jueves, 8 de octubre de 2015

Misterios y Leyendas por el Madrid de los Austrias. Actividad cultural Kedada Sin Gluten Madrid #KSG #BGSinguten

Los organizadores de la Kedada Sin Gluten en Madrid, sabíamos que a los celíacos en general nos gusta disfrutar de la gastronomía, y por eso relizámos unas Actividades gastronómicas con Foody, Komoenkasa, Celicatessem, Bar El Taller. Pero también, que a los blogguers gluten free, nos gustaría realizar distintos talleres dentro del I Encuetro de Blogueros Gastronómicos Sin Gluten en Espíritu del Bosque -  #BGSingluten


Y pensamos, que nos agradaría, tanto a los venidos de otros puntos de España, como a los residentes en la Comunidad de Madrid, realizar una actividad cultural. Así que contratamos el recorrido conocido como: “Misterios, leyendas y fantasmas por el Madrid de los Austrias”, con la Asociación Cultural nacida de la mano de Licenciados en Historia del Arte: Madrid en Ruta.  Que además, era una buena manera, para bajar un poco todo lo digerido en los días anteriores, y abrir hueco para el almuerzo previsto en el Restaurante As de Bastos de Madrid al terminar nuestro paseo cultural. 


Pero parecía, que también habíamos contratado para ese día una estampa de ese cielo azul madrileño, con calor al sol, y un aire fresco a la sombra. Un día perfecto para caminar, para conocer Madrid, y para realizar esta actividad cultural de la Kedada Sin Gluten #KSG


Así que a la 11 de la mañana, no fuimos juntando en la Pza. de Oriente, exactamente en la fuente o estatua ecuestre de Felipe IV, como punto de encuentro. Y allí nos esperaba la experta en arte y patrimonio designada por “Madrid en Ruta”: Rocío. Que nos guiaría por todo el recorrido con el fin de transmitirnos su conocimiento sobre las historias, misterios,  supersticiones, fantasmas, curiosidades… que se acumulan en lo que su día fue el pequeño pueblo de Madrid. En esta zona de calles estrechas, escalinatas, fuentes, recovecos, rincones… y que se han convertido en leyendas del Madrid de los Austrias.


Nosotros somos de los convencidos, que no hay mejor manera de conocer una ciudad, que acompañados por un buen guía, y en este caso, no era conocer una ciudad desconocida, sino la ciudad en la que nacimos. No era caminar por calles desconocidas, sino por calles por las que hemos caminado en muchas ocasiones. Pero todo, era distinto, el recorrido lo hacíamos junto a un numeroso grupo de amigos y amigas, algunos venidos de fuera de la Comunidad de Madrid, y era descubrir nuestra ciudad con otros ojos, y sobre todo a través de los conocimientos de Rocío. 

A los madrileños de varias generaciones nos llaman “gatos”. Pero hasta esos felinos callejeros, urbanos, descubren cosas nuevas en su callejón, en su tejado, en su cornisa… Y nosotros estábamos a punto de descubrir cosas que no conocíamos, así como recordar otras que teníamos al fondo de esa mochila del conocimiento. 

Y con esa mañana tan espectacular, con ese cielo azul tan madrileño, comenzamos nuestra ruta, nuestro caminar desde la Pza. de Oriente. 


Y para conocer este entorno, su historia, sus leyendas, y ese Madrid. Había que comenzar hablando del hijo de Felipe IV, y que no es otro que  Carlos II “El Rey Hechizado” (1661 – 1700), que fue el último rey de los Austrias, del que escribió el Embajador de Francia a Luis XIV: 

“El Príncipe parece bastante débil; muestra signos de degeneración; tiene flemones en las mejillas, la cabeza llena de costras y el cuello supura (…) asusta de feo”

Pero parece que este rey posiblemente sufriera el Síndrome de Klinefelter (SK), una anomalía cromosómica, fruto de la continua endogamia practicada por sus ascendientes. 

