jueves, 27 de agosto de 2015

Ruta por tierras de Soria, visitando la increíble y expoliada ermita mozárabe de San Baudelio.

El pasado día 29 de octubre de 2014, al escuchar la noticia de que del Museo del Prado han desaparecido- o no localizan - la cantidad de 885 cuadros, nos acordamos de otras desapariciones de obras de arte, y del expolio parcial que sufrió en la década de 1920 la Ermita Mozárabe de San Baudelio en la población de Casillas de Berlanga (Soria), que visitamos tras una ruta circular en coche que hicimos desde Madrid, junto a unos amigos por tierras sorianas.


Y como hace unos años fuimos a visitar esta impresionantes ermita, hemos querido contar en esta entrada: lo que vimos, y lo que podríamos haber visto, si este expolio no hubiera sucedido.



Habíamos estado hospedados en la población de El Burgo de Osma, y desde allí pretendíamos visitar algunos castillos en tierras sorianas. Así, que realizamos una ruta en coche, que nos acercó entre otros lugares a Gormaz, donde visitamos la ruinas de su impresionante castillo. Este castillo, fue la fortaleza califal más grande de Europa, declarado Monumento Nacional en 1931. Nos gustó mucho el caminar por este castillo tan especial, que lamentablemente ya aún estando rehabilitado en algunas zonas, se encuentra en ruinas en su mayor parte, y como otros muchos lugares históricos de España, desconocido para muchas personas.


Tanto disfrutamos caminando por el castillo de Gormaz, que nos retrasamos para poder visitar el de Berlanga de Duero. Así que continuamos nuestra escapada, para llegar a la población de Casillas de Berlanga, y visitar la Ermita Mozárabe de San Baudelio. Edificio, que exteriormente no llama para nada la atención, ya que tiene una construcción en mampostería, pero el verdadero tesoro se encontraba en su interior.


Sí, esta ermita es conocida en el mundo entero por sus pinturas murales, pero también por el gran expolio parcial que sufrieron estas impresionantes pinturas en entre 1920 y 1925, y que tras juicios y sentencias, al final gran parte de ellas, tras ser arrancadas de las paredes de la ermita, fueron instaladas en distinto museos de Estados Unidos. Solo una pequeña parte de ellas regresaron a España, como depósito – no propiedad – a cambio del ábside románico de la iglesia de San Nicolas de Fuentidueña (Segovia), que viajó hasta el Museo de los Claustros de Nueva York.


La triste historia para el Patrimonio Histórico de España, en esta ermita mozárabe declarada Monumento Nacional antes de su expoliación, comenzó cuando en 1922, Leone Leví, anticuario establecido en Barcelona, inicia las gestiones para la compra de las pinturas de la ermita, extrayendo los frescos de sus paredes.

Leví, tuvo contactos con el Obispo de Osma, párroco de Casillas, Arcipreste de Berlanga, Obispo de Sigüenza… pero la obra era propiedad de algunos vecinos de la población de Casillas de Berlanga, según figuraba en el Registro de la Propiedad de Almazán…


Y para conocer un poco el momento político y social en que se produjo este impresionantes expolio, tenemos que recordar que el 1 de junio de 1919, se habían celebrado las Elecciones Generales, solo con el voto masculino (las mujeres no tenían derecho), para 409 escaños en el Congreso de los Diputados, ganando el Partido Conservador, siendo elegido jefe del gobierno Antonio Maura, hasta el 20 de julio que fue nombrado Joaquín Sánchez de Toca Calvo, que a su vez fue obligado a dimitir, y ante la incapacidad para formar gobierno Eduardo Dato fue nombrado jefe del ejecutivo Manuel Allendesalazar, que renunció el 20 de mayo de 1920,  convocándose nuevas elecciones.

Mientras se sucedían estos cambios políticos, y con las nuevas elecciones convocadas, Leone Leví no había perdido el tiempo, y el 1 de julio de 1920 se comenzaron a arrancar los frescos de la Ermita de San Baudelio, ya que había comprado las pinturas a los vecinos propietarios de la Ermita, y vecinos de Casillas.


