domingo, 4 de mayo de 2008

TARTA GUANCHE DE REQUESÓN (SIN GLUTEN / HUEVO)

Esta receta es una adaptación libre de la conocida como tarta irlandesa de requesón, y por supuesto una adaptación al mundo sin gluten. En este caso, no ha sido necesario cambiar la harina de trigo por harina sin gluten (maíz, arroz, algarrobo, garbanzos…), lo que hemos cambiado ha sido el tipo de galletas empleadas, tener cuidado con los chocolates empleados, así como en lugar de utilizar whisky, hemos empleado un licor que en casa nos gusta bastante, y es el Ron miel canario.


Este licor lo conocimos en un viaje que hicimos a la ISLA DE TENERIFE, y por eso, al realizar esta tarta, nos ha traído recuerdos de esas maravillosas islas. También, nos ha recordado a los productos que siempre nos aconseja Ajonjolí, desde su magnífico blog LA FLOR DEL CALABACÍN, y al utilizar aromas canarios, que mejor cosa que nombrar a esta tarta con el nombre de los primeros pobladores de las ISLAS CANARIAS LOS GUANCHES.



Además, es una tarta fría, con una textura especial, fácil de preparar, y que no utiliza huevo, no necesita horno, y se puede preparar el día anterior a la fecha de degustación.


INGREDIENTES:
BASE:
 Galletas con pepitas de chocolate (1), 200 g.
 Mantequilla, 60 g.
 Mantequilla, un poco para untar molde.

RELLENO:
 Chocolate negro con poco azúcar (2), 250 g.
 Chocolate con leche (2), 300 g.
 Azúcar, 50 g.
 Requesón, 750 g.
 Nata para montar, 250 ml.
 Licor Ron Miel Canario, 3 cucharadas.

DECORACIÓN:
 Nata para montar, 250 m.
 Fresones, 12 uds.
 Chocolate negro cobertura (3), 125 g.
 Mermelada de arándanos rojos
 Mermelada de arándonos azúles


OBSERVACIONES:
1.- Las galletas sin gluten utilizadas, han sido: “cookie con chocolate”, marca Hacendado – Mercadona (150 g), “cookies de cacao con Chips de Chocolate”, marca Gullón.

2.- Los chocolates utilizados, tanto negro, como con leche, para el relleno, han sido de la marca Valor; mientras que el empleado para la decoración final, ha sido de el denominado “Nestlé postres”.


PREPARACIÓN CLÁSICA:
BASE:

Utilizamos un molde desmontable para tartas de 25 cm. de diámetro, aunque también y dada la textura de la tarta, se pueden emplear moldes individuales, copas o cilindros sin fondo.

Untamos la base y los laterales de molde con un poco de mantequilla.

Metemos las galletas en una bolsa plástico, del tipo congelación o conservación de alimentos, y las trituramos utilizando un rodillo de amasar, y las depositamos en un bol.

Calentamos en un cazo la mantequilla, para hacerla crema, y la volcamos sobre las galletas, amasándolas hasta conseguir un “conglomerado”.

Extendemos el “conglomerado” de galletas y mantequilla, sobre la base, distribuyéndolas por todo el fondo, bien con ayuda de las manos, o con un pequeño rodillo.

Lo introducimos en el frigorífico durante una hora.

RELLENO:

Derretimos conjuntamente los dos tipos de chocolate, bien al “Baño María”, o bien en el microondas. Los removemos y los dejamos que se enfríen un poco. Si en lugar de un chocolate negro normal, decidimos emplear chocolate Nestlé postres, tenemos que tener cuidado, ya que se solidifica más rápidamente.

Si hemos decidido montar la nata, en lugar de cómprala ya montada, lo realizaremos como de costumbre, pero teniendo en cuenta que solo necesitamos 250 ml, aunque lo normal es que montemos los 500 ml y guardemos la mitad en el frigorífico para el día siguiente.

Ponemos el azúcar y el requesón en un bol de gran tamaño, y lo batimos hasta obtener una buena mezcla.

A continuación, incorporamos la nata montada, con cuidado, mezclándola con la crema de requesón. Posteriormente, añadimos los chocolates, y los mezclamos cuidadosamente, y por último el licor de ron miel canario.

Vertimos esta masa obtenida, en el molde empleado, sobre la base fría de galletas, y alisamos la superficie.

Tapamos la tarta con un film transparente, y lo introducimos en el frigorífico durante un mínimo de 3 horas.

En nuestro caso, lo dejamos en el frigorífico, durante unas 14 horas, ya que lo preparamos la noche anterior a la degustación.


PREPARACIÓN EN THERMOMIX:
BASE:
Utilizamos un molde desmontable para tartas de 25 cm. de diámetro, aunque también y dada la textura de la tarta, se pueden emplear moldes individuales, copas o cilindros sin fondo.

Untamos la base y los laterales de molde con un poco de mantequilla.

Metemos las galletas en el vaso de la thermomix, durantes 20 sg. velocidad 3. A continuación incorporamos la mantequilla y la mezclamos en velocidad “espiga” durante 1 minuto.

Extendemos el “conglomerado” de galletas y mantequilla, sobre la base, distribuyéndolas por todo el fondo, bien con ayuda de las manos, o con un pequeño rodillo.

Lo introducimos en el frigorífico durante una hora.

RELLENO:

Montamos 250 ml de nata, para los que ponemos el accesorio “mariposa” sobre las cuchillas, agitamos bien el brik de nata, y programamos a 3 ½ durante el tiempo preciso, por lo que tenemos que estar pendientes para que no se nos haga mantequilla. En esta nata, no incorporaremos azúcar. La sacamos del vaso y la apartamos en el frigorífico.

Troceamos los dos tipos de chocolate, los echamos al vaso y lo fundimos, para lo que primero los trituramos unos segundos a velocidad 7 y posteriormente programamos 4 minutos, a temperatura 37 ºC y velocidad 3. Si en lugar de un chocolate negro normal, decidimos emplear chocolate Nestlé postres, tenemos que tener cuidado, ya que se solidifica más rápidamente.

Una vez sacado el chocolate, pero sin necesidad de limpiar el vaso, ponemos el requesón y el azúcar, y programamos 15 sg. a velocidad 3, con lo que habremos conseguido una crema de requesón.

Sin retirar la crema de requesón, ponemos velocidad “espiga” y vamos incorporando la nata montada por el bocal, hasta que quede bien mezclada. Posteriormente, añadimos los chocolates, y los mezclamos cuidadosamente, continuando con la velocidad “espiga” y por último el licor de ron miel canario.

Vertimos esta masa obtenida, en el molde empleado, sobre la base fría de galletas, y alisamos la superficie.

Tapamos la tarta con un film transparente, y lo introducimos en el frigorífico durante un mínimo de 3 horas.

En nuestro caso, lo dejamos en el frigorífico, durante unas 14 horas, ya que lo preparamos la noche anterior a la degustación.


MONTAJE:

Antes de ser degustada, fundimos 150 g de chocolate postres Nestlé, por el método que decidamos y con la ayuda de una manga pastelera hacemos dos líneas paralelas sobre la superficie helada de requesón, y los dibujos que deseemos.

Montamos los 250 ml de nata, por el sistema que hayamos decidido, y lo dejamos en un bol. Utilizando una pequeña parte para realizar algo de decoración en la tarta, junto con dos fresones.

Entre las líneas de chocolate extendemos mermelada de arándanos rojos (algo ácida) y mermelada de arándanos azules (más dulce).

Para desmontar la tarta, pasamos por el perímetro, una espátula fina, para separar la masa de requesón del molde.


PRESENTACIÓN:

Cortamos trozos de tarta helada, y la presentamos junto con un poco de nata, fresas y chocolate de cobertura.

NOTAS:
A todos lo comensales les gusto esta tarta, teniendo una textura especial, un frecor que hacía comersela muy bien, y siendo más sabrosa la mezcla de sabores obtenida al tomarla junto con los arándanos.
Por supuesto que ya ha pasado ha formar parte de nuestra CARTA SIN GLUTEN, del restaurantes virtual ¡OÍDO, COCINA!

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...