martes, 2 de octubre de 2007

DESCANSAR Y COMER "SG" EN SOMO (CANTABRIA)


Cuando os expusimos nuestro viaje por tierras de Cantabria, en el “artículo” titulado COMENZANDO EL CURSO, os dijimos que nos habíamos hospedado en un bello hotel del municipio de Somo y que ya os lo contaríamos con más detalle, por si os sirviera la información, así que a continuación os lo contamos:
Buscamos hoteles cerca de Santander, pero sin estar en el interior de la ciudad, ya que queríamos tranquilidad, y dimos con el Hotel Torres de Somo, así que como siempre hacemos, antes de reservar les enviamos un correo electrónico el día 3 de agosto a las 17:56 horas, donde entre otras cosas les decíamos:




Estamos viendo la posibilidad de reservar unas noches en su estupendo establecimiento a mediados del próximo mes, ya que nos gustaría ir a disfrutar de sus estupendas instalaciones y de su entorno, pero tenemos un problema de alimentación… somos celíacos, por lo que necesitamos nos confirmen si existe posibilidad de que podamos realizar el desayuno y la cena en su hotel.
Su contestación fue rápida, contestándonos Isabel Navarro del Dpto. de Recepción el mismo día a las 20:22 h y entre otras cosas diciéndonos:

Hemos consultado con el Jefe de Cocina del hotel y nos indica que no habría ningún problema en realizar un menú especial, ya que lo ha realizado en anteriores ocasiones.


Así que reservamos rápidamente, aunque como siempre ocurre dudando hasta no ver si realmente conocían la problemática del gluten, y tenemos que decir que el desayuno es tipo buffet y aunque tienen mucha bollería, también tienen bastante fruta, aunque como siempre hacemos, ya que el desayuno es lo más complicado, nos llevamos nuestro plun-cake, aunque en esta ocasión en lugar de piñones y orejones, realizado con almendras y arándanos.

Respecto a las cenas, disponen de un menú con varios platos a elegir, donde siempre teníamos algún primero, entre ellos un exquisito melón con jamón, o una ensalada con productos naturales exquisita, y respecto al segundo, también disponen de algunos platos a base de carne y pescado bien cocinados y sabrosos, y después, lo más difícil de elegir, por contener casi todos gltuen… los postres. Una pega, es que no disponen de pan sin gluten, así que como siempre también llevamos nuestro propio pan. Pero de lo que si disponen es de un personal atentísimo y totalmente preocupados por satisfacer al cliente, por lo que estamos seguros, que la próxima vez que llamen personas celíacas, o que volvamos nosotros, intentarán disponer de más variedad en el desayuno y con pan sin gluten.

El hotel no es muy grande, pero es bastante agradable y tranquilo, donde se descansa muy bien, además estupendamente situado para poder disfrutar de Santander sin tener que coger el coche, ya que desde Somo sale una barcaza que atraviesa la bahía.





Lo que si que tenemos que pensar siempre (nosotros lo llevamos haciendo desde hace 10 años), es que el ser celíacos, no nos tiene nunca que limitar para poder viajar y disfrutar de bellos parajes, aunque como siempre tendremos que hacer un trabajo de consulta, selección, información y sobre todo de “intendencia”, para llevar algunos alimentos que seguramente podremos no encontrar (pan, galletas, bollería…).

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...