domingo, 20 de mayo de 2007

CASA DELAPIO (ARANJUEZ)


Ayer, decidimos realizar un corto viaje al sur de la Comunidad de Madrid, y pasear por los exuberantes y maravillosos jardines del Real Sitio y Villa de Aranjuez - Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad, y aunque el día fue calurosísimo, mereció la pena, ya que la vegetación de los campos, así como de los jardines está preciosa, y merece la pena pasear por los alrededores del Palacio Real de Aranjuez y si se dispone de tiempo visitar su interior por supuesto.




Además, y siguiendo las indicaciones de nuestra amiga Marisa o Famalap, que nos dio a tod@s en el foro de CeliacOnline, reservamos mesa (indicando también asistirían personas celiacas) para seis comensales en el restaurante Casa Delapio, y esto si que fue todo un éxito, por lo que desde aquí queremos dar la gracias a Marisa.

Cuando llegamos la barra se encontraba totalmente abarrotada de personas tomando el aperitivo, lo que ya es muy buena señal. Nosotros accedimos directamente a la zona de comedor, un lugar sencillo pero agradable, con una buena disposición y espacio de las mesas con una única pata. Pero nuestra sorpresa fue cuando nos preguntaron quien era celiaco, y muy amablemente, nos indicaron no entendían como el ser celiaco podía suponer ningún problema para los cocineros, ya que ellos entienden que "se puede hacer una buena comida sin gluten". Así que después de refrescar nuestra sed, y de decidirnos a elegir entre la estupenda carta los platos, comenzamos a degustar los manjares “sin gluten” que solicitamos:
- Calamar a la plancha con aceite de manzana.
- Salpicón de pulpo.
- Colitas de carabineros en salsa.
- Solomillo a la plancha.
- Tourneado de ternera.
- Imperial ibérico al vino de Madrid.
- Lomo de bacalao.
- Suprema de merluza a la plancha.

Para acompañar estos suculentos manjares, y aunque la carta de vinos en muy buena y variada, elegimos un vino de la casa, ya que es un denominación de orijen Rioja MELQUIOR – Colección Familiar MMI, Selección 2004, para nuestros paladares un exquisito vino, además, después tendríamos tiempo de bajar tanto la comida, como el vino paseando por las calles y jardines de Aranjuez.

Y el postre para los celiacos elegido, fue un Arroz emperatriz, que es un sabroso arroz con leche, frutas y azúcar tostada, todo un manjar.

Y como nos dijo el cocinero, “ciertamente no es tan difícil” el poder comer un celiaco en un restaurante, cuando se comienza por entender y querer saber que es la celiaquía, se trabaja con productos naturales y de primera calidad, no se utilizan “prefabricados” para dar sabor y la mayoría de los platos de la carta no lleva como espesante la harina.

Otra cosa a tener en cuenta, es que es un restaurante, que al contrario de muchos otros donde lo que parece importante es la decoración de la vajilla, en lugar del contenido, aquí todos los recipientes utilizados son todas blancos, y lo que da color, olor y sabor, son los suculentos manjares servidos.

Si de nosotros dependiera el colocar en la puerta un distintivo donde se pudiera leer algo como “Restaurante recomendado para celiacos”, se lo daríamos (lo hemos hecho en la fotografía), ya que la calidad de los productos, el servicio, la atención, las mesas, los manteles, el ambiente, y la relación calidad-precio, hacen de Casa Delapio un lugar especial.


Y solamente por proponer algo a mejorar (que es difícil), un mayor número de postres sin gluten, y tener cerveza sin gluten.

Desde aquí damos las gracias a todo el personal de Casa Delapio, por habernos hecho pasar una velada tan agradable y les deseamos el mayor de los éxitos, y una amenaza… ¡VOLVEREMOS!.

 #escribimoslovivido

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...