Con denuncias, y otros temas el caso de la Ermita de San Baudelio había pasado a ser de interés nacional, y el 13 de diciembre de 1920 se habían celebrado (solo con el voto masculino) Elecciones generales en España para la Legislatura 1920-1923, ganadas por los Conservadores, y nombrándose jefe del gobierno a Eduardo Dato (216 escaños de 437), que fue asesinado el 8 de marzo de 1921. Tras este asesinato fue sustituido por Manuel Allendesalazar, y tras su abandono en pocos meses, formándose entonces un gobierno de concentración, con el conservador Antonio Maura.


En marzo de 1922 José Sanchez Guerra, había formado nuevo gobierno con la mayoría de los conservadores y mauristas junto a la Lliga, pero fue destituido por orden de Alfonso XIII, nombrando jefe del estado a Manuel Garcia Prieto del Partido Liberal, que había conseguido en las elecciones 121 escaños. Pero en diciembre de 1922 las Cortes estaban suspendidas.

En estos años, los problemas de la Ermita de San Baudelio continuaban, viviéndose episodios realmente rocambolescos respecto a las pinturas murales, sus propietarios, el comprador y las autoridades tanto políticas como religiosas.

El 29 de abril de 1923 se llevaron a cabo nuevas Elecciones generales, con el único voto de los hombres, siendo las últimas convocadas en la Restauración borbónica. Con bastantes problemas se nombraron a Melquiades Álvarez presidente del Congreso de los Diputados y Álvaro Figueroa y Torres (Conde de Romanones) presidente del Senado.


Mientras tanto, Leone Leví y los propietarios de la Ermita se encontraban pleiteando contra la Real Orden de 12 de Septiembre de 1923, con el fin de poder obtener las pinturas murales el primero, y la cantidad pactada en la compra lo vecinos de Casillas.

Pero ambas cámaras fueron disueltas por la Dictadura de Miguel Primo de Rivera el 13 de septiembre de 1923, hasta la dimisión el 28 de enero de 1930.

Y el 12 de Febrero de 1925,  el Tribunal Supremo sentenció, y fue publicado en el Boletin Oficial del Ministerio de Institucción Pública y Bellas Artes la sentencia, declarando legal la venta de las pinturas y el derecho de Leví a adquirirlas y disponer de ellas como quisiera, aunque no podrían ser arrancadas sin autorización. Y posteriormente se les entregaron las llaves a sus propietarios.

Pero las pinturas fueron arrancadas entre los días 23 y 24 de julio de 1925 y sacadas de España, en plena Dictadura de Primo de Rivera.



Esta clara que la historia en España, está llena de episodios de espolios en muchos edificios históricos, y obras de gran valor han terminado en museos o colecciones privadas, no encontrándose lamentablemente en sus lugares de origen, y este de San Baudelio es uno de ellos, pero en este caso, no se llevaron una estatua, una columna, un cuadro, sino que arrancaron de las paredes los frescos, incumplieron sentencias y no hubo ningún detenido por ello.

Tras la visita a esta ermita, y comprobar de cerca el gran expolio cultural, hemos leído el libro de Elias Terés Navarro: “El Expolio de las pinturas murales de la Ermita Mozárabe de San Baudelio (Casillas de Berlanga, Soria)” cuyo texto reproduce el artículo publicado en Julio y Octubre de 2007 en los  números 319-320 de la Revista de Arte: Goya. Y acompañado con infografías de Félix Gonzalez (Flas), Así como con fotografías de Alejandro Plaza Plaza del Archivo del Museo Numantino Alejandro Plaza Plaza.

En este pequeño libro de 93 pátinas, se cuenta esta triste historia para la cultura española, donde podemos leer: “La Ermita mozárabe de San Baudelio (Casillas de Berlanga, Soria), sufrió el expolio parcial de sus pinturas murales en la década de 1920, pese a estar declarada Monumento Nacional desde 1917. Los denodados esfuerzos de personas e instituciones encargadas de la conservación del Patrimonio, no pudieron evitar una sentencia del Tribunal Supremo declarando legal su venta. Aunque no se obtuvo la correspondiente autorización, la mayor parte de sus pinturas murales, exceptuando las de la bóveda, fueron arrancadas y trasladadas a diversos museos de Estados Unidos, en donde hoy se pueden contemplar”

Os recomendamos. además de visitar esta impresionante capilla, que compréis este libro, que se vende entre otros lugares, en el interior de la Ermita, para conocer más sobre este triste episodio de la historia de España, y gracias a las iconografías, hacernos una idea de los que fue esta maravilla en tierras sorianas.

"El pueblo que no conoce su historia esta condenado a repetirla"

#escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...