domingo, 21 de junio de 2015

Taller sin gluten de Raquel Barnabé (Celiaquines) y Mateo Sierra (Master Chef2) #DNC2015CV.

Una de las actividades organizadas en el Día Nacional del Celiaco de Acecova en Biar (Alicante) #DNC2015CV, fue un taller para los pequeños, que organizaron e impartieron la bloguera Raquel Bernabé (Celiaquines) y Mateo Sierra (finalista MasterChef2). 


Y como se puede apreciar en la fotografía, la organización de los últimos detalles, se llevaron a cabo al terminar la comida de los socios, donde Raquel y Mateo ultimaron los preparativos. Y a partir de ese momento, Mateo Sierra, no dejó de hacerse fotografías con gran parte de los asistentes, que querían inmortalizar en una imagen la presencia de este cocinero sin gluten, que además de dar visibilidad a la celiaquía en un programa gastronómico como Master Chef, es un joven muy cercano y cariñoso con sus seguidores y fans.



Y se inició el taller, donde además de Raquel y Mateo, participo un “minichef” muy majo, que imprimió una mirada de niño a la elaboración de la receta elegida para hacer entre todos: Tartaleta de masa quebrada sin gluten con fresas.


La receta no era sencilla, ya que se pretendía hacer masa quebrada sin gluten, con fresas. Pero como fue indicando desde el principio Mateo, las condiciones de temperatura dificultarían que la masa se pudiera realizar de una forma normal, al calentarse la mantequilla empleada.


Raquel pregunto, si entre los aprendices de cocina, además de celíacos había alguno con alguna otra intolerancia alimentaria o alergia, con el fin de tenerlo en cuenta a la hora de elaborar la receta. Y al final, un pequeño grupo, además de celíacos, también eran intolerantes a la lactosa, por lo que a ellos se le dio margarina sin lactosa, y un recipiente para que no pudiera existir contaminación cruzada.


Desde el primera momento, todos los aprendices ponían atención a las explicaciones de Mateo Sierra, así como de Raquel que iba pasando por las mesas junto con el “minichef”.


Pero, tras explicarles como mezclar la harina con la mantequilla. Surgió el momento de amasar, y como si de un día de tamborrada se tratara, todos y cada uno de los participante, golpeo con muchas ganas la masa contra la mesa entre risas y satisfacción de cocinar de esa manera tan simpátaca y activa, dirigidos por dos simpáticos profesores de cocina.


Después, colocaron sus masas en los moldes, y se llevaron a hornear. Mientras que se horneaban las tartaletas, Mateo se sometió, con esa sonrisa sincera, y esa proximidad a los asistentes, a un verdadero interrogatorio por parte de los alumnos y alumnas del taller. Y hemos de decir, que seguramente más de un personaje público no sería capaz de someterse a tal número de preguntas, y saber responder con tanta sinceridad y empatía.


A nosotros, nos llamó mucho la atención todas y cada una de las preguntas; como conocían a Mateo Sierra y el programa Master Chef; y entre todas una muy especial: “Mateo: ¿Qué se siente al llegar a ser finalista y no ganar?... Y la respuesta de Mateo, fue magnífica, animando a los chicos y chicas, indicándoles que lo importante fue todo lo vivido en el programa, todo la convivencia, las sensaciones, los amigos, y que se alegro mucho de que hubiera ganado su amiga Victoria Pulgarín "Vicky", por lo que el se sentía muy bien de haber quedado finalista. Todo un ejemplo para estos chicos y chicas, que además de aprender cocina, ese día aprendieron que en la vida no todo es el éxito y competitividad, sino el saber vivir y aprovechar los momentos que nos brinda, y no rendirse. Y que quisieron hacerse fotografías con Mateo Sierra tanto los niños, niñas, madres, padres...


Pero también, al terminar el taller, quisieron inmoratalizar el haber estado con Mateo Sierra, pidiendole que les dedicara el delantal. Y sin perder la sonrisa, dedico uno a uno los delantales que le pidieron.


Al final, Raquel y Mateo, volvieron a demostrar a todos los asistentes, que no había que rendirse si una receta sale mal, y que aunque algunas de las tartaletas no salieron bien, lo importante era el haber aprendido la lección de cómo hacerlas. Con las que habían salido bien, se podría emplatar de una manera.


Y con las que no habían salido tan bien, se podría emplatar de otra manera, pero también encontraríamos la misma textura y sabor.


En resumen, un gran taller, donde tanto pequeños como mayores disfrutamos, de cada momento. Y al final se sortearon varias cajas con productos sin gluten. Entre ellos los más grandes, enviados por la empresa riojana EcoDiet que Jesús Salinas, mostraba con alegría


Esta claro, que todos los asistentes, tanto pequeños como grandes, acabamos muy contentos de todo el Día del Celiaco de Acecova en Biar (Alicante), y como muestra esta fotografía de miembros de Acecova Alicante, con Mateo Sierra.


#escribimoslovivido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...