sábado, 10 de marzo de 2018

Pan de molde muy esponjoso, alveolado, sin gluten, sin lactosa, y con harina de semillas de amapola "Maková múka".

Hoy llovía bastante, y tras la sequía esta agua es vida. Así que hemos encendido el horno, y nos hemos puesto a hacer pan sin gluten y sin lactosa empleando algunos preparados panificables y harina de semillas de amapola “Maková múka” de Semienko, gracias a Zuzana Zero Gluten. Así como el preparado panificable sin gluten “Belbake”, con el que aún no habíamos trabajado tampoco. Y el resultado ha sido un impresionante pan de molde, como a nosotros nos gusta.

Pan de molde con harina de amapolas sin gluten y sin lactosa

La textura y el sabor es muy bueno, un color oscuro, pero de verdad que delicioso. Un pan para emplear como nos apetezca, y que pensamos volver a hacer experimentando otros cambios. Así que si os ha gustado la fotografía, y queréis conocer como lo hemos elaborado, aquí tenéis la receta completa.



Realmente, lo que hemos hecho, es una modificación de dos de las harinas que normalmente empleamos para elaborar nuestro: “Pan de molde esponjoso, crujiente y alveolado. Elaborado en Thermomix y horno. #singluten #sinlactosa”. Aunque también hemos cambiado las cantidades y, como suele ocurrir en algunas ocasiones, se encuentran variedades de una receta de pan, simplemente por cambiar el tipo de harina sin gluten. Y esta ha sido una de ellas, y con un estupendo resultado.

Continuamos consiguiendo alveolos en la miga, esponjosidad  y  un poco más de sabor.  Pero como siempre, rápido y sencillo de elaborar en aproximadamente 1 hora. 

Aún no hemos adquirido amasadora, así que continuamos empleando el robot de cocina Thermomix, pero, podéis adaptar la receta para cualquier otro robot, amasadora o de forma tradicional. Ya que lo único que hacemos en el robo es la mezcla de ingredientes y amasado. Y luego lo pasamos al horno.

Pan con harina de amapolas sin gluten y sin lactosa


INGREDIENTES:

GRUPO DE LIQUIDOS:

Agua mineral con gas, 500 ml.
Aceite de Oliva Virgen Extra variedad Picual, 2 cucharadas soperas.
Vinagre de manzana, 1 cucharada.
Azúcar, 2 cucharaditas.
Miel, 1 cucharada.
Huevo tamaño medio, 1 Ud.

LEVADURA:

Levadura fresca de panadero, 24 g.

SOLIDOS – HARINAS:

Preparado panificable “Belbake”, 280 g
Preparado panificable “Procely”, 100 g.
Preparado panificable “Mix it Rustico” de Schär, 80 g.
Harina de semillas de amapola “Maková múka” de Semienko, 40 g.
Psyllium, 1 cucharadita.
Sal

La harina de semillas de amapola, le aporta un sabor y color espectaculares, además de ser una estupenda harina proteica, que por el sistema de obtención contiene una cantidad mínima de grasa. Esta harina tiene un alto valor nutricional , contiene valiosos minerales, vitaminas, proteínas, aminoácidos y ácidos grasos esenciales. Los minerales son principalmente fósforo, potasio, magnesio, calcio, potasio, sodio, hierro. 

Continuamos empleado agua minera con gas, ya que siempre comprobamos que nos da muy buenos resultados.

Siempre, como grasa empleamos Aceite de Oliva Virgen Extra variedad Picual, ya que siempre es una fuente de salud.

El vinagre de manzana nos ayuda a su conservación, y es que nos gusta tener siempre pan en el frigorífico, para poder emplearlo en el desayuno.

La miel, le aporta color al pan.

El Psyllium, le aporta siempre fibra y flexibilidad que le faltaría al no tener gluten, y a la vez absorbe el exceso de humedad.

El preparado panificable “Belbake” es sin gluten y sin proteínas de la leche. Y se diferencia de otros preparados panificables que solo garantizan: “sin lactosa”. Y ahora, solo nos queda el elaborar la masa, y obtener un pan de molde muy rico, y sencillo. Un pan para iniciarse en la panificación sin gluten y sin lactosa.

Pan sin singluten sin lactosa con harina de amapolas


ELABORACION:

Comenzamos con lo que hemos denominado: “Solidos”. Realizando la mezcla de harinas o preparados panificables en un bol grande, comenzando con las cantidades de mayor a menor de los preparados panificables: “Belbake”,  “Procely”, “Mix it Rustico”; Continuando con la harina de amapolas “Maková múka”: para terminar con el Psyllium. Movemos todas las harinas a con una cuchara o “lengua de gato” y reservamos en el bol.


Una vez realizada la mezcla de “Sólidos”, ponemos en el vaso de la Thermomix los “Líquidos”:  agua mineral con gas, Aceite de Oliva Virgen Extra, azúcar, vinagre de manzana, miel, y el huevo.

Programamos, 2 minutos, temperatura 27 ºC a velocidad 4.

Transcurrido este tiempo, incorporamos la levadura desmenuzada con los dedos. Y programamos, 30 segundos, temperatura 27 ºC y velocidad 4.

Ya hemos realizado la mezcla de todos los componentes excepto los “Sólidos”. Así que ha llegado la hora de incorporar la mezcla de harinas que tenemos reservada. Abrimos el vaso, y volcamos toda la mezcla de harinas. Una terminada la operación, sobre la superficie ponemos la sal a nuestro gusto.

A nosotros, ya sea verano, y sobre todo en invierno, nos gusta dejar levar el pan en el interior del horno, así que ponemos el horno en función: “arriba y abajo” a una temperatura de 50ºC (nuestro horno no tiene menos), e introducimos un recipiente con agua caliente en la base del horno. Una vez llegado a esta temperatura lo apagamos, y esperamos a que baje a unos 35ºC.

Ya tenemos las harinas y la sal junto con el resto de los ingredientes, así que solo nos queda mezclarlos para conseguir la masa. Y para eso programamos 5 minutos, “vaso cerrado”, “velocidad espiga”.

Trascurrido este tiempo, ponemos la masa obtenida sobre un molde para introducirlo en el horno. Sacamos toda la masa, y la extendemos con ayuda de una “lengua de gato”. Para facilitar esta extensión homogénea de la superficie de la masa, utilizamos un pequeño pulverizador con agua caliente, que además aporta un poco más de humedad a la superficie expuesta. Veréis que el pan ha salido con formas irregulares en la superficie, pero es que una vez que extendemos la masa, con la “lengua de gato” hacemos una hendiduras, y de hay ese resultado. Si no os gusta así, solo igualara la superficie antes de introducir a levar.

Comprobamos que el horno está a una temperatura aproximada de 35 ºC e introducimos la masa en el molde, y la dejamos que leve con humedad durante 30 minutos.

Una vez que a través del cristal del horno, vemos que la masa ha levado, el doble de su tamaño. Abrimos  la puerta solo para quitar el recipiente con agua. Cerramos la puerta y encendemos nuevamente el horno en función “arriba y abajo”, una temperatura de 200 ºC y un tiempo de horneado de 35 minutos.

Pan de molde sin gluten con harina de amapolas “Maková múka"

El resultado, en algo más de una hora, ha sido un pan suave, esponjoso, alveolado, y con un sabor especial que le aporta la harina de amapola.  Un pan de molde que emplearemos  para el desayuno, con un buen chorro de AOVE, o con nuestra mermelada favorita. Para unos emparedados ó sándwiches. Y también para elaborar tapas o tostas. Así como para acompañar el almuerzo o la cena.


Y este pan, pasara a formar parte de nuestra  Carta de Panes Sin Gluten, y ya lo está en  la cena de esta noche, y el desayuno mañana.

#escribimoslovivido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...