viernes, 15 de abril de 2011

CHOCOLATE CHIP COOKIES GLUTEN FREE, O GALLETAS CON GOTITAS DE CHOCOLATE SIN GLUTEN

Todas las galletas tienen su historia, y estas son un clásico en la repostería americana, que según pudimos leer en el blog: Recetasdemamá se remonta a 1930 cuando Ruth Wakefield las hizo por primera vez. Y casualmente, en 1930 comienza la historia de la magnífica película de Carlos Iglesias: ISPANSI (ESPAÑOLES), que acabábamos de ver en el cine, antes de hacer esta receta.

También nos cuenta Ana (Recetasdemamá), que la empresa Nestlé compró en 1939 los derechos de esta receta a Ruth Wakefield, y la publicó en la parte de atrás de sus bolsitas de chips de chocolate. Y curiosamente, en 1939, terminó la “mayor vergüenza ocurrida en nuestro país”, que tenemos que recordar, para que nunca vuelva a suceder.





Y por supuesto, aquí no llegaron esas galletas chips de chocolate de Nestlé, ¡que más hubieran querido esos niños inocentes de cualquier bando!, a los que les sorprendió la Guerra Civil (una guerra de mayores que les afecto mucho). Y no digamos a esos “niños de la guerra”, a los que si no la llegan a sacar del camión que la llevaba, hubiera pertenecido una de nuestras madres (ellas misma, ahora afectada gravemente por un ICTUS desde hace una año, se define como niña de la guerra), que luego vivieron las penurias de una segunda guerra en territorio e idioma totalmente desconocido para ellos.

Volvimos conversando sobre esta estupenda película de Carlos Iglesias, que como hemos leído, en algún medio de comunicación; “hace un cine contracorriente”. Y al llegar a casa, con ese sabor amargo, por la historia, y a la vez valorando la sensibilidad con la que está realizada, nos pusimos manos a la masa, y con premeditación y nocturnidad, intentamos adaptar a nuestra dieta estas galletas publicadas por Recetasdemamá, y este es el resultado.


INGREDIENTES:
 Mantequilla sin sal, o margarina, 250 g
 Harina sin gluten “Mix Dulci” Schär, 300 g.
 Huevos, 2 uds.
 Azúcar moreno integral, 150 g.
 Gasificante “Hacendado”, 1 sobre doble.
 Sal, ½ cucharadita.
Vaina de vainilla, 1 ud.
 Pepitas de Chocolate*, 250 g.
 Almendras molidas, 100 g.

*Empleamos las que recientemente, y etiquetadas “sin gluten” ha sacado Mercadona, y que nos facilitará el emplearlas en muchas otras recetas, dada la fiabilidad de su etiquetado y la calidad ¡Gracias Mercadona!

Hemos modificado la harina de trigo, por la harina sin gluten; el bicarbonato de soda, por el gasificante; el extracto de vainilla, por la vaina de vainilla; las nueces o avellanas molidas, por almendra molida.



ELABORACIÓN DE LA MASA:

Ana, en su blog Recetasdemamá, publica maravillosamente como realizarlas tanto empleando un bol (método tradicional) , como utilizando la “KitchenAid”, así que si las queréis hacer con gluten, o por alguno de estos sistemas empleando los ingredientes propuestos por nosotros, la elaboración la podéis ver en: Galletas con gotitas de chocolate.

Nosotros, hemos empleado la Thermomix, para realizar la receta, y estos son los pasos que hemos realizado.

Echamos en el vaso de la Thermomix, la mantequilla y los azúcares, y programamos a una temperatura de 37ªC, durante 2,5 minutos y velocidad 1, con el fin de obtener que la mantequilla tome la textura de pomada, y se integren bien los dos tipos de azúcares.

Ponemos a calentar el horno a 190ºC.

Posteriormente, programamos 2 minutos, velocidad 3 y temperatura 37ºC, y añadimos por el “bocal” el primer huevo, dejando que se mezcle durante 30 seg. A continuación, añadimos el segundo huevo, y lo mantenemos igualmente mezclándose otros 30 seg. Y para terminar, abrimos la vaina de vainilla, y dejamos caer su contenido por el “bocal”, mezclándose con el resto de la masa.