Nuestra simpática guía, nos expuso bastantes anécdotas, datos y hechizos que realizaron al Carlos II, con el fin de que mejorar la salud, y conseguir descendencia. Pero al morir sin descendencia el 1 de noviembre de 1700,  también se extinguió la rama española de los Austrias. Pero escasamente un mesa antes había hecho testamento de sucesión a favor de su sobrino-niteo: Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia, el Rey Sol y de su hermana, la infanta Maria Teresa de Austria. Y así, llegó a España un año después, ya como Rey Felipe V de España el primero del linaje de la Casa de Borbón. Y fue coronado con apenas 17 años.

Y Rocío, pasó a hablarnos de este primer Borbón, al que se le conoce con el apodo de “el Animoso”, de su nacimiento en el Palacio de Versalles, de su aspecto, vestimenta… de todo aquello que se le  atribuye. Y es que este rey venido de Francia, no tenía nada que ver con lo existente hasta este momento en España.

A Felipe V (1683-1746), Rey de España, Nápoles, Sicilia y Cerdeña, duque de Milán y soberano de los Paises Bajos, llego de una corte de lujo, a un pequeño pueblo castellano, donde reino durante 46 años.  Pero donde encontró en lugar de un palacio tipo Versalles, un Real Alcázar, que resultaría destruido por un pavoroso incendio en la Nochebuena de 1734. Una fecha muy propicia en ese momento para que se incendira.


Así que Felipe V, impulso las obras de construcción del Palacio Real, para causar asombre y envidia a las demás cortes. Y contrató al arquitecto italiano Felipe Juvara, para que lo realizara en piedra caliza blanca de Colmenar  de Oreja y granito de la Sierra de Guadarrama. Este palacio tiene más de 3.000 estancias, y es solo una pequeña parte de los que se pensó en el proyecto inicial.

Y todo esto, nos lo fue contando Rocío, mientras aprovechábamos una zona de sombra en la Pza. de Oriente, frente al Teatro Real. Un teatro con una forma muy curiosa, que nos desvelo Rocío, así como la historia de esta zona. Pero la construcción del Teatro Real, fue obra del rey Fernando VII “el Deseado” (1784-1833), que demolió el antiguo Corral de Comedias de los Caños del Peral. 

Y tras contarnos los misterios de esta zona, caminamos hacia el Palacio Real, para buscar la cara del que fuera primer arquitecto Felipe Juvara, al que Felipe V, realizó una serie de torturas que nos fue relatando Rocío.


Tras escuchar la muy conocida historia de las estátuas de Palacio, y buscar la imagen de Felipe Juvara en la fachada, caminamos tranquilamente escuchando todo lo que Rocío nos iba contando, y buscando los restos de la muralla, así como la torre vigía. En una zona poco transitada por los turistas que visitan Madrid. Y por pocos madrileños.


Y desde esta zona poco transitada, se puede apreciar la Catedral de la Almudena, y el Palacio Real desde otra perspectiva superior.


Así como los restos que aún quedan de lo que fue una parte de la muralla de Madrid, y la torre vigía, desde donde se vigilaba la entonces pequeña ciudad de Madrid, para evitar la llegada de enemigos de la Corte.


Y al poco llegamos al viaducto, y que salva un barranco creado por el arroyo de las Fuentes de San Pedro. Las obras del viaducto se acometieron en 1860, y fue inaugurado por una marcha fúnebre que transportaba los restos de Calderón de la Barca

Desde siempre, ha sido conocido por ser el punto elegido por muchos suicidas en toda su historia. Y nos contó varios de estos episodios. Entre ellos la historia de amor e intento de suicidio de la primera “Mary Popins”, que evito matarse por el vestido que llevaba, que hizo las veces de paracaidas.

También, la muerte de un panadero, que transportaba su cestilla de pan sobre la cabeza, cuando un suicida le cayó encima, el suicida no murió, pero si el panadero.

