este cuelgue por todo el cilindro.

Una vez realizado el milhojas vegetal, rociamos por el plato, un par de cucharadas de kéfir de leche, colocamos dos fresones de Aranjuez y unos cuantos hilos de cabello de ángel.

Introducimos el postre en la nevera, para que se enfríe un poco; y antes de servirlo, colocamos sobre el cilindro unas hojas de hierbabuena, que además de darle un tono verde a la vista, nos transmitirá un olor especial al ponerlo en la mesa.

DEGUSTACIÓN:

Hoy lo hemos realizado por primera vez este postre, y realmente, el olor, y la mezcla de sabores, texturas, y colores, ha gustado a toda la familia. Así que os invitamos a que lo probéis, y nos deis vuestra opinión.

Como siempre esta receta pasará a formar parte de la CARTA SIN GLUTEN, de nuestro restaurante virtual ¡OÍDO, COCINA! y en nuestra CARTA DE POSTRES SIN GLUTEN

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...