jueves, 9 de abril de 2009

TARTA DE LA AMISTAD (SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA)

Con la vida que llevamos, siempre con prisas, estrés; la comunicación entre amigas, cada vez es más difícil, siempre hablamos por teléfono y decimos la consabida frase: “¡A ver cuando quedamos!”.




Pero la amistad es muy importante en nuestras vidas, desde la infancia, la juventud y en todas las etapas. Pero, esas amistades, por distintos motivos se van perdiendo, incluidas esas de las que nunca pensabas que podrías separarte; ahora casi ya ni las vemos y en muchos casos ni sabemos de ellas, o lamentablemente, solo podrán estar en nuestro recuerdo, ya que fallecieron.



Pero cuando aún se mantienen amigas de verdad, desde la niñez, desde la juventud, después de tantos años transcurridos; hay que cuidarlas, y por eso decidimos marcarnos unas fechas concretas para vernos, ir a cenar a algún restaurante (sin gluten ¡por supuesto!) y luego tomar algo; pero este sistema no acababa de llenarnos, ya que en los locales o no se podía hablar a gusto, o había que gritar para escucharse, así que se nos ocurrió organizar una especie de “fiesta de pijamas” con estas amigas de la adolescencia, con las que siempre hemos mantenido el contacto, y máxime desde que algunas de ellas quedarnos viudas o se divorciaron. Así que cada dos meses invadimos durante una noche una de las casas, llevamos cosas preparadas por cada una (¡sin gluten!), o las hacemos en la cocina de la anfitriona. ¡Una noche solo para nosotras!; una noche en la que no paramos de hablar y hablar; de recordar y recordar; de compartir secretos, problemas y hacer unas especia de terapia de grupo; pero ante todo una manera de continuar y fortalecer esa amistad que nunca queremos perder.

Por eso, esta tarta que realmente es una tarta de naranja para golosos, cuya receta está adaptada a partir de una encontrada en el libro “Repostería casera – Colección Estilo Gourmet” y que preparé para la última “fiesta de pijamas”, la he querido llamar de la amistad, ya que unas de las etapas bonitas de nuestra vida, fueron unas vacaciones que pasamos en Altea (Alicante) hace más de treinta años, cuando aún por esa zona se podía oler a azahar.


INGREDIENTES:

- Naranjas, 4 Uds.
- Margarina, 60 g.
- Azúcar glas, 220 g.
- Huevos, 2 Uds.
- Almendra cruda picada, 40 g.
- Leche de soja, 2 cucharadas.
- Harina "Mix A - Margherita" de Schär, 160 g

PREPARACION:

Lavamos bien las naranjas, y de la piel obtenemos media cucharadita de ralladura fina y una cucharada de tiras de piel muy fina; y las reservamos.

Exprimimos la naranja pelada y reservamos 160 ml de su zumo.

Pelamos el resto de las naranjas, separamos los gajos y las reservamos.

Ponemos el horno a calentar a 160 ºC.

Utilizando la batidora, robot de cocina o Thermomix (6 sg, vel. 6), mezclamos la margarina, 73 g de azúcar y la ralladura de naranja. Posteriormente añadimos los huevos y lo volvemos a batir.

Agregamos la almendra cruda picada, la harina, una cucharada de zumo de naranja y la leche de soja; lo volvemos a batir hasta conseguir una masa homogénea. (En Thermomix 15 sg, vel. 4)

Utilizamos un molde redondo de unos 23 cm de diámetro (en nuestro caso utilizamos uno de silicona con forma de flor), que engrasamos con un poco de margarina. Sobre este molde extendemos la masa conseguida. Metemos el molde sin tapara en el horno, que lo tendremos en posición “turbo” o “solo abajo”, y lo horneamos durante unos 20 minutos.

Mientras se va horneando, mezclamos el zumo de naranja y el azúcar que aún nos queda en un cazo y lo ponemos a fuego lento; lo movemos continuamente, para que se disuelva el azúcar, sin dejar que llegue a hervir. Cuando ya esté disuelta el azúcar, le damos un hervor y añadimos la cucharada de tiras de naranja; bajamos el fuego y cocemos sin tapar el cazo durante tres minutos o hasta que el almíbar espese un poco.

Cuando hayan transcurrido los 20 minutos, sacamos el bizcocho del horno. Esperamos unos cinco minutos para desmoldarlo; le damos la vuelta y lo dejamos enfriar sobre una rejilla (nosotros lo introdujimos en una cacerola de barro para poderla transportar). Lo pinchamos varias veces y con una brocha extendemos por encima unos 60 ml del almíbar caliente.

Servimos la tarta cortada en trozos con los gajos reservados y el resto del almíbar.


Esperamos que si la probáis os guste, y también que os haga llamar a esas amistades que no queréis perder, o por lo menos las escribáis, para que sepan que vuestra amistad continúa viva.
Como siempre, esta receta la incluimos en nuestra CARTA SIN GLUTEN, de ese restaurante virtual ¡OIDO, COCINA! en el que siempre nos complace recibiros. Y también en nuestra CARTA DE POSTRES SIN GLUTEN.

#escribimoslovivido 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...