Con la máquina parada, añadimos y pesamos la harina, los sobres de gasificante y la sal, y programamos primero un tiempo de 20 sg, velocidad 5, sin temperatura. Posteriormente, programamos 3 minutos, velocidad “espiga”, para que todo se mezcle bien.

Transcurrido el tiempo, programamos 1 minuto, velocidad 3, y “giro inverso”, y añadimos las almendras molidas y las pepitas de chocolate.

Ana nos decía que: “resulta una masa fácil de trabajar y que no se pega en las manos”, pero como siempre suele ocurrir, en nuestro caso, la harina sin gluten, es más pegajosa, y por tanto no se puede trabajar con las manos.


HORNEADO DE GALLETAS:

Al ser una masa más pegajosa, y que nos hace pensar que la próxima vez intentaremos añadir unos 50 g más de harina, la fuimos sacando del “vaso” con ayuda de dos cucharas, formando bolitas del tamaño de una nuez, y las colocamos sobre el “papel de hornear” que hemos colocado sobre la bandeja. Debemos colocarlas muy separadas, ya que las bolitas con el calor se extienden y crecen bastante.

Ahora, os podíamos decir que las galletas habían salido perfectas, pero como queríamos hacerlas con nocturnidad, y no teníamos sitio en el frigorífico, no seguimos los consejos de Ana: “Como todas las galletas de mantequilla, es conveniente que una vez formadas reposen en el frigorífico unas horas. Se pueden hacer por la mañana y hornear por la tarde, o bien dejarlas toda la noche en el frío”. (Otra vez las haremos siguiendo sus consejos). Las introdujimos en el horno a 190ºC, durante 10 minutos en función “ventilador”, y el resultado de la primera tanda fue este que muestra la fotografía.


Pero, como se suele decir: “a grandes males, grandes soluciones”, así que viendo la “macrogalleta” que se nos había formado, sacamos la bandeja y con un cortador de galletas, realizamos los cortes.

Volvimos a introducir la bandeja en el horno durante otros cinco minutos. Transcurrido este tiempo, sacamos la bandeja, dejamos enfriar un poco, para sacar las galletas y los recortes. De los recortes sobrantes, otro día hablaremos.

Pero, a la vista de la primera intentona, y dado los resultado de las primera cookies, introducimos masa en moldes de silicona.


Los introdujimos en el horno a 190ºC, función “aire”, durante 15 minutos, y el resultado fueron unas galletas brillantes, bien formadas y crujientes.

Volvimos a intentar, nuevamente colocando pequeñas porciones separadas en la bandeja del horno, y el resultado fue bastante bueno, aunque realmente dada la pequeña producción (10 galletas por bandeja) que se puede hacer cada 15 minutos, no merece la pena.



NOTAS:

Para conservarlas, las introdujimos en una bonita lata de chapa que nos regalaron las navidades pasadas nuestros amigos de Fagor Industrial ¡Gracias amigos!



La próxima vez que hagamos estas galletas, probaremos a añadir un poco más de harina, haremos sitio en el frigorífico para dejar enfriar la masa toda la noche. Y buscaremos unos moldes de silicona con forma de cookies, un poco más grandes.

La opinión de los monstruos galleteros de casa, es que las que mejor estaban eran las de las primera hornada, o sea, ni finas, ni en molde, sino de espesor mediano.


Como siempre, esta receta pasará a formar parte de nuestra nueva  CARTA DE POSTRES SIN GLUTEN.


OTRAS COOKIES CON HARINA DE GARBANZOS:


Esta semana, hemos estado en el Salón Gourmet de Madrid, y tuvimos la oportunidad de conocer a estupendas personas, de las que ya iremos hablando, y entre ellas a Bea de La Cocina de Babette, y a  Virginia de dulce uke mochi, con las que tuvimos la oportunidad de hablar sobre la celiaquía, sobre recetas sin gluten y sobre el empleo de harinas alternativas. Quedamos con Virginia, en mantenernos en contacto y compartir recetas, y no ha perdido la oportunidad para publicar en su blog, una que os recomendamos no dejéis de ver y de hacer:

COOKIES APTAS PARA CELÍACOS Y AMANTES DE HARINAS ALTERNATIVAS.

Y como ella misma dice, tenemos que “disfrutar de su sabor, textura abizcochada y aromas…”. Mil gracias por este “dulce uke mochi”, que seguro haremos en casa.

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...