viernes, 14 de septiembre de 2007

COMENZANDO EL CURSO…CAMINANDO POR CANTABRIA

Si, ya se nos ha acabado nuestro segundo periodo de vacaciones, pero aunque han sido cortas, han sido intensas y con muy buen tiempo, lo que nos ha facilitado el poder disfrutar de la bella ciudad de Santander y de distintas zonas de Cantabria.



Nos hemos hospedado en un bello hotel del municipio de Somo (ya os lo contaremos con más detalles), que pertenece al Club de Calidad – Cantabria Infinita, donde nos pudimos alimentar sin gluten, ya que conocían la intolerancia al gluten.





Y lo curioso es que mientras como os contábamos en nuestro anterior post, el Mar Mediterráneo estuvo "enfadado", en esta ocasión la belleza del Mar Cantábrico, se mostró tranquilo, transparente, luminoso, con una temperatura ideal, que más bien hacia parecer que nos encontrábamos en un mar tropical.

Se puede decir, que la primera localidad por la que caminamos, fue la conocida mundialmente, ya que en sus proximidades se encuentran las Cuevas de Altamira (catedral de la prehistoria), aunque al caminar por las calles de Santillana del Mar, se puede llegar a tener la impresión de retroceder vuelve a la Edad Media. Pero aún sin visitar las Cuevas de Altamira, solamente contemplar su Colegiata, caminar por sus calles empedradas, admirar sus edificios, sus balconadas, sus blasones, merece la pena conocer esta localidad, aunque seguramente en la Edad Media, no existirían tantos mercaderes como en la actualidad.

Caminamos por las localidades de Somo, Isla, Noja y Santoña, donde nos reencontramos con sus playas y en particular con la del Trengandín y Berria. Admiramos la Reserva Natural de Marismas de Santoña y Noja. Recorrimos una carretera tan bella como peligrosa, que despues de recorrer el perímetro del Penal del Dueso, nos llevó por los acantilados hasta el Faro del Pescador, desde donde nuestra vista se lleno primero de tristeza al ver el cementerio existente sobre la playa. Pero el esfuerzo, el peligro y la tristeza, mereció la pena al contemplar el magnífico atardecer.

También dedicamos un día completo (totalmente insuficiente), para la bellísima ciudad de Santander, a la que llegamos con lancha desde Somo, muy de mañana, con marea baja que nos enseño las arenas de playa del Puntal en toda su gradeza, y desembarcarcamos junto al Palacete del Embarcadero, junto a los famosos Jardines de Pereda, desde donde comenzamos nuestro particular “caminamos sin gluten”, primero por la zona monumental y despues por la zona costera hasta los Jardines de Piquío, sin dejar de pasear por la exuberante Península de la Magdalena y contemplar las magníficas playas de los Peligros, la Magdalena, los Bikinis, el Camello, la Concha, y la más conocida… El Sardinero.


El último día lo dedicamos a caminar entre animales en semi-libertad de verdad, no como solemos hacer durante gran parte del año, entre muchos "humanos cabreados libres", ya que visitamos el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, y nos ocurrió lo mismo que con Santander… un día completo, nos pareció insuficiente, para recorrer tanto en coche como andando, todos sus rincones y poder contemplar placidamente a cada uno de los animales.



Lamentamos no haber venido a visitarlo cuando nuestros hijos eran pequeños, ya que ver a los animales en este valle del Pisueña, entre el bello paisaje que conforman las formaciones kársticas, de esta antigua mina de extracción de hierro es todo un placer para los sentidos.


Pero, bueno... ya hemos vuelto a la vida cotidiana, y con ganas de seguir luchando por los derechos de los celíacos, y para comenzar con buen pie, hemos enviado un correo electrónico al Club de Calidad – Cantabria Infinita, para solicitarles que tengan más en cuenta en sus establecimientos a los celíacos, y consigan HACER LO EXTRAORDINARIO HABITUAL, ya que con los problemas que tenemos los celíacos para comer fuera de casa, y por tanto para viajar, sería estupendo contar con su apoyo en sus establecimientos, los que nos haría más fácil caminar por Cantabria.

Intentaremos seguir publicando lo más asiduamente posible y visitando vuestros blogs, webs y participando en los foros, pero este año, que para nosotros siempre comienza como el curso escolar, en septiembre, parece que ha comenzado con más problemas y menos tiempo.

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...