Pero no nos contó, la muerte del especialista de cine Álvaro Burgos, que rodando la última escena de la película Canícula, se estrello contra  el pavimento, al fallar las cuerdas de seguridad, que habían  sido mal calculadas. No hicimos fotos del viaducto, ya que lo están restaurando, y tapado por redes.

Desde allí continuamos nuestro paseo hacia la Pza. de la Cruz Verde, donde nos detuvimos para que Rocío nos contara los orígenes de su nombre. Ya que es el lugar donde la Inquisición quemaba a las “brujas”.

Y claro, ya que en esa época se consideraban brujas a cualquiera que hiciera algo distinto a lo establecido por la Iglesia/Inquisición, nos reímos pensando que en esos tiempos nos quemarían a muchos de nosotros, ya que hacemos pan sin trigo, que es el cereal sagrado, y seguro que eso sería herejía.


Subimos las escalinatas de la calle Del Rollo, y nos sentamos para escuchar todo lo que Rocío nos tenía que contar de esta zona,  de este Madrid de los Austrias. De la Iglesia de San Pedro, de los Jardines del Palacio del Principe de Anglona, la Pza. de la Paja...  lugares cercanos, que no veríamo en este paseo cultural, pero que merecen mucho la pena visitar con tiempo.


Continuamos caminando por las calles del Rollo, Sacramento, Cordón hasta llegar a la, Basílica Pontificia de San Miguel, que es territorio del Vaticano, y que tiene unas curiosas historias, de rufianes y ladrones de la época.


Está situada junto al Pasaje del panecillo. También, tiene una curiosa leyenda de fantasmas, un palacio situado justo enfrente de la Basílica, Donde un guardia de Corps fue seducido por una bella dama...


Fuimos pisando los adoquines graníticos de las calles: Puñoenrrostro, pasando por una calle llena de historia, ya que es una de las más antiguas de Madrid: calle del Codo. Calle estrecha y sinuosa, donde en su tiempo era punto de duelistas a espada, y otras historias curiosas. Llegando a la Torre de los Lujanes, para acceder a la Pza. de la Villa, donde se encotnraba hasta no hace mucohs años el Ayuntamiento de Madrid, y anteriormente también la Carcel Municipal. Presidida por la estatua de D. Alvaro de Bazán, primer marqués de la Santa Cruz y Capitan General de las Galeras de España.


Pasamos a la calle Mayor, para llegar el número 69, donde se encuentra el Palacio del Marques de Camarasa – Marques de Cañete. Residencia de los alcaldes de Madrid, hasta Juan Barranco. Un palacio “embrujado”, donde se dice  habitan fantasmas, y que ahora es el Centro Sefarad Israel. 


Caminamos hacia la tranquila y recoleta Pza. del Biombo, callejeando para llegar por la calle Santiago, hasta la Pza. de Ramales. Donde Rocío nos contó la importancia de esta plaza madrileña en la historia de esta ciudad, y la existencia de la antigua Iglesia de San Juan Bautista, derribada por José Bonaparte "Pepe Botella". En este lugar, estuvo enterrado el pintor Diego Velázquez, así como el arquitecto Felipe Juvara.

En esta plaza, existen dos residencias palaciegas: La Casa-palacio de Domingo Trespalacios (1768) y la que más nos llamó la atención, que fue la Casa-palacio de Ricardo Angustias (1922), con aire medieval y pinturas murales.


No hemos plasmado todos los misterios y leyendas del Madrid de los Austrias,  que nos fue contando de una forma muy profesional y agradable Rocío, y que a todos los que la realizamos nos encantó. Ya que es mucho más didáctico, interesante y recomendable, que realicéis este paseo cultural, acompañados por Madrid en Ruta.

¡Hasta la próxima ruta por Madrid!

#escribimoslovivido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...