jueves, 25 de marzo de 2010

CAMINANDO HASTA EL PUENTE DE LOS POYOS, LA PEDRIZA (CUENCA ALTA DEL MANZANARES)

Cuando publicamos la receta del PLUM-CAKE BLANCO Y NEGRO, os decíamso que habíamos estado haciendo senderismo, sí, ya que como sabéis los que seguís este blog, a nosotros la naturaleza, la montaña y caminar por ella, o lo que se denomina hacer senderismo, pero por distintos motivos, hace mucho tiempo que no hemos podido disfrutar de la montaña, entre otros por el tiempo de lluvia y viento. Pero el pasado domingo día 14 de marzo, junto con un grupo de amigos, decidimos ir a entrenar un poco, y nos propusimos ir a caminar a nuestra querida  Pedriza (Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares).


El camino elegido, fue saliendo del aparcamiento de “Canto Cochino”, llegar al conocido como “Puente de los Poyos”, un puente natural de granito. Un recorrido algo fuerte para tantos meses de falta de ejercicio y con más kilos acumulados (sobre todo el padre de esta familia) en nuestro organismo.



Sí, el camino es algo fuerte, ya que tiene un desnivel de subida de unos 539 metros, pero mereció la pena el haber elegido este día, ya que además de desentumecer nuestras piernas,  también fue el día del cambio positivo climatológico. Sí, el día fue perfecto, para caminar y para disfrutar de la naturaleza, disfrutando de un cielo azul, unas rocas estupendas y un paisaje nevado.



ITINERARIO:

Desde el aparcamiento de “Canto Cochino” (1.036 m) donde habíamos quedado, bajamos por la carretera en dirección al río Manzanares. Hasta que a nuestra izquierda, encontramos un  puente de madera (1.030 m), y ya en la otra orilla, cogimos el camino a la izquierda y tras pasar el vallado de las casas forestales (1.030 m), tomamos el camino de la derecha, siguiendo las marcas de pintura roja y blanca, que nos llevan a través del conocido como “La autopista de la Pedriza”, y que coincide con el GR-10, y que sobre el que hemos caminado durante muchos años.


Continuamos nuestro caminar por esta estupenda senda – por eso el nombre de autopista – disfrutando de cómo el agua clara y cristalina discurre a nuestra derecha por el arroyo de la Majadilla, donde tantos veranos nos hemos refrescado después de caminar o escalar.

En una media hora, llegamos al Prado Peluca (1.171 m) y a la pasarela de madera que cruza el arroyo y nos llevaría al Refugio Giner de los Rios, pero la decisión de nuestro guía Miguel, fue continuar por el camino sin desviarnos, y viendo ahora a nuestra derecha el arroyo de los Poyos, con aguas más saltarinas debido a la pendiente que a partir de aquí comienzo un camino marcado con de pintura blanca y amarilla, pero también comenzó una dura subida, aún más agotadora por nuestra falta de forma física y por la nieve que cubría toda la base del espeso pinar. Disfrutando de estupendas vistas del “Risco del Pajaro” y a la derecha “Las Buitreras"


La senda que llevamos, se junta al arroyo de los Poyos, y ya nos encontramos en el Cruce Ventana (1.253 m), y 3 kilómetros andados. Continuamos nuestro caminar por la senda, que comienza a ganar más altura serpenteando por la ladera nevada, entre pinos y otros ejemplares. Pero viendo de vez en cuando el "Risco del Pajaro"


Cuando llevábamos unas dos horas caminando,  y algunos sufriendo por la subida, llegamos a un punto del pinar donde la senda se nivela y vemos cuatro hitos que nos indican que nos encontramos en “Los cuatro caminos” (1.435 m), donde como bien indica el nombre, se cruzan distintos caminos. Nosotros tomamos el de la izquierda, y no muy lejos de este punto, volvimos a girar a la derecha, pisando hielo y nieve, para avanzar  la derecha y llegamos tras ascender entre una zona rocosa a ver el conocido como “Puente de los Poyos” (1.511 m). Pero aunque encontramos el hito que nos marca el acceso al puente de los Poyos, y dado que en esta parte el camino está totalmente cubierto por un estupenda capa de nieve costra, no encontramos el ascenso entre las rocas para llegar al mismo. Así, que tras haber andado durante unas 2,5 horas y recorrido unos 5, 3 km, solo pudimos ver el famoso puente, y quedarnos en su base a reponer fuerzas.


Si hubiéramos tenido más tiempo, hubiéramos continuado por la zona alta hasta llegar al “Collado Cabrón” (1.313 m), después al risco conocido con el nombre del  “Cancho de los Muertos” (1.303 m), y desde allí descender al aparcamiento de "Canto Cochino". Pero por falta de tiempo, ya que teníamos que volver tarde a comer a casa, realizamos la vuelta por el mismo camino realizado de subida, aunque ahora haciendo sufrir las rodillas al descender por la nieve y con mucho cuidado para no resbalar en el hielo.


Al final, caminamos  “sin gluten” unos 10,6 kilómetros (5 horas), parando durante una media hora para hidratar, tomar algunos alimentos sin gluten y reponer fuerzas. Y nos sirvió de buen entrenamiento para nuestro siguiente día de senderismo, que por circunstancias inesperadas, ha quedado aplazado.

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...