domingo, 11 de noviembre de 2012

¡UN CARAJILLO POR FAVOR!... Y ES SIN GLUTEN


Un antepasado nuestro: “El abuelo Timoteo”, participó en la Guerra de Cuba en 1898, y siempre que podía tomaba un carajillo. Esta costumbre, no la dejó nunca, ya que decía que le traía recuerdos de aquellas tierras, de sus aromas, de sus compañeros, y de su juventud. El comentaba que por aquel entonces lo llamaban “corajillo”, y con el paso del tiempo pasó a llamarse “carajillo”. Sí, el carajillo, proviene de estos españoles que lucharon, y de los que se suele decir: “Mas se perdió en Cuba, y volvieron cantando”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...