jueves, 2 de noviembre de 2006

NÍSCALOS AL ESTILO DE NUESTRA CASA, SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA

Después de unos días de lluvia que aquí en Madrid hemos agradecido mucho debido a la sequía que desde hace mucho tiempo padecemos (¿cambio climático?), el pasado sábado resplandeció el sol, como si volviéramos a la primavera y ¡han llegado los níscalos! Estas setas llamadas “Lactarius deliciosus”,realmente están deliciosos, así que un buen amigo se fue de recolecta a las tierras de La Alcarria (Guadalajara) y nos obsequio con una buena cantidad de esta seta deliciosa. Pensando en cambiar la receta que ya os comentamos en nuestra anotación titulada SETAS AL ESTILO GUADALUPE. Y como era domingo, improvisando con lo que teníamos en la despensa y frigorífico, “diseñamos” una receta, muy al estilo de nuestra casa, que ahora os contamos.

NISCALOS SIN GLUTEN AL ESTILO DE NUESTRA CASA




INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

Níscalos, 1000 g.
Patatas, 5 Uds.
Cebolla, ½ ud.
Pimientos pintones, 2 Ud.
Cominos, 1 cucharadita.
Tomillo machacado, 1 cucharadita.
Tomate frito*, 1 cucharada.
Vino tinto Rioja, 1 cucharada.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal

* Sin gluten.


PREPARACION:

NISCALOS AL ESTILO DE NUESTRA CASALavamos y limpiamos cuidadosamente uno a uno los níscalos, cortando el tallo, para posteriormente saltearlos en una sartén profunda y antiadherente con un poco de aceite de oliva, y los vamos depositando en una fuente.

Pelamos y lavamos las patatas, y las troceamos en rodajas de un espesor aproximado de 5 mm., para así evitar que se rompan.

En una sartén profunda y antiadherente (la utilizada anteriormente), echamos un chorro de aceite de oliva virgen, y cuando esté caliente añadimos las patatas cortadas, la cebolla y los pimientos pintones troceados. Echamos sal y las dejamos freír, moviéndolo de vez en cuando.

Mientras tanto, en el mortero machacamos los cominos y el tomillo seco, que esparcimos sobre las patatas una vez que tomen color.

Sobre los alimentos a punto de freír, añadimos los níscalos ya limpios, y su jugo que filtraremos con un colador, para poder eliminar posibles impurezas, y lo mezclamos todo bien.

Rociamos con el vino de rioja, y poco después el tomate frito, para a continuación mover todos los alimentos ayudando a que se sofrían en condiciones, hasta ver los níscalos en su punto.

EMPLATADO Y MARIDAJE:

Los podemos servir sobre cazuela de barro, rayando un poco de queso frío sobre ellos, que les dará una textura y sabor especial.

Para acompañar a este exquisito manjar, nada mejor que un buen tinto según gustos. En nuestro caso lo acompañamos con un Rioja Ondarre, Reserva 1995.

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...