jueves, 14 de enero de 2010

SABAYÓN DE MANDARINAS Y PASAS GOJI.

El Sabayón es una crema de origen italiano, también llamado Zabaglione o Zabaione. Es un postre fácil, pero a la vez fuera de lo común, que puede dar gusto a los paladares más exigentes. Pero ante todo, este sabayón, con la adaptación o modificación que hemos realizado a nuestro gusto, los ingredientes que hemos utilizado, da un colorido y un aroma que nos recuerda el Mediterráneo, y la vez un toque de colorido, y sabor oriental, algo que ocurre también en la arquitectura veneciana. Pero es una receta sin gluten y sin azúcar.


Este postre, es elegante,  no resulta muy difícil de hacer y se puede tomar frío o caliente. La versión siciliana, más conocida, se hace con vino marsala en lugar de vino blanco, pero nosotros como lo hemos elegido como postre para nuestro RONDÓ VENECIANO. VENECIA DE NOCHE, hemos querido hacerlo con licor típicamente italiano como es el Amaretto, que aporta un sabor de almendras agridulces, que se mezcla con los trozos de almendras que también aportamos.


Y la idea de utilizar para endulzarlo,  en lugar de azúcar, sirope de  Agave, surgió al ver el  estupendo SABAYON GLATINADO DE CIRUELAS Y MOSCATEL, que nos dio a conocer nuestra amiga Adi, desde su estupendo blog: PAN Y VARIOS, Además,  así también lo puedan degustar las personas diabéticas (celiacas o no),  intolerantes a la lactosa, así como cualquier otro comensal, a excepción de los alérgicos al huevo o a las almendras.

Con esta receta iniciamos lo que os comentamos al publicar RONDÓ VENECIANO. DESDE LOS CANALES DE VENECIA, A LA ACRÓPOLIS DE ATENAS, en el que os decíamos: debido a que uno de los problemas que siempre tenemos los celíacos, es comer fuera de casa, y por tanto nos es difícil  poder realizar viajes gastronómicos,  íbamos a publicar recetas realizadas por nosotros, de la zona visitada, pero por supuesto adaptada a nuestro mundo sin gluten.


INGREDIENTES (4 COMENSALES):
    •  Mandarinas, 4 uds.
    •  Pasas Goji, 1 cucharada sopera.
    •  Yemas de huevo, 4 uds.
    •  Licor de Amaretto, 80 ml.
    •  Sirope de Agave, 4 cucharadas*.
    •  Margarina, 2 cucharadas*.
    •  Almendras picadas, 4 cucharaditas**.
    •  Hojas de Hierbabuena.

      * Las cucharadas, son del tipo soperas.
      ** Las cucharaditas, son tipo café.
       

      PREPARACIÓN:

      Lavamos y pelamos las mandarinas. Separamos los gajos, y los cortamos por la mitad. Quitando los pipos existentes. Reservamos en un plato.

      Echamos la mantequilla en una sartén profunda, puesta a fuego muy suave, y derretimos la margarina, sin dejar de moverla con una cuchara de palo.

      Cuando la margarina comience a formar la espuma característica, añadimos tres cucharadas de sirope de Agave.

      Removemos bien con nuestra cuchara de palo, y agregamos los trozos de mandarina, así como el jugo que han ido desprendiendo y las pasas Goji. Vamos dándoles vueltas de vez en cuando, hasta que las pasas se hayan hidratado y estén blandas, y el sirope de Agave se haya espesado ligeramente, en unos 8 minutos.

      Ponemos en un plato hondo la mezcla que hemos obtenido de las mandarinas, pasa Goji y todo el jugo de sirope de Agave, y lo reservamos.

      Colocamos al fuego una cacerola grande con agua a unos 70ºC (sin llegar a hervir). Introducimos otra cacerola más pequeña  al "Baño María", donde echamos las yemas de los huevos,  y las tres cucharadas del  sirope de Agave que nos quedan, y con la ayuda de un batidor de varillas, batimos hasta que las yemas aumenten su volumen y estén espumosas, añadimos el licor de Amaretto y seguirnos batiendo durante aproximadamente unos 10  minutos, todos estos ingredientes sin  parar, hasta que la mezcla comience a espesar, consiguiendo que emulsione en una mousse espesa y cremosa.

      Retiramos del fuego la cacerola pequeña que contiene la crema y continuamos batiendo durante un minuto más has que se enfríe un poco.

      Repartimos la fruta reservada en cuatro cuencos y recubrimos con el sabayón templado que hemos realizado.
      Añadimos almendras picadas o fileteadas, y lo podemos servir caliente, para los cual lo servimos nada más retirar del fuego; templado, una vez batido fuera del fuego;  frío, dejándolo enfriar o helado al introducirlo en el frigorífico, según nuestros gusto y temporada del año.

      Por último, justo antes de servir en la mesa, lo decoramos con un ramillete de hojas de hierbabuena, que incrementarán los aromas de este postre al llegar ante los comensales.
       

      No nos hubiera importado haber degustado este sabayón apto para celíacos, diabéticos, e intolerantes a la lactosa, sentados en la terraza de un restaurante veneciano a orillas del Gran Canal, iluminados con la luz de unas velas, mientras observamos el ir y venir de las embarcaciones bajo la luz de la luna llena.

      Como siempre, esta receta, pasará a formar parte de nuestra CARTA SIN GLUTEN, del restaurante virtual ¡OÍDO, COCINA!.

      Con este postre, además queremos participar en el blog TODOS COCINAMOS SIN GLUTEN que este mes nos propone POSTRES CON CUCHARA.

       #escribimoslovivido

      LinkWithin

      Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...