miércoles, 16 de julio de 2014

Caminando hacia “El Elefantito” en La Pedriza - Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama #Madrid

Hacía mucho tiempo que no caminábamos por La Pedriza, que no nos calzábamos nuestra botas de trekking para pisar este lugar tan especial para nosotros, admirando las grandes rocas graníticas, y ese paisaje tan especial, y donde hemos pasamos grandes momentos caminando por sus senderos, escalando, rapelándo, o vivaqueando admirando el cielo estrellado…

En la trompa de El Elefantito (La Pedriza)

Sí, La Pedriza, ha supuesto mucho para nosotros en la juventud, ya que además del colegio, de la universidad, del barrio, fue un lugar en el que aprendimos a valorar muchas cosas, a sentir  muchas sensaciones, que en otros lugares no se pueden vivir, y sobre todo, conocernos a nosotros mismos, nuestras posibilidades, así como lo que somos capaces de hacer con trabajo, entrenamiento, coordinación, superación… pero siempre en compañía de estupendos amigos y amigas, en las que llegamos a confiar hasta nuestra propia vida pendida de una cuerda de escalada. Y que en algunos de nosotros ha marcado una forma de valorar y vivir la vida.





Formación granítica de El Elefantito

Hace ya años que no escalamos, que no rapelamos, pero continuamos caminando por la montaña siempre que nos es posible, y en esta ocasión, acompañando a Pilar, Maribel, Miguel y José, fuimos a hacer senderismo con el fin de llegar a una formación rocosa tan espectacular como el denominado: “El Elefantito”, posiblemente la formación granítica más bonita de La Pedriza, situado muy cerca de la gran mole granítica de “El Yelmo” o "Peña del Diezmo"

Peñas del Diez o El Yelmo de La Pedriza

A El Elefantito, se puede llegar caminando desde el pueblo de Manzanares El Real, a través de la Senda Maheso, también desde el Tranco, por la senda clásica de subida hacia El Yelmo, pero nosotros hicimos posiblemente el camino más directo, y posiblemente más duro desde las proximidades de Canto Cochino.
Así, que no solo porque la entrada de vehículos a La Pedriza esté limitado, es preciso estar pronto en el aparcamiento de “Canto Cochino”, sino también, para evitar el calor en el sendero elegido, ya que el sol y el reflejo en el granito, hacen que la temperatura en verano sea muy elevada, y se convierta en un verdadero horno. Y el camino elegido va en casi todo su recorrido a pleno sol.

Caminando entre las jaras de La Pedriza

Tras abandonar el aparcamiento, cruzamos el río Manzanares, cristalino y saltarín, y posteriormente gracias a otro puente de madera, cruzamos el arroyo de la Majadilla (1027 m), y casi frente a él comienza el sendero. Realmente, y aunque viene marcado como camino, es el cauce de una pequeña torrentera de montaña, ascendente desde el primer momento, con un desnivel acumulado de unos 450 metros.

Senderismo en La Pedriza

Fuimos avanzando por el Barranco de los Huertos, dejando a nuestra izquierda la Peña Sirio o Cancho del Postigo, y el Risco de los Principiantes, y a nuestra derecha “La Tortuga”. Al ver Peña Sirio, recordamos la primera vez que escalamos esa pared granítica, donde con aquellas botas llamadas cletas – aún no existían los “pies de gato” – y gracias a la adherencia de las suelas “Vibram”, ascendíamos la pared ¡Que recuerdos!

Peña Sirio o Cancho del Postigo

Pero, al tratarse de este cauce, el camino es un poco resbaladizo por la las pequeñas chinas de la descomposición del granito, y las medianas piedras sueltas. Continuamos caminando hasta la “Gran Cañada”, en dirección a “Cinco Cestos”.

Risco de Cinco Cestos 

Poco después de “Cinco Cestos”, llegamos a esa escultura de la naturaleza, llamado “El Elefantito” (1424 m). Una formación granítica que siempre llama la atención por muchas veces que la hayas visto.

Risco granítico de El Elefantito

Tras las fotos de rigor, por parejas junto a la trompa, trepamos por una grieta a una rocas cercana, para sentarnos  a descansar un poco, tomar unos frutos secos sin gluten, y beber un poco de agua que llevábamos en las mochilas o macutos, y que realmente resultó escasa, ya que con el calor habría hecho falta bastante más - por lo menos para algunos - para hidratarnos bien. Y disfrutar de las vistas.

Amigos sobre los riscos graníticos

Desde estas rocas, se divisaba a nuestros píes el pueblo de Manzanares el Real, su castillo, el embalse de Santillana y al fondo la ciudad de Madrid.

Vista desde las proximidades de El Elefantito

Tras ese pequeños refrigerio, descendimos por la misma grieta que habíamos subido a las rocas, volvimos a ver la silueta de El Elefantito, y le dimos la vuelta para verlo por la otra cara, antes de regresar sobre nuestras propias huellas.

Otra vista de El Elefantido

Nos hubiera gustado bajar por el camino clásico que viene desde El Tranco, o descender la Senda Maheso, pero los coches los teníamos en el aparcamiento de Canto Cochino, así que descendimos el camino realizado en la subida, entra jaras y rocas, con unas bonitas vistas de las Sierra de los Porrones, y Abantos.

Paisaje de La Pedriza 

Con el sol y calor, que en algunos momentos inaguantables para ser el 29 de junio de 2014, pero disfrutando del paisaje y de esas vistas tan impresionantes de la Cuenca Alta del Manares, observando las cimas de La Maliciosa y Cabeza de Hierro (Mayor y Menor)

Pico de La Maliciosa desde La Pedriza

Y cuando ya nos aproximábamos a la zona baja, a nuestra derecha, las siluetas del Cancho de Los Muertos, y al fondo Las Torres.

Riscos de el Cancho de los Muertos y Las Torres al fondo.

La bajada resulto más complicada de lo que pensábamos, ya que tuvimos que tener cuidado con las piedras sueltas y los resbalones. Y bien motivado por el calor, por la falta de hidratación o de forma física, Víctor sufrió un pequeño mareo casi llegando al final. Pero se recuperó al hidratarse y humedecer el cuello y la cabeza con agua fresca del arroyo de la Majadilla. Está claro, que teníamos que haber subido más agua parar realizar este sendero en un día tan caluroso como este.

Fue un recorrido solo de mañana, ya que además del premio de caminar por La Pedriza, y apreciar el paisaje y la belleza de El Elefantito, teníamos una comida en el chalet de Pilar y Miguel en una población cercana. Por lo que pudimos disfrutar de, bebida fresca, una buena ensalada y carne de Ternera del Guadarrama, entre otras viandas, rematando con unos helados sin gluten. Y tras la comida, un gratificante y plácido descanso bien sentados o hasta tumbados. Algo que cuando éramos jóvenes no podíamos hacer, ya que entre otras cosas, pasábamos el día completo, o mejor aún el fin de semana desde el viernes, entre estos riscos graníticos.

Otras formaciones recosas del camino

Siempre es un placer caminar con estos amigos de la montaña, con los que llevamos más de 25 años recorriendo caminos, y siempre organizando nuestros “Campamentos de Otoño”

Con las amigas senderistas

Eso sí, os recomendamos para subir al Elefantito,  realizar una ruta circular desde El Tranco, que puede que sea algo más larga, pero menos dura, y nos permite la posibilidad de ir pasando las distintas praderas de subida hacia El Yelmo, y luego descender por la Senda Maheso, desviándonos hacia la derecha, en dirección a la pared conocida como “El Indio”, y desde allí nuevamente al Tranco.

Un camino de La Pedriza

"Las huellas de las personas que caminaron juntas nunca se borran" (Provervio del Congo)

#escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...