domingo, 6 de abril de 2008

UNA TARDE CON BUENOS AMIGOS, Y SIN GLUTEN.

Hace tiempo, y gracias a los foros, a los blogs, y sobre gracias a la celiaquía, que fue la “culpable” de que nos conociéramos, tuvimos la gran suerte de conocer a unas maravillosas personas, con las que desde entonces, hemos forjado una espléndida amistad.


Ayer, quedamos para disfrutar juntos, pero en lugar de quedar en Madrid, y a cenar, lo que hubiera sido como dice Mari Chucki: "una cena de traje". Quedamos para disfrutar de “una tarde de pueblo”. Sí, quedamos en un estupendo pueblo de la Comunidad de Madrid, un pueblo blanco, situado en una ladera, con una fuente en cascada junto a su bella iglesia, un pueblo que aún conserva, lo que para muchas mujeres ha sido el lugar para olvida, ya que en el destrozaron sus lumbares arrodilladas, frotando su ropa sobre la tabla, pero a la vez, un lugar para recordar, ya que era un punto de reunión, un punto de intercambio de opiniones, y al fin y al cabo un lugar de encuentro… El lavadero.
Y desde que la celiaquía facilitó nuestra amistad, nos hemos visto varias veces, y ayer pasamos una estupenda tarde, a la que asistimos seis adultos y cuatro niños, encontrándose entre nosotros una celiaca adulta y tres niñas celíacas.


 
Para nosotros, ayer ha sido un día de encuentro, un día de charla, de intercambio de opiniones, un día para conocernos aún más. Una reunión de amigos, fuera de la devoradora ciudad, que se come todo, incluidas las amistades. Comenzando a disfrutar desde el primer momento y cuando nos sentamos alrededor de una buena mesa, donde cada uno contribuyo con lo que quiso, por supuesto, todo ello sin gluten, y así degustamos un exquisito menú formado por: 
  
- Tortilla Española.
- Empanada de atún.
- Cabrito asado.

- Pan sin gluten

- Refrescos.

- Vino de Ribera de Duero.


Después de la comida, caminamos para tomarnos un café, en un buenísimo bar, que dirigen unas personas encantadoras, y que posee un patio fresquito, donde pudimos tomarnos unos buenos cafés, para a continuación, ir a descubrir esta bonita y tranquila población, mientras los críos correteaban por sus calles, y degustar unas “chuches sin gluten”, que a todos les gustaron.

Como lo pasamos tan estupendamente, y a todos se nos hizo corto, no quisimos perder la oportunidad de cenar juntos, y así lo hicimos, volviendo a intercambiar opiniones, contarnos problemas sobre la celiquía, hablar de muchos temas. Sin darnos cuenta, el tiempo pasó rápidamente y regresar, ya terminando el día hacia nuestros domicilios, con el regusto de haber disfrutado de una buenísima jornada.

Realmente, para todos fue una tarde “con buenos amigos, y sin gluten”, que nos hemos propuesto celebrar de vez en cuando, ya que disfrutar de este tipo de actividades es gratificante, enriquecedor, y además para los celíacos, una manera de comer sin problema alguno.

¡Hasta la próxima!, en la que esperamos que no se nos olvide la cámara cuando salgamos a caminar, y muchísimas gracias amig@s por esta tarde tan fabulosa en vuestra compañía.

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...