domingo, 12 de marzo de 2017

Caminar sin gluten realizando un “Contemplaseo”. Una técnica de Atención Plena o MINDFULNESS que siempre hemos hecho.

Hace unos días, uno de nosotros tuvo la oportunidad de participar en un taller de Atención Plena o MINDFULNESS, impartido por Fernando Tobías Moreno. Un taller que resultó muy interesante, gratificante y positivo. Y entre todo lo que expuso durante las tres horas que duró el taller, nos llamaron muchas cosas la atención, y entre ellas la palabra “Contemplaseo”.

MINDFULNESS OBSERVANDO LOS ALMENDROS EN FLOR CONTEMPLASEO

Curiosamente, resulta que esta técnica es algo que nosotros llevamos realizando desde hace años, diríamos que desde siempre, pero que no le habíamos puesto nombre. Ahora, ya tiene nombre, lo continuaremos haciendo igual, aunque con más consciencia y acordándonos de esta Atención Plena o  MINDFULNESS.





MINDFULNESS OBSERVANDO LIBELULA CONTEMPLASEO


Y es que como os decíamos, a nosotros nos gusta caminar por la ciudad, por los pueblos, y sobre todo por la naturaleza. Algunos de esos caminos, de esas rutas, de esos paseos, los compartimos en el blog para que os animéis a caminar sin gluten.

MINDFULNESS SENDA DE ALLARIZ CONTEMPLASEO

Siempre es más gratificante andar por sendas, caminos, calzadas, veredas, cordeles, cañadas, orillas, cumbres, vaguadas, valles, praderas, hoyas, jous, corredoriras… y no tanto por pedreras. Disfrrtar del entorno natural, que no entre edificios, por mucho que nos guste la arquitectura. Eso si, siempre, lo realizamos con todos los sentidos puestos en lo que nos rodea.

MINDFULNESS BOSQUE FINLANDES CONTEMPLASEO

No caminamos deprisa, sino que vamos caminando obsevando el entorno, escuchando, oliendo y tocando. Posiblemente no es la mejor manera de hacer ejercicio físico, pero después de escuchar a Fernando Tobías, nos hemos dado cuenta de que lo que llevamos haciendo desde siempre, es fortalecer nuestro músculo principal: el cerebro, para evitar que nos falle.

MINDFULNESS OBSERVACION PLENA MARIPOSA CONTEMPLASEO

Lo cierto, es que cuando vamos caminando junto a los amigos solemos ser los últimos, ya que nos paramos a contemplar y hacer muchas fotografías de grandes y pequeñas cosas. O sea, realizamos un CONTEMPLASEO:

Caminando lo más en silencio posible para poder disfrutar de la senda, del camino.

Observamos esos pequeños animales que salen a nuestro a nuestro encuentro o huyen.

Notando el frescor del viento en nuestra cara, y el olor de la naturaleza.

Tocando todo aquello que nos llama la atención por su colorido y forma.

Escuchando nuestros propios pasos y los sonidos de la naturaleza.

Mirando nuestro entorno con vista de descubridores, y valorándolo la belleza alrededor.

Probando nuestras habilidades físicas, y psíquicas.

Localizando rincones y parajes únicos, que nos sorprendan.

Abriendo los ojos como los niños admirando todo.

Saboreando cada paso, cada recoveco, cada senda, cada bocado y cada trago.

Encontrando lugares donde detener nuestro caminar y reflexionar escuchando nuestra respiración.

Oliendo las flores de cualquier tamaño que crecen en los márgenes de la vereda.

MINDFULNESS MANANTIAL CONTEMPLASEO

Nos gustaría caminar más por la naturaleza, pero dada nuestra vida urbanita en una gran ciudad, y otros motivos, cada día lo hacemos menos. Es cierto que siempre hay que salir a caminar siguiendo las técnicas del “Contemplaseo” y “recargando las pilas”, así disfrutaremos mucho más del paseo, del camino, que si lo hacemos buscando solo el fin de llegar del punto A al punto B, como si fuera un problema de matemáticas. Disfrutando tanto de la ascensión a la cumbre, de la contemplación desde la misma, y del descenso, que todo es camino, y de todo se puede disfrutar con atención plena.


MINDFULNESS ABEJA CONTEMPLASEO

Al realizar el camino así, veremos que es verdad la frase que dicen los caminantes del  Camino de Santiago: 

“ El camino es el que nos enseña la mejor forma de llegar y nos enriquece mientras lo estamos cruzando”


CAMINAR SIN GLUTEN PRACTICANDO MINDFULNESS CONTEMPLASEO

¡Buen camino!

#escribimoslovivido

1 comentario:

  1. Resulta que eso es precisamente lo que hago. Por eso me gusta ir solo, porque así voy a mi ritmo, cambiando de dirección y propósito cuando me apetece sin tener que consultar a nadie.

    Lo hago por senderos y montes, pero también por pueblos y ciudades. Es cuestión de sustituir las flores por unas casas de hace unos siglos o los árboles por una catedral, pero el proceso es el mismo.

    Sí, no es la mejor forma para "perder kilos" pero para eso está el deporte.

    ResponderEliminar

Hemos decidido moderar los comentarios. Gracias por dejarnos el tuyo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...