sábado, 19 de mayo de 2012

¿ES CARO SER CELÍACO? RADIOGRAFÍA DE NUESTRO CARRITO DE LA COMPRA.


Durante este mes, y por distintos motivos, no hemos tenido tiempo de actualizar el blog, de visitar los vuestros, pero no queríamos dejar pasar que el próximo día 27 se celebra el DÍA DEL CELÍACO, sin publicar algo, y se nos ha ocurrido, que una buena idéa sería la encuesta que en su día nos realizó Mikel Iturriaga “El Comidista” para el reportaje que se publicó en EL PAÍS SEMANAL – “COMO SOMOS. RADIOGRAFÍA DEL CARRITO”, donde al final, solamente aparecieron uno pocos datos ya que la entrevista fue realizada a varias personas con distintos tipos de alimentación.



Y esta es la “Radiografía” completa de nuestro carrito, y respondiendo a las preguntas de Mikel Iturriaga "El Comidista":

¿Productos de una compra semanal básica?:

Producto alimenticio específico (elaborado especialmente para celíacos), y que tienen que contener menos de 20 mg/Kg de gluten:

Harina panificable;
Pasta y pizza.
Galletas, bollería y pastelería.
Harinas de arroz y Almidón de maíz.
Chocolate puro en polvo.
Cerveza.
Barritas de cereales.
Cereales Corn Flakes

Producto alimenticio ordinario o convencional (no elaborado especialmente para celíacos pero etiquetado “sin gluten” o que al ser productos naturales pueden ser consumidos): 

Leche y derivados: quesos, requesón, nata, yogures, cuajadas
Fruta fresca, verdura, hortalizas y tubérculos.
Carne y pescado
Legumbres variadas
Huevos.
Frutos secos
Margarina
Azúcar y miel
Aceite de oliva virgen extra
Vinos y refrescos.
Agua mineral con gas.
Levadura fresca
Tortitas de maíz
Queso
Embutidos
Helados
Jamón cocido
Ketchup
Mahonesa
Mermelada
Chocolates
Sal, especias naturales, vinagre.

No adquirimos ningún producto elaborado que no venga etiquetado “sin gluten” o "apto celíacos"

Nuestra compra, al tratarse de un núcleo familiar formado por adultos, difiere notablemente de una familia con niños celíacos, respecto a la compra de productos sin gluten, como bollería, chucherías, y también en cuanto a la adquisición de pan para bocadillos, ya que nosotros además hacemos el pan en casa.

¿Lugar o lugares en los que la hacéis?

Principalmente en un supermercado (Mercadona) donde existen etiquetados gran variedad de productos alimenticios ordinarios “sin gluten”, y que al no encontrarse como en otros supermercados en la zona de dietética, existe una mayor demanda, lo que conlleva a la vez unos mejores precios. Pero, en esta cadena de supermercados, se echa en falta muchas marcas y pro alimenticio específicos para celíacos, y estos los compramos en otros supermercados (Hipercor, Alcampo) pero ante todo en Herbolarios de la zona. También, solemos adquirir en tiendas especializadas y de confianza, los productos frescos (fruta, carne y pescado). Por suerte, para muchas personas que no viven en grandes núcleos de población, ya se puede encontrar empresas de venta on-line de productos aptos para celíacos.

¿Gasto medio de una compra semanal?

En nuestra familia la compra semanal oscila alrededor de los 210 euros, lo que supone unos 52 euros por persona. Entendiendo, que salvo los productos alimenticio específico que solamente los consumen dos de los integrantes de la familia, el resto hacemos en casa siempre dieta sin gluten, incluido el pan, para evitar tener que cocinar muchos platos distintos, así como la contaminación cruzada, en la cocina y en la mesa.

¿Qué criterio básico usáis a la hora de comprar (precio, calidad, origen...)?

Lo más importante es encontrar los productos tanto específicos, como ordinarios etiquetados “sin gluten” de calidad y a mejor precio posible. Y también, el no tener que desplazarnos a muchos establecimientos para su adquisición, además, por varios temas, evitamos realizar la compra con coche. También, como hemos indicado, adquirimos los productos frescos (carne, pescado, fruta, verdura…) en establecimientos de confianza de la zona, donde nos ofrezcan buena calidad y precio. Intentando, siempre que sea posible adquirir productos españoles. 

¿Hasta qué punto es problemático hacer una compra para una familia en la que hay celíacos o personas con alergias alimentarias? 

¿Está España retrasada en esto en comparación con otros países europeos?

Es más complicado según donde se resida, y la situación económica familiar. Ya que por una parte no es comparativo la posibilidad de encontrar productos  en una ciudad como Madrid, con otros pequeños municipios. Y por otra parte, para poder adquirir alimentos considerados de primera necesidad, que además son los recomendados como de principal consumo en la pirámide nutricional (harinas, cereales, pan…) influirá mucho la situación económica familiar y el lugar de residencia.

Además, existe mucha diferencia en encontrar variedad de productos etiquetados “sin gluten” según el tipo de supermercado, ya que algunos, simplemente tienen una pequeña presencia a nivel “reclamo”. Y otra de las problemáticas, es la falta de un símbolo o pictograma que indicara la ausencia o presencia de glúten
España, se encuentra bastante distanciada respecto a otros países europeos como Francia, Italia, Gran Bretaña, donde existen ayudas económicas para los celíacos; pero a la vez, más aventajado que países como Francia, donde  existen productos etiquetados sin gluten. 

Por otra parte, el día 1 de enero, ha entrado en vigor El Reglamento Europeo de etiquetado de productos sin gluten, aprobado en el año 2009, pero que quedó muy reducido respecto a la propuesta Española. Y lamentablemente, ni a nivel español, ni europeo, se ha diseñado un pictograma que acompañe a esta Reglamento Europeo, lo que permite que existan multitud de pictogramas indicando la ausencia de gluten, y tendría que ser responsabilidad de la Secretaría General de Política Social y Consumo, de la vigilancia los productos sin gluten.



¿Es caro ser celíaco?

Sí, es caro, ya que por ejemplo la harina panificable “sin gluten” cuesta unos 4,50 €/Kg, y además soporta un IVA del 8%, cuando las harinas de trigo cuestan 0,66 €/Kg, soportando un 4% de IVA, por tanto, la diferencia es de un 655,99 % de diferencia. 

En el Informe de Precios sobre productos sin gluten 2012, realizado por la FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España), se ha calculado, que por cada persona celiaca en el núcleo familiar, se incrementa en unos 1.525, 18 € anuales/persona en la compra de alimentos. En esta lista, diferencias tan importantes entre los productos con gluten y los “sin gluten”, llegando el máximo en el pan rallado, y que el etiquetado “sin gluten” cuesta 12,35 €/Kg, mientras el que contiene gluten, su precio es de 1,29 €/Kg, llevándonos a una diferencia de 956,36 %

Pero, si como en nuestro caso, la existencia de varios miembros celíacos en el núcleo familiar hace que se tome la costosa decisión, de solamente consumir productos sin gluten en casa.


Un artículo del New York Times contaba el otro día cómo una cadena de supermercados americana, Target, está utilizando datos estadísticos de sus clientes para averiguar detalles personales de su vida y promocionar determinados productos "ad hoc" entre ellos. ¿Habéis sido alguna vez objeto de marketing específico para celíacos?

No, no hemos sido objeto de ningún panel de consumidores, pero siempre, hemos intentado transmitir a todas aquellas empresas con las que hemos tenido la ocasión de hablar, que el colectivo celíaco, es un colectivo fiel a los productos bien etiquetados, ya que nos ofrecen garantía y seguridad.

Pero, además, hemos intentado que los responsables de marketing de las empresas, analicen que cuando en una familia, se diagnostica a una persona celíaca, sus familiares y amigos, intentan siempre tener productos sin gluten, con el fin de facilitar la integración de esta persona.  

Por otra parte, y respecto a los restaurantes, los celíacos terminamos siendo los responsables de organización de eventos familiares y de amigos, ya que nos dejan la responsabilidad de elegir restaurante donde exista la garantía de disfrutar de la gastronomía “sin gluten” y sin peligro de contaminación cruzada. En resumen, los celíacos somos unos buenos clientes.

Pero el que comer sin gluten, sea una moda, puede tener aspectos positivos si eso lleva a la bajada de precios y mayor cantidad de artículos en el mercado y lugares donde poder adquirirlos. Pero a la vez, es preciso que se diferencie claramente que una persona celíaca, si no lleva estrictamente de por vida la dieta exenta de gluten, ya que de ser así, supone un gran prejuicio en la salud del celiaco con alto riesgo de desarrollarse enfermedades auto inmunes y/o linfomas.


¿Creéis que la industria alimentaria utiliza a veces la etiqueta "sin gluten" como mero reclamo comercial, no tanto para celíacos sino para cualquier tipo de gente que identifique "sin gluten" como "sano"?

Queremos entender que no, ya que sería muy lamentable que a algún responsable de una empresa se le ocurra por mejorar sus beneficios jugar con la salud de las personas que padecemos una intolerancia al gluten, aunque en algunas ocasiones se han analizado alimentos etiquetados sin gluten, que superaban los 20 mg/Kg de gluten. Aunque, para evitarlo, y dado que nuestra medicina son nuestros alimentos, tendría que ser responsable del control de etiquetado la Secretaría General de Política Social y Consumo, evitando los posibles fraudes que se pudieran producir.

Y por último, ¿han crecido las alergias o intolerancias alimentarias? ¿O es que antes existían y no se identificaban? Si es lo primero, ¿a qué se debe?

No somos especialistas en medicina, y nuestra opinión es simplemente la de cualquier ciudadano, pero creemos que han ocurrido ambas cosas, ya que respecto a las alergias, puede que hayan crecido por las formas de cultivo y explotación de los productos, la contaminación, el sistema inmunológico…

Respecto, a la celiaquía en particular, siempre han existido muchos celíacos, pero al ser una enfermedad muy desconocida, y que hasta no hace mucho tiempo estaba encuadrada dentro de las mal llamadas “enfermedades raras”, no se diagnosticaban tantos casos. En la actualidad, se estima que puedan existir en España unos 500.000 celiacos, si bien solamente está diagnosticado el 10%, lo que constituye un serio problema de salud pública. Desde la entrada en vigor, hace tres años, del protocolo de detección precoz de la celiaquía, se diagnostican más casos, y eso hace que aparezcan más personas en el ámbito familiar, ya que es una enfermedad hereditaria y crónica.


Aparte de la celiaquía, ¿creéis que vuestra compra de comida revela algo más sobre vosotros en cuanto a vuestra manera de pensar o de vivir? ¿Se podrían deducir aspectos psicológicos, sociales o culturales de vuestra compra?

Siempre, la manera de alimentarnos, conlleva unos aspectos familiares, culturales y sociales, existiendo mucha diferencia entre las culturas del trigo (Europa), el Maíz (América) y el Arroz (Oriente). Pero, también influye la forma en que hemos sido educados en la forma de alimentarnos en el entorno familiar; las recetas; el lugar donde vivimos, y los productos de la zona; y por supuesto a la forma de vivir que cada uno vamos eligiendo al educarnos sobre la alimentación sana, y siempre es difícil cambiar estos hábitos. 

Es más, la celiaquía tiene un aspecto positivo, y es que nos alimentamos mucho más sano que otras personas, ya que empleamos muchos productos naturales, y dodo que conocemos como nos afecta los que comemos, nos interesamos por cocina y conocer cada uno de los productos que consumimos.

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...