jueves, 26 de marzo de 2015

Taller de Repostería sin gluten, en el Centro Rural El Espíritu del Bosque #Celiacos #Madrid

Una buena repostería, un buen postre, siempre es el broche a una gran comida, y en el caso de los celíacos más aún, ya que valoramos mucho el poder disfrutar de un postre de calidad. Así que el último día del mes de febrero, participamos en el Taller de Repostería sin gluten de El Espíritu del Bosque, y la verdad salimos encantados por todo lo que aprendimos, lo que se compartió, el estupendo ambiente de colaboración entre todos los participantes…


Y es que este conocimiento lo transmite la gran experiencia de Juan Carlos y Pamela, artífices de ese gran espíritu que se respira en esta casa de cristal, rodeada de bosque, de pájaros, de naturaleza…  Un lugar único donde disfrutar aprendiendo en sus distintos talleres que realizan, y donde se vive una inolvidable experiencia gastronómica, ecológica y de grupo. En el municipio madrileño de Santa María de la Alameda.




Ya conocíamos este centro rural, esta escuela dirigida por Pamela y Juan Carlos, como os contamos en la Crónica del Taller Panes Sin Gluten y sin preparados comerciales en 2014,  comprobado el ambiente que se crea, la experiencia, la simpatía, su profesionalidad, la organización de los tiempos, la sala donde se realizan los cursos, al entorno… y es que ese lugar tiene un encanto especial.


En esta ocasión, los participantes en el taller, además de acercarnos desde distintas localidades de la Comunidad de Madrid, también habían  realizado un viaje de más de 600 km, desde la zona de Cádiz, así como desde la vecina Portugal. Y es que estos talleres son únicos, y ya conocidos fuera de nuestras fronteras, con un horario en esta ocasión de: 10:30 a 18:30 horas. Un día completo para aprender y compartir.


Tras las presentaciones, y muy expectantes, comenzamos este taller práctico al máximo, un taller donde se meten las manos en la masa; se realizan las recetas y se degustan. Y la primera receta que nos explicó Juan Carlos, fue como elaborar un Panettone sin gluten. Y enseguida se puso a hacer la masa en el robot de cocina, con el fin de facilitar el trabajo en casa.


Tras este inicio, nos sentamos a conocernos un poco más entre nosotros, mientras degustábamos panes, mermeladas, quesos, te, café… elaborados por Pamela, mientras Juan Carlos no iba explicando algo más. 


Y rápidamente, pasamos a ponernos a trabajar, continuando con la elaboración de las distintas recetas que figuraban en el dossier que nos entregaron a cada uno. Y así fuimos aprendiendo y elaborando: 

Panettone:


Donuts:


Donuts de chocholate:


Donuts glaseados:


Brioche:


Masa de bizcocho genovés:


Bizcocho genovés ya horneado:


Brazo de gitano o de Scharzenegger:


Bizcocho fluido de chocolate ó coulant:


Y dada la experiencia que tiene Juan Carlos, fuimos pasando de una elaboración a otra, sin parar. Aprovechando el tiempo, de manera que mientras que se horneaba algo, íbamos haciendo otras masas, friendo, dando forma, hablando sobre distintas harinas, levaduras, gasificantes, formas de amasado, trucos, formas de trabajar con seguridad… Y siempre en un ambiente distendido, simpático y trabajando en grupo. Y ¡por supuesto! Resolviendo todas las dudas que pudieran surgir alrededor de la repostería, cocina sin gluten y lo que habíamos hecho trabajando en equipo en el taller.


Al acercarse la hora de comer, nos sentamos alrededor de la mesa, con las magníficas y relajantes vistas del bosque, y degustamos la cocina de Pamela, una cocina sencilla y exquisita.


Y mientras que comíamos, no paramos de comentar unos y otros, sobre lo aprendido, las dudas, y la vida sin gluten…

Y tras la comida, vuelta  a elaborar repostería, ya que el taller es totalmente práctico, y cercano. Un taller donde se aprende y comparte. Y pasamos a elaborar:

Rosquillas:


Al terminar, fuimos degustando las elaboraciones, y como nos habían avisado que nos lleváramos “tuper” al taller, pues los llenamos con esos manjares realizados para que los probaran en cada casa. Y os podemos decir, que les encantaron todo lo que probaron nuestros hijos. Y como veis en la siguiente fotografía todo estaba para chuparse los dedos.


Gracias, Pamela y Juan Carlos, por la manera en que recibís a vuestros alumnos, que entramos como personas anónimas, desconocidas,  y salimos como amigos…



…. Y es que en esta casa, tiene un duende escondido entre la naturaleza. 


Está claro que volveremos a hacer otros talleres, ya que tanto el de Panes Sin Gluten, como este de Repostería Sin Gluten han sido excelentes en todos los aspectos, y una experiencia que os animamos a vivir, ya que os aseguramos que será un punto de inflexión en vuestro conocimiento en la gastronomía sin gluten, y en los talleres de cocina.


Ahora, lo que nos queda, es elaborar estos manjares en casa y disfrutar de su sabor y textura. Y pensar cuando volveremos a esta casa del bosque; a este bosque encantado por ese espíritu que todo lo transforma en magníficos momentos gastronómicos y ecológicos. #EspirituBosqueECO



#escribimoslovivido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...