martes, 8 de abril de 2008

PAN DE LECHE, SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA

El que un adolescente, llegue una tarde, cuando ya han cerrado los comercios y te diga que mañana tiene que irse con sus amig@s y necesita llevarse comida, en principio, no supone ningún problema. Pero esto no es así, si es celiac@, ya que no se puede comprar pan en cualquier lugar, además la mayoría de los que venden, son panes que hay que calentar en microondas y que en cuanto que se enfrían tienen una textura “incomible”, por lo que es preciso no solo preparar el interior del bocadillo en casa (como todo el mundo) sino el pan, a ultima hora para que al día siguiente esté bien.



































Esto en esta familia ocurre habitualmente, y encontramos hace tiempo una receta que viene en el libreto: “Cocina fácil para celíacos con Thermomix”, a la que nosotros realizamos alguna modificación, y que a continuación os contamos, por si os pueden ser útiles.




Por supuesto, que como cualquier pan, se puede realizar a mano, y para ello formaremos un volcán con la harina, e iremos añadiendo el resto de los ingredientes, para luego amasarlos, pero sinceramente, esta masa es muy pegajosa y resulta difícil de trabajar a manos, además de que corremos el peligro de aportar demasiada harina y conseguir un pan demasiado compacto, pero realizarse se puede, al igual que utilizando otros robot de cocina o amasadoras. Nosotros os vamos a contar como lo realizamos en la Thermomix.

INGREDIENTES:

 Leche sin lactosa *, 250 g.
 Margarina, 50 g.
 Azúcar, 50 g.
 Levadura fresca, 44 g.
 Huevo*, 1 ud.
 Sal
 Harina sin gluten*, 450 g.


(*) Nosotros, por problemas digestivos, e intolerancias, utilizamos leche sin lactosa, así como margarina en lugar de mantequilla. Respecto a la harina, nosotros usamos en esta ocasión de la marca Proceli (sin gluten, ni lactosa) y además de la cantidad mencionada, necesitaremos más para trabajar a mano la masa.

PREPARACIÓN DE LA MASA:

Ponemos la función peso, y vamos introduciendo – y pesando - en el vaso de la máquina, la leche, la mantequilla y el azúcar. Programando 2 minutos, a temperatura 50 ºC y velocidad 2. Cuando llevemos aproximadamente 1 minuto, añadimos desde el bocal de la máquina, la levadura desmenuzándola con los dedos, para que se diluya en el líquido templado.

Transcurrido el tiempo, paramos la máquina, e introducimos por el bocal el huevo y un poco de sal – como una cucharadita de moka - , y programamos 15 segundos a velocidad 4.

Nuevamente con la máquina parada, y retirando la tapa, ponemos la función peso, y añadimos la harina sin gluten. Tapamos, y programamos 15 segundos en velocidad 9, donde notaremos que casi al final del tiempo, a la máquina le costará almo el amasar.

Una vez trascurridos los 15 segundos anteriores, programamos 2 minutos a velocidad “espiga”.

En la zona de trabajo, espolvoreamos un poco de harina y sobre ella la masa obtenida. Os aconsejamos también, y dado que la masa es pegajosa, que espolvoreéis un poco por la zona superior y así poder trabajar mejor la masa. Formamos un cilindro y según los tipos de panes que deseemos formar, lo cortaremos en distintas porciones, aunque también podemos realizar una gran barra, una buena hogaza, trenzas o la forma que deseemos trabajar. A continuación os ponemos las que nosotros hacemos.

TIPOS DE PANES:

PAN DE MOLDE

Para realizar esta forma de pan, necesitaremos dos moldes de cake, que engrasaremos con un poco de margarina, mantequilla o aceite de oliva, según nuestras preferencias.

Cortamos el cilindro de masa obtenido en dos partes, e introducimos cada parte en un molde, ajustándolo a las paredes laterales

Esta forma resulta muy buena, para poder cortarlo en rebanadas, y hacer tostadas, tapas, canapés, etc.


PANECILLOS:

Si lo que deseamos es conseguir unos panecillos, pues dependiendo del tamaño que queramos, cortaremos el cilindro de masa en 8 o más partes. Y los trabajaremos un poco con las manos, enharinado las partes cortadas, y así darles la forma que deseemos. Colocándolos sobre papel de horno sobre la bandeja.

Estos panecillos resultan ideales para picotear y quedan muy bien en la mesa.

BOCATA REDONDO:
Para conseguir un bocata redondo, nosotros utilizamos cuatro cazuelas de barro, que engrasamos como hemos contado en el pan de molde.

Cortamos el cilindro en cuatro partes, enharinamos un poco las superficies cortadas y los introducimos en las cazuelas de barro, ajustando la masa al perímetro de la cazuela.

Estos panes de bocata redondos, son ideales para rellenarlos con una buena tortilla española, una hamburguesa, jamón serrano y tomate, atún con pimientos…



LEVADO DE LA MASA:

Pondremos el horno a 50 ºC., y después lo apagamos. Y una vez que hemos decidido la forma y tamaño del pan que deseemos, introduciremos las porciones en el horno que estará a 40 – 50 ºC, y las dejaremos hasta que doblen su volumen.

HORNEADO:

Programamos la temperatura del horno a 180 ºC y en función “turbo”. Introducimos la bandeja con las masas, y las horneamos durante unos 20 minutos.

OBSERVACIONES:

Es un pan que mantiene una textura sabrosa aún estando frío, y se puede congelar.

También, además de conseguir una gran variedad de formas, podemos pintar la superficie con huevo o clara de huevo, así como añadir, semillas de sésamo, quedando muy bien con semillas de amapola.


Con esta receta, ampliamos nuestra oferta de panes para acompañamiento de la CARTA SIN GLUTEN, de nuestro restaurante virtual ¡OÍDO, COCINA!